Compartir la entrada

jueves, 19 de mayo de 2016

ESTIMADA AGENTE POLICIAL DUBRASKA ÁLVAREZ, TE PIDO DISCULPAS


Estimada Dubraska Álvarez, agente de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), salvajemente atacada en la avenida Libertador, Caracas, mis respetos, admiración y excusas.  Los dos primeros conceptos por ser mujer, en razón doble si agente de un cuerpo policial al frente de una situación tan peligrosa como custodiar una marcha opositora caracterizada por la violencia, por más que se cacaree pacífica, conformada en sus ingredientes por personas jóvenes compradas por el paramilitarismo.  El tercer concepto (las excusas) por ser responsable yo de algún modo como venezolano de que nuestros agentes policiales salgan tan desguarnecidos a hacer el trabajo de afrontar situaciones tan peligrosas.  Somos una sociedad y respondemos todos por todo.  ¿Dónde estaba tu arma de reglamento, la misma que, es cierto, nadie pretende que se use contra los manifestantes, pero que habría servido en última instancia para defender tu vida, a punto de ser arrebatada?  O en su defecto:  ¿dónde estaban los apoyos armados alejados adecuadamente del sitio de la marcha, listos para auxiliar? Te pido disculpas por eso, por ser tan fresco, por ver la agresión de la que fuiste objeto desde la comodidad de un sillón al llegar a casa, por no estar allí para haberte dado un puñetazo a un energúmeno de esos,  y porque en el país existe una prohibición de porte armas para afrontar ejemplares humanos que protestan entrenados bajo conceptuaciones paramilitaristas, tipo Lorent Saleh y otros muy conocidos, gente de muy baja condición humana y cobardía, como mostró al mundo el video de los acontecimientos (https://youtu.be/98dDJeM9Mqg?t=5m40s).
Sé que trabajas en un cuerpo profesional con una nueva óptica, la PNB, cuerpo que nace corrigiendo el entuerto monstruoso y criminal de la otrora Policía Metropolitana (PM), de cuyo nombre nadie quiere acordarse.  Sabemos que es una policía humanista, comunal, comunitaria, gestora de paz, idealmente diseñada para situaciones que aspiramos a superar como país y sociedad, como los abusos de autoridad, las matracas, las mafias, los secuestros y extorsiones; pero también sabemos que la realidad que aspira a enmendar o normar, la realidad sobre la que están llamados ustedes como funcionarios a trabajar, supera con desborde el ingenuo pensum del idealismo de la preparación universitaria.  Es decir, la formación que los funcionarios reciben no parece compadecerse con la realidad siniestra del mundo exterior.  Esto es, si yo voy a ejercer mi trabajo y a entrar en combate, debo ir provisto de las herramientas necesarias para ello, refiriéndome a los dispositivos de combate y defensa, persuasivos u ofensivos, según el perfil situacional.  A menos que, y esto es peor, jefes policiales nos engañen y nos digan que trataremos con niñitos de pecho que sólo expelen pucheros.  ¿Ah, ministro para Relaciones Interior, Justicia y Paz, Gustavo González López?
He oído a personas admirables, como José Vicente Rangel, pidiendo a los cuerpos de seguridad más comedimiento a la hora de atacar bandas armadas, pidiendo más "suavidad", por ejemplo, al accionar de la Organización para la Liberación del Pueblo (OLP), que se le respeten los derechos humanos que los delincuentes no tienen a bien a respetar en sus víctimas.  Así también he oído a muchos otros por la misma línea, gente que no parece caminar sobre el piso de la Venezuela presente, en contacto con la agreste realidad.  Te pido excusas por semejantes desaguisados de la sociedad venezolana, de sus dirigentes e intelectuales, de sus notables voceros que no parecen concordar en que la realidad es dura y exige consiguientemente un duro tratamiento.  Inútil y estúpido es que me ponga a advertir a los fanáticos de siempre que ni tú ni yo estamos pidiendo regresos a prácticas superadas de violación institucional de los derechos humanos, ni que se critica a la política del gobierno en materia de seguridad por criticarla.  No es eso.  Ahí está el resultado.  Casi mueres un día miércoles.  Lo que se pide es un mejor criterio realista a la hora enviar a nuestros agentes a la calle a confrontar situaciones arriesgadas, no provistos nada más con el pensum bienintencionado de la academia o preñados de ingenuas intenciones; se quiere que al hampón se le trate como hampón y punto, sin medias tintas ni escrúpulos pendejos que hagan sentir al venezolano que hampones virtualmente somos todos y que todos tenemos la mismita igualdad de trato y derechos que ellos.  Y he allí que te señalo a un violador, a un paramilitar u otro asesino para que le pasemos la tabla rasa buena que le pasamos a los ciudadanos comunes del país.   ¡Por favor!... 
La reflexión debe terminar con que se reconsideren las circunstancias en que se echarán a nuestros agentes de policías a realizar sus trabajos en las calles, que sean perfilados ellos de acuerdo con el tamaño de las circunstancias, tanto como en provisión de herramientas no solamente defensivas, sino también ofensivas.  Y si hay que sentarse a reformar la ley policial, ordenanzas y decretos que podrían mandarlos a una muerte segura, que se reforme.  ¿Si un agente policial muere a manos del hampa, qué habrá de esperar de ciudadanos armados con un poco más de ingenuidad?  Por lo pronto, el jefe policial responsable del dispositivo de seguridad en la avenida Libertador, Caracas, donde ocurrieron los desafueros, es decir, donde no hubo un contingente de apoyo para rescatar a Dubraska, debe dar unas cuantas explicaciones.
En fin, basta ya de tantas mentadas de madre, escupideras, pedradas, tiroteos y tanta otra falta a la cuota de autoridad que debe ejercer un cuerpo de orden público en el país. Que a un policía no se le respete, mucho más si se le mata porque no inspira autoridad, es una desgracia que ha de afectarnos a todos como nación, país y Estado.
Hago votos porque te recuperes, Dubraska, y, como te dije, mil perdones.
Y a continuación la lista de los angelitos pacíficos que te golpearon y que fueron capturados:  Jheremy Bastardo Lugo, Daniel Hidalgo, Luis Antonio Camacho, Romer Moreno, Deivis Vermecí, Richard Rondón y Jefferson Valderrama.  Uno de ellos, Romer Moreno, confesó que el jefe de seguridad del diputado Henry Ramos Allup les pagó para que protestasen violentamente.  Como tú, espero justicia y que sus huesos reciban el adecuado tratamiento de un hampón golpea-mujeres metido entre las rejas de una cárcel, sin que tenga que salir un José Vicente Rangel por ahí a decir que hay un exceso en que se les aplique la ley.

-->
  

lunes, 16 de mayo de 2016

MR. LUIS ALMAGRO A PUNTO DE GANAR SU BATALLA CONTRA VENEZUELA


Hace apenas unas semanas la oposición venezolana acudió a la OEA, en Washington, para pedir la Carta Democrática contra su país.  Su Secretario General y Ministro de Las Colonias para América Latina de los EE.UU., Mr. Luis Almagro, escuchó la exposición de sus visitantes y, apenado quizás porque se descubriese que su única misión en el organismo es sacar a Venezuela del panorama político de Suramérica (luego vendrá otro Secretario General), no declaró nada importante.  Pidió a la oposición información adicional para que él, según el artículo 20 de los estatutos de la Carta Democrática Interamericana (CDI), pueda convocar al Consejo Permanente sobre la base de que en Venezuela hay ""una alteración del orden constitucional que [afecta] gravemente su orden democrático".
Posteriormente, el 6 de mayo de 2016, en el Consejo Permanente de la OEA, en reunión extraordinaria solicitada por la misión venezolana para "decir la verdad" sobre el país y las maquinaciones que contra él se gestan, incluyendo la conspiración misma de su Secretario General, que sólo sueña con la aplicación de la CDI, la canciller de Argentina fue enfática al afirmar que su aplicación es "apresurada".
Luis Almagro, sentado al lado de la jefa de la delegación de Venezuela, oyó impasible las acusaciones de Delcy Rodríguez, en especial esa que en nada le ofendía:  dizque cumple órdenes de su amo imperialista, los EE.UU., delirante potencia invasora que sueña con meterle las manos al petróleo del país bolivariano.  Pero lo que no le pareció, según el incómodo cambio de colores de su rostro ante los presentes, fueron las palabras de la canciller argentina.  ¿De qué se trataba?  No lo podía creer.  ¡Es la canciller del país cuyo presidente antes de llegar a la presidencia prometió votar por aplicarle la CDI a Venezuela!  ¿Qué ocurría que sus dueños no le informaban bien?
Una semana después, el 11 de mayo Dilma Rousseff fue suspendida por el Senado de su país durante 180 días a efectos de iniciarle un proceso en su contra, y ello coincidió con el final del silencio del inefable Almagro, todavía arrastrado desde su reunión "insultante" con la canciller venezolana, a partir de la cual lo único que había musitado era que revisaba la solicitud de la oposición venezolana.
Ya fuera Dilma del juego, esto es, dominado ahora Brasil por la derecha, con voto seguro en contra de Venezuela en el seno de la OEA, Almagro sonríe triunfal y se anima a escribir en su cuenta revanchista de Twitter que la CDI contra Venezuela sí va, que "La situación en Venezuela está por encima de lo electoral. Un poder del Estado ─la Asamblea Nacional de Venezuela─ me solicitó acción urgente como Secretario General de la OEA", [y yo ─faltó que escribiese─, ni corto ni perezoso, no puedo negarme a los planes de los EE.UU.]
Hecho el trabajo de la derecha política en Argentina y Brasil, resta ahora ir por las joyas de la corona, Venezuela.  El "patriota" Almagro enumera las siete plagas que invocará para justificar sus acciones contra el país, llamando al Consejo Permanente de la OEA, según la atribución que le confiere el mencionado artículo 20:  "los DDHH, el poder judicial, presos políticos, […] la escasez [de] alimentos-medicinas, [el] equilibrio de poderes y […] la corrupción en Venezuela".  No hay la taxativa evidencia de que Almagro recibió la llamada telefónica desde los EE.UU. para "apretar" contra "los hijos de putas comunistas" de Venezuela, ahora mismo, en este momento de golpes de Estado, pero la imaginación es grande.
Se tiene, pues, por inferencia que los EE.UU. con su Almagro en la OEA y su oposición política dentro de Venezuela arreciarán contra los poderes constituidos, considerando que es el día D del desembarco, ataque y posterior saqueo.  Por definición humanista de la izquierda, esa izquierda fofa de los idealismos, el país luce en desventaja, con prohibición constitucional de aliados dentro de su territorio (ni bases chinas ni rusas), insuficiente dotación defensiva para defender por sí sola sus riquezas ingentes, frente a las tropas estadounidenses establecidas en las bases militares de Colombia, Puerto Rico e islas antillanas, listas para el zarpazo.
En política y guerra se sobrevive con aliados.  Hugo Chávez mismo había dicho que la revolución es pacífica, pero no desarmada, aludiendo a la confrontación tradicional de la izquierda contra el imperialismo, y a las sociedades de Venezuela establecidas con otros países potencias en materia militar.  Es claro que Luis Almagro es un hombre desalmado y sin raíz en la patria grande, utilizado como ariete para que el demonio de la guerra entre a Venezuela.  Urge al país abrirse, perentoriamente, a una alianza viva y física con otros países, como la que ha poco se concretó entre Rusia y una Siria en situación de guerra.
Blog del autor:  Animal político

-->

LA VIDA EN UN VOTO (CUENTOS POLÍTICOS)

El gran líder político una vez quiso ir al mercado como cualquiera a comprar una tajada de queso.  Añoraba esa libertad perdida, y extrañaba ser ese hombre libre y anónimo cuyo cuerpo inadvertido se puede desplazar entre las masas de siempre.  Pero medio país lo odiaba y lo reconocería donde fuese para escupir su rostro y, extremamente como ocurre en política, hasta matarlo.  La otra mitad lo adoraba, como se susurraba él mismo en sus momentos de vanidad, y eso lo reconfortaba.

"─Un líder más magno ─se decía a sí mismo frente al espejo mientras se pegaba un bigote postizo y oscurecía su cara con maquillaje, así como también se calzaba unos lentes oscuros─ debería ser amado por más y odiado por menos.  Cincuenta por ciento y cincuenta por ciento es una mediocridad."

Preocupado, mientras escondía sus divagaciones detrás de su excelente disfraz de parroquiano y cruzaba la calle, después del terrible trabajo de escabullirse de la seguridad de sus guardaespaldas, un elector lo atropelló.  Se había lanzado a la calle como se lanza por un pasillo quien es dueño de su casa.

─Un líder perfecto inspiraría a cien... ─fue lo que le dijo a la peatona que lo socorrió mientras intentaba devolverle el bigote despegado a su sitio.

lunes, 9 de mayo de 2016

LA SIEMBRA POPULAR COMO ACTO DE REVOLUCIÓN CONTRA EL CAPITALISMO SALVAJE

Sembrar la tierra en Venezuela es un propósito de vida que, históricamente, ha sido malogrado y puesto a contracorriente por lógicos factores del capitalismo salvaje.  A ese 1% que en el experimento capitalista se depura para someter al restante 99% no le interesa ni le conviene que tú hagas algo con autonomía, soberanía y libertad.  No sería buen negocio para las élites económicas dominantes, además de que estaría fuera del control de ese orbe total que el capitalismo quiere manejar.

El capitalismo ya sólo, sin la adjetivación, es salvaje porque prepondera el billete como hecho de producción, y le importa un carajo la humanidad.  Con la adjetivación se hace impensable, y lo mejor que lo puede ilustrar es una selva, en efecto, donde monos y panteras humanos salten sobre el pasto o jungla de concreto generando dividendos monetarios con sus movimientos, en medio de una relación "sagrada" ecosistémica, intocable, dotada con leyes propias de la supervivencia darviniana e innecesitada del todo de cualquier intervención del Estado político.  Y entre tal ecosistema, siempre, como en un experimento macabro, se prioriza férreamente la fortaleza del tal 1% por encima de esos caldos de cultivo y de miseria que son los pueblos.

Sembrar es un acto fácil y demasiado poderoso que te sustrae del control macabro de las élites, y eso les molesta y preocupa porque ya te imaginan como una criatura que respiras sin que le reportes ganancias por hacerlo.  En Bolivia han privatizado el agua en algunas partes y meten en la cárcel a quien recoja agua de lluvia; en Colombia, por obra y gracia del Tratado de Libre Comercio (TLC), no puedes guardar semillas de tus siembras para que así te veas obligado a comprárselas a los negociantes de almas.  Sin referir los esfuerzos que hacen las transnacionales de la semilla para adulterarla genéticamente de tal modo que, así siembres, coseches, pero que la cosecha no te rinda semillas para que te veas obligado a comprárselas a los comerciantes de almas.  El limón transgénico es un ejemplo, ese que anda por ahí sin semillas.

Si tu siembras incides en la producción de tu propio bocado, y eso le resta ganancia a los tales traficantes de miserias humanas que te quieren vender una bolsa de tomate importado, grandotes ellos, full de fertilizantes.  Peor y escandaloso si certificas que en apenas un metro cuadrado de tu balcón o azotea puedes producir 20 Kg. del mencionado rubro sobre una mesa de cultivo; o en tu patio, donde puedes improvisar una cama de cultivo.  Rayarías casi en el delito para ellos, porque ellos te quieren vender y tu deber, tu ciudadanía se explica en que tienes que comprar y abrir perennemente la boca para recibir la compra.   Si es por ellos, no puedes hacer más por ti.

Así los rurales han sido atacados por décadas en los campos, malográndoles las siembras autónomas, obligándolos a comprar fertilizantes y generándoles la cultura de que lo normal es comprar semillas, fertilizantes, abonos empaquetados, pastillas y otras baratijas.  Pero también en la ciudad.  Cuando Hugo Chávez propuso la siembra y cría en las ciudades, en los edificios,  como hoy lo hace Francia, Singapur y otros países comprobables, cuando habló de huertos y conucos y de crías de animales ponedores de huevos y de engorde, las élites amenazadas por el conocimiento, soberanía y libertad de los pueblos alzaron el grito y utilizaron los medios de comunicación para satanizar la iniciativa, burlándose con la frase "gallineros verticales" y riéndose de la iniciativa de siembra en los hogares venezolanos.

¡Pues es posible la independencia y soberanía alimentaria con la iniciativa de siembra en la ciudad, además de la cría!   Se puede sembrar en balcones, patios y azoteas, sin necesidad de tener un campo para ello.  Se puede ser independiente, no requerir de compras en el mercado ni necesario es caer en manos de los llamados "bachaqueros".  Nunca tan fácil ha sido la libertad.  Nunca tan fácil ha sido sustraerse del control de estos hijos de puta que se quieren coger al mundo entero.  No compres, produce, siembra, cría, tendría que ser el eslogan para empezar a ser libres.  Olvidarnos de todo lo sospechosamente aprendido para vivir y alimentarnos es un primer paso (pensemos en el cuento ese de que toda arepa se hace nada más que con "Harina Pan"); y un segundo sería generar una nueva matriz de conocimiento y prácticas con el concurso de los pueblos organizados.  Aprender de nuevo a vivir en libertad y con lo propio.

Sembrar es un acto netamente revolucionario, de liberación popular y personal.