Compartir la entrada

martes, 30 de octubre de 2007

La tecnocracia del poder o el arte de hacer política sin contar con el pueblo


¿Sabía usted que puede formarse como un licenciado político en diferentes centros universitarios del mundo, igual que lo hace un médico, un ingeniero o profesor? Escuelas para formar buenos políticos que se encarguen de la cosa pública y tomen acertadas decisiones, según leo en un artículo que promociona la apertura de esta carrera en la Universidad de Alcalá, España.
Según consideraciones, "la política es una actividad cada vez más compleja y exige preparación" para insertarse con vitalidad en un mundo tan cambiante como el actual, ya no siendo suficiente para la supervivencia que se sea político de "pura cepa", es decir, de nacimiento, dotado con los rasgos tradicionales de la "picardía, ambición y muchas ganas de mandar". Lo que se conoce como un animal político.
Ahora, si el caso es que usted desea matricularse en una de esas tan poco comunes escuelas de formación política, tenga en consideración que la idea que dio origen a su pensum fue el boom de las escuelas de negocios a nivel mundial. Dos son los modelos paradigmáticos en la formación de los estudiantes: (1) la Escuela de Gobierno Kennedy, en la Universidad de Harvard, EEUU, y (2) la Ecôle National d'Administration (ENA), Francia. De ahí el modelo se ha ido replicando, de modo que encontrará usted más posibilidades de estudios en los siguientes centros:

en EEUU

  • Escuela de Gobierno y Servicio Público George Bush, centro independiente y perteneciente a la Universidad de Texas
  • Escuela de Gobierno Robertson, Universidad Regent
  • Escuela de Gobierno Douglas Wilder, Universidad Virginia Commonwealth
en Reino Unido
  • National School of Government
en Australia
  • Australia and New Zealand School of Government

La escuela Kennedy contó entre sus prestigiosos estudiantes con el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, el maniatado y actual Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon y el actual cuestionado presidente de México, Felipe Calderón. Como profesores, Noam Chomsky y Barbara Bush. 27 mil de sus estudiantes procedieron de 130 países del mundo.
Por su lado, la ENA, llamados enarcas, ha visto desfilar por su aulas a figuras como Jacques Chirac, Lionel Jospin, Valéry Giscard d’Estaing y Dominique de Villepin. Fundada por Charles de Gaulle, posee la hazaña de monopolizar en Francia los puestos "más prestigiosos de la administración pública".
En fin, todo un sistema cerrado y exclusivo para estudiar política, accesible seguramente para magnates de cualquier cuño. La sola mención de nombre "Harvard" hace fruncir el ceño en el curioso que sacia su sed de información. De paso que suena como "sospechoso", ideológicamente hablando, que los centros de estudios reseñados, a la mar de prestigiosos, tengan su sede en países como EEUU e Inglaterra, y que sus nombres sean homónimos de figuras que, como George W. Bush, trabajan denodadamente para ofrecernos un mundo cada vez más calamitoso. El hecho de descubrir que Ban Ki-moon haya culminado su formación en la entraña del mismo país que tanto lo apoyó para que ocupase el cargo que actualmente ocupa en la ONU, deja bastante en qué pensar. El instituto de estudios políticos en EEUU, la sede de la ONU en EEUU y su Secretario General, nacido en Corea del Sur (la aliada) pero formado en EEUU. Umm…

Bueno esto de estudiar bajo determinados estigmas ideologizantes para demostrar después, con el trabajo, que se ha sido buen alumno. Claro, así ha sido siempre, y ello es fundamento de lo que conocemos como "sociedad", independientemente del modelo de vida que se profese: cada clavija está llamada a realizar su función. Pero lo que no deja de parecer significativo desde el punto de vista del poder -Maquiavelo ya-, es el enorme esfuerzo que despliegan los artesanos del dominio imperial sobre el mundo, encabezados por EEUU e Inglaterra, para forjar mentes y cuerpos que en sus futuros movimientos apuntalen la preponderancia de sus excelentes maestros. Faltaría no más averiguar, para convalidar la sospecha, si en el perfil curricular de un idóneo Secretario General de la ONU sería recomendable "descubrir" que el candidato haya estudiado en un centro de formación de tal categoría, de EEUU o Inglaterra.
Vicente Fox, con apellido tan criollo y gerente de la Coca Cola antes de ser presidente de México, y Felipe Calderón, el otro graduando, son apenas una muestritas de estos denodados esfuerzos de adoctrinamiento de los centros de poder por esparcir en el mundo bacterias que reproduzcan la prototípica necesidad de que el poder lo ejerzan los tecnócratas. Ya en América Latina sufrimos los estragos de la famosa Escuela de las Américas, EEUU, diseñada para forjar traidores militares a la patria de origen, esto es, soldaditos que salen de Perú, Colombia, Venezuela (aquí ya no), Ecuador y Bolivia, con el amor de su pueblo natal en la mente y regresan amando a EEUU, el modelo militar de los EEUU, dispuestos a morir por EEUU, convertidos en espías y considerando que su nación es una soberana cagada.
De modo que concebir estudios de formación política sin las desviaciones aquí reseñadas debe entrañar un esfuerzo de universalización de la materia, porque de estudios universitarios hablamos. El solo hecho que los egresados de esta disciplina en Francia acaparen los puestos privilegiados de la administración pública, es una aberración, si el enfoque de los graduandos privilegia una única visión de mundo. Demás está acotar que la universalidad se decanta en el propósito educativo de ofrecer al estudiante la diversidad de enfoques de la materia estudiada y se concreta en el acto de soberanía intelectual de realizar su elección, según creencia, raza, ambiente, carácter, idiosincrasia, temperamento y hasta contextura, si queremos exagerar un poco. No concibo, por ejemplo, que un aula del instituto de estudios políticos de George Bush realice un "universal" enfoque sobre la cultura islámica o sobre las corrientes de la izquierda latinoamericana, por ejemplo, con íconos como Ernesto Guevara o Hugo Chávez encabezando un esfuerzo por dar con una fórmula que procure la justicia social para los pueblos, tanto tiempo mancillada por el tradicional estilo de hacer política.
Porque así concebidas las cosas, con el criterio elitesco y exclusivista de siempre, bajo el criterio de una única corriente ideológica y hasta bajo nombres de significativos próceres del imperialismo y sojuzgamiento de los pueblos a escala mundial, es vano andar planteándose si un político nace o se hace, y creyendo que semejante disyuntiva constituya el meollo paradigmático de su estudio universitario. Bajo tal canon, es evidente que se significa que el político se hace, se construye en las aulas del sacrificio de la conciencia, donde acuden unos cuantos privilegiados de las altas esferas.
No es difícil, entonces, imaginar que un "líder" de estos adolezca de una preciosa experiencia del aprendizaje: el calor del pueblo. El niño ricachón que desde una burbuja de cristal sale a redimir a las masas... Estigmatizado por los recios valores de la tecnocracia, el tecnócrata saldrá al ruedo de su patria a aquejar a los suyos en vez proveerle felicidad, enfocado como está por la doctrina de una selecta abundancia y el dominio de los doctos, enfoque -demás está decirlo- de un extremado capitalismo que desincorpora la dimensión ética de lo humano y prepondera la producción a ultranza.
Lejos se presenta el panorama en el que un buen político, sencillo, de pueblo, de clara inclinación por los más desposeídos y hasta pobretón (sería insólito), asuma las rienda de un país, pongamos por caso, como los EEUU, menos si por su sangre no circula el certificante gen de lo anglosajón.

Sin menoscabar el conocimientos como herramienta de perfección de las dotes humanas, como vía de iluminación humanista, nuestro país actualmente ensaya un arduo trabajo de masas que, con la definición de consejos comunales, incorpora el factor socializante como fundamento y figura una permanente aula de clases de lo político, donde usted, señor tecnócrata, podrá criticar cualquier cosa, desde un rostro estudiantil desdentado hasta una piel de tonalidad oscura con pelo "malo", pero jamás podrá achacarle la sin razón que uno de ellos pueda encarnar la probabilidad de ser un político sin ciudad (polis) ni pueblo (demos). Quizás hasta le parezca chocante descubrir centros que se llamen “Escuela de Gobierno y Servicio Comunal Juan Bimba”, por ejemplo, o “Negra Hipólita” o “Alí Primera”. Pero lo seguro es que se estaría trabajando con el pueblo.
Blogalaxia: ~ Technorati:

De William Echeverría a Fabiola Colmenares en tiempo de béisbol, y recordando a Sartre, entre otros oficios




El 28 de junio del año en curso, el periodista William Echeverría tomó la decisión que recibir el Premio Metropolitano de Periodismo de algún modo arropaba las "ruinas" de una libertad de expresión plena, libre del elemento político, ideal que habría migrado del país con la acción de "cierre" de RCTV por parte del gobierno. Bajo la fanfarria del canal para el cual labora, Globovisión (el canal más politizado del país hasta el grado de fungir como partido político), declaró no poder aceptar el premio, significando con el gesto que alzaba "nuestra voz de preocupación y alerta ante la promoción de un periodismo politizado". Acto seguido, ofreció el valor del cheque a un centro de atención integral de salud que opera en Petare.
Cuatro meses después, el falconiano Magglio Ordoñez, Campeón Bate de la Liga Americana 2.007, jugando para los Tigres de Detroit, es homenajeado en la Asamblea Nacional, donde pronunció las siguientes sencilla palabras: "Primero debo agradecer a dios y quiero recordarles que este título es para todos los venezolanos". Después del acto, fue invitado y homenajeado en diferentes lugares del país, donde arrasó con los premios deportivos, obteniendo entre ellos el "Luís Aparicio".
Ahora la pregunta de rigor: ¿qué tiene que ver la chicha con la limonada? ¿A qué mezclar un ítem político -como lo denuncia el mismo periodista al hablar de su oficio- con otro deportivo, en especial con este renglón, el cual se ha idealizado como de necesaria ajenidad con el hecho político para un sano disfrute de su eventualidad? ¿Cómo comparar las proporciones de un batazo de William Echeverría con la extensión de un artículo escrito por heroico Magglio, cada uno desactivado en sendas materias?
La respuesta: más allá de ser cada cual una disciplina cuyo ejecutor la cultiva con mayor o menor pasión, según la fuerza de su vocación, no tienen nada de común entre sí. Uno se dedica a propinar devastadores estacazos en los estadios y otro a trabajar con las noticias, según prefiera la vertiente de opinión o de simple emisión informativa. Según talentos propios para el oficio, cada ejecutor destacaría en su disciplina trascendiendo el promedio del ejercicio de su profesión, cada uno regido, naturalmente por reglas de juego y códigos de ética.
De modo que, concretando, periodismo -o política, como lo denuncia el mismo periodista- y béisbol tendrían en común nomás que reglas y códigos de ética. Como si se le dijera al beisbolista, “No consumirás sustancias anabolizantes ni agregarás una quinta almohadilla al circuito para pretender reconocimiento alguno”; y “no manipularás la realidad de la noticia ni sesgarás su esencia a un interés mercenario para ser reconocido”, al periodista. Pero se puede ir más allá: que no sólo periodismo y béisbol -estos tan disímiles ejemplos que escogimos- tienen en común reglas de trabajo y código de éticas, sino todo en la humana vida, inclusive la guerra, con todo y que de ella se diga que incorpora cualquier cosa en su propósito. Siempre habrá la convención disciplinaria, cuya violación tipifica el delito. Así, tenemos las guerras con armas convencionales, genetistas con prohibición de clonar humanos, atletas libres de sustancias químicas estimulantes, actores cuyo propósito es recrear una situación o personaje, según propuesta artística, y, finalmente, beisbolistas y periodistas.
Pero la vainita se complica cuando viene un periodista -para seguir con la denuncia del Sr. Echeverría- y entonces asume el esquema político para ejercer el propio, esto es, trastrocando la naturaleza de una función por otra, esto es, ejercer su trabajo con criterio político pero sin recibir a la final tratamiento como tal. Allí está el problemita que complica el vuelo del papagayo, porque en su eventualidad se malogra la institucionalidad que pueda tener un oficio cualquiera y en buena parte se confunde a un colectivo que, positivamente, confía en la buena fe de unos valores sociales instituidos, hablando ya de ética. Es como si un beisbolista -que no hablo ya de Magglio- se propusiera batear roletazos para oposicionista y jonrones para la corriente opuesta, dividiendo un estadio en dos partes, y hasta en tres, de existir estacazos para el centro político; y luego, al salir del estadio, se moleste porque lo tilden de político. O como si una actriz, como recientemente ocurrió con Fabiola Colmenares y Amanda Gutiérrez, se moleste porque las tilde de política al haber forcejeado con el criterio político de los demás, adverso al propio.
Es una locura, rayante en la perversión, que se desata en Venezuela, cuyo eje emblemático es la emisora de televisión que todos conocemos, que del modo más sencillo es capaz de proyectar como noticia la sugestión de asesinato del presidente de la república.
En realidad no debería existir problema alguno con la distinción política de las personas, colocando las cosas en el plano más ingenuo posible. Como muchachitos, pues. ¿Quién carajos obligará a una Norkys Batista, por ejemplo, a prenderle velas al "ser grosero" que ella denunciara durante su breve campaña política en contra de una medida gubernamental? Es irrelevante en un contexto de libre albedrío y democracia, a no ser que se trate de la competencia electoral política que se preocupa por sumar adeptos a como de lugar, y ni aun así.
Asúmase la posición política que se prefiera, de acuerdo con convicciones propias, de modo activo o pasivo, con beligerancia o si ella, pero hágase en el teatro propio para tal combate, inclusive si tal conclusión es un salvado de la profesión misma que se ejerce, y más aun si tal profesión comporta un sentido de responsabilidad para con el orbe social. Pero no se pretenda escudar los riesgos propios de la actitud asumida mimetizándose, irresponsablemente, como víctima en los estatutos defensivos de un gremio que defienda su verdadera profesión, para el caso de ser periodista o médico y no político. No se me diga a diario que desear la muerte de un presidente constitucional (y aunque no lo fuera) es una noción de libertad que se le inculca al estudiante en la academia, en el contexto del libre albedrío inherente a la carrera estudiada. No se me trate de convencer que un médico cirujano puede ejercer la defensa gremial después de aprovechar la oportunidad que le brinda una cirugía para asesinar a un paciente. No se me mezcle, pues, la chicha con la limonada: váyase a la marcha y grítese todo lo que se quiera, pero luego vuélvase a su trabajo y ejérzalo con ética, sin mentiras, sin manipulaciones, sin sesgo, sin utilizar vilmente las ventajas de su oficio para corroer un sistema. Séase responsable, y con ello no me refiero a nadie en particular, sino al concepto de una profesionalidad cualquiera.
El libre albedrío, en su sentido sumo, se ejerce ante una situación de vida o muerte, pudiendo alguien escoger no seguir viviendo; fuera de esa circunstancia, no existe sino de modo relativo, pormenorizado, corresponsable, siendo el arte, o el mundo de la ficción artística, la filosofía y la política -por aquello de elegir lo que uno quiera-, las disciplinas donde su ejercicio despliega mayor campo de acción.
Sartre, siendo responsable con su ideario, de activo ejercicio, declino el Premio Nobel de Literatura de su tiempo, y aunque su misma postura existencialista podría haberlo llevado a concluir que "no actuar es un acto en sí mismo", se le vio lanzado a las calles fijando posiciones políticas ante el mundo; aun siendo filósofo, pudiendo morir con el lápiz, el papel y el pensamiento como pasivas herramientas de trabajo, bajo la presión ética de la corresponsabilidad, puso pie en el teatro por excelencia para el combate político: la calle. Robert Oppeheimer, por su parte, el llamado padre de la bomba atómica, dejó a un lado su carrera de científico y en lo sucesivo se dedicó al activismo por la paz y por la construcción de una sociedad sin armas, cuyo potencial él mismo había contribuido a despertar. Uno, pudiendo continuar en su cueva filosafaria para seguir cultivando sus ideas y sostenerlas, no lo hizo; y el otro, al comprender la incompatibilidad de un científico que construye bombas con un pensador que lo desaprueba, no dudó por ningún momento en abandonar el oficio.
Por ello, cuando vemos a un periodista rechazando un reconocimiento, como fue el caso de William Echeverría, pero al mismo tiempo aceptando el escenario mediático para montar una protesta contra un "régimen" que pretende acallar la cercenación de la libertad de expresión otorgando condecoraciones, vemos a un periodista metido a político cien por ciento, echando mano arteramente de un blindaje gremialista para expresarse, blindaje que, sin embargo, no le hace comprender que si en Venezuela las cosas fueran como él las denuncia no habría podido él mismo realizar su acto de periodista politiquero. El acto ambiguo mismo de rechazar y aceptar el premio, cuyo monto destinó del modo más populista posible a una causa noble, desvirtúa la posibilidad de considerarlo una postura legítima, pues tuvo el efecto de una parodia que llama la atención sobre los "pobres de la tierra", supuestamente de mayor concentración en Venezuela. Si no me equivoco, Sartre declinó de modo total su premiación, lo cual, en mi criterio, empeora cualquier acción futura de posibles émulos locales que argumenten integridad en su conducta.
Es difícil que la historia registre el gesto como un acto de desprendimiento, contextualizada en la saga de una lucha heroica por la libertad, cuando en el país donde se pretende exponer semejante simbología las formas políticas se sujetan a la máxima democrática de expresión de la voluntad popular.
El ejemplo de Magglio Ordóñez en la Asamblea Nacional, así como el de Guillén meses atrás, sirve para llenar de frescura y luminosidad ciertos aspectos de la vida que el humano raciocinio complica cuando los pilares de la ética se aflojan en nombre de inconfesables intereses políticos (el gremio no lo permite). Ellos, con su clara dedicación al deporte, nos permiten alimentar la confianza de creer en la integridad del oficio de los demás, aunque sea ajeno al propio.
Lo mismo sirve el contexto para comentar la situación reciente con la actriz Fabiola Colmenares. Aunque criticable en la confusa situación en la que se inmiscuyó, donde sojuzgó la postura política de otros ciudadanos en compañía de una reportera de Globovisión, aparentemente fue despedida por su activismo político, lo cual, en nuestro criterio, constituye una aberración de una política interpretación de la democracia, criticable en tanto la ejerza retaliativamente un ente gubernamental, que no uno privado por aquello del libre derecho al mercado. ¿Quién pretende llenar un país de actores chavistas o sólo opositores al gobierno? Es un absurdo, y mucho más cuando todo el mundo sabe que la actriz fue botada por una empresa privada que hace un libre ejercicio de mercado. ¿Quién puede creer que importa algo el ideario político de cualquier actor si su trabajo es recrear, artísticamente, la realidad en una ficción, siguiendo el guión, más incluso si a fuerza de talento hace a uno olvidar con su actuación la sugestión de su orientación política -que no es el caso de Fabiola? Otra cosa distinta fuera que como agente político rompiera la barrera de un guión para colar un gesto de efecto subliminal, por decir algo, o que calumniase como actor o director a determinada persona con una pretensión biográfica, o que en su vida pública inicie una campaña de desvirtuamiento de la concepción artística de un trabajo determinado para enfilarla políticamente contra alguien, o lo que sea que haga recordar el acto de sesgo en el que incurre un periodista cuando prostituye su oficio de manejo ético de la información.
En todo caso, el oficio de periodista es una profesión de alta sujeción a valores éticos, casi nada comparable con la libertad con la que puede contar un profesional de la actuación, quien puede profesar abiertamente su preferencia política sin alimentar necesariamente sospechas sobre su pulcritud laboral, más allá de un asunto de criterios.
¿Complejo, no?
Un actor, como el arte mismo, podrá siempre exponer su preferencia política dentro de un sociedad de libertades y derechos mientras no violente el derecho ajeno; lo que jamás podrá tolerarse, éticamente, es que haya periodistas haciendo de actores políticos, aun en un supuesto -imposible por cierto- que no le haga daño a nadie.

Blogalaxia: ~ Technorati:

lunes, 29 de octubre de 2007

Argentina, Cristina Fernández y Hugo Chávez, o de cómo llora una oposición en América Latina


Cristina Fernández gana las elecciones en Argentina, y su victoria -es un lugar común decirlo- constituye un bofetón a tanto sector de la derecha que prendió velas a la esperanza de ver desaparecer lo que para ellos se ha convertido en un maleficio: la decadencia propia, el progresivo fortalecimiento de valores revisionistas y de tendencia socializante, en el sentido de búsqueda de una justicia tanto tiempo negada, y lo peor para ellos, que desde ya seguro los pone a invertir más en velones o pensar cambiar de santo: Hugo Chávez y su propuesta de integración continental se fortalece tremendamente, esto si sumamos, por otro lado, el voto aprobatorio de los diputados brasileños al ingreso de Venezuela al MERCOSUR.
Ya desde el día jueves próximo pasado, la entonces candidata no ocultaba su pretensión de mantener alianza estratégica con Venezuela, liderada por Hugo Chávez, de quien dijo "ayudó al país en momentos en que nadie lo hacia". De modo que su intención -concluyó- es abogar por una "mayor profundización de la integración latinoamericana" (Diario El Mundo. - (2.007) oct. 25; p. 8), actual dolor de cabeza de los factores de poder que apuestan a la moneda contraria, esto es, la división y hasta el aislamiento en los países de la región a efectos de así cultivar la debilidad para ejercer el dominio sobre ellos.
Días atrás la candidata había declarado duro a los oídos de tanto chavista llorón que ahora hay en el mundo, esta vez en España, si no me equivoco: "América latina necesita a Chávez como Europa necesita a Putin", aludiendo no al uniforme militar, como intentan descalificar los sesudos analistas de siempre, sino a la condición de freno que ambas figuras encarnan ante la voracidad de un modelo político imperial que a lo largo de tantos años lo que ha hecho es demostrar que es un buen sembrador de pobreza.
Incluso con el posterior escándalo de la valija diplomática, que trataron de utilizar los sectores opositores para que la ahora presidenta se tragase sus muestras de admiración por Chávez, Cristina Fernández de Kirchner nunca dejó sus convicciones a un lado, colocando como prueba de ellos sus declaraciones arriba consignadas, tres días antes de la elección. Más allá aun se puede ir, al afirmar que astutamente echó mano de la figura protestataria, irreverente, de Hugo Chávez para significar electoralmente que encarnaba una propuesta fuerte, de cambios, de búsqueda de nuevas fuentes de acción para encarar problemas en un país como Argentina, con una psique popular ajada por las funestas gestiones gubernamentales que ha tenido.
De modo que la victoria de Cristina Fernández, así planteada, con una bujía chavista dentro de su maquinaria, es lo más parecido a un ácido cáustico rociado en el rostro de la oposición continental, sobre todo para la venezolana, quien no se cansó -y no se cansa- de repetir como loro neocolonial que Chávez compraba bonos argentinos para comprar solidaridad y apoyo en sus planes de integración bolivarianos. "No, señores -habría que decirles-, se trata de algo que ustedes no comprenden hoy por definición político cultural: solidaridad, creencia en que la fortaleza propia nace de la unidad y la prosperidad de todos y no de la de unos cuantos, como suelen predicar ustedes cuando firman pactos y acuerdos comerciales unilaterales con entes ajenos y voraces hasta de la posibilidad de amistad entre los países." Vayan y digan ahora que la solidaridad con nuestros países vecinos no es rentable políticamente. Una vez más el "fenómeno Chávez", escrito aquí así con la intención de revolver un poco más sus compungidas conciencias, concreta su efectivo peso en América Latina a la hora de apuntalar esperanzas socialistas para los pueblos en la contienda electoral, como ya hiciera con Evo Morales en Bolivia, Ollanta Humala en Perú (estafado en los votos), Manuel López Obrador en México (estafado en los votos) y Rafael Correa en Ecuador, entre otros, sin olvidar mencionar los que faltan, como Colombia y Perú, quienes consumen su último cartucho derechista.

La explicación del luto opositor porque Chávez ejerza solidaridad con los países hermanos está en cosas como esta, en los resultados concretos de unas elecciones que postulan apoyo a la propuesta promovida desde Caracas, o sea, la integración bolivariana. Integración protestada por las castas opositoras bajo los más disímiles formas de ataque, siendo un día que Chávez regala a Venezuela, siendo otro que prepara un país a donde huir porque está caído en suelo propio, siendo otro que promueve un relajo democrático por todo el continente, siendo otro que interviene en los asuntos privados de las élites criollas, siendo otro que pretende cubanizar a todo el mundo, siendo otro que hace mofa del sacrosanto imperio norteamericano. En oficio de payaso ha evolucionado la oposición chavista en América Latina y su mal amarrado pantalón ante los antojos y veleidad de lo extranjero y trasnacional.
En fin, ¿para qué hablar de quien mal cala la posibilidad de redención de su pueblo propio? ¿Qué tanto puede valer la pena que no sea para cuidarse de sus golpes trapaceros?
Cristina Fernández de Kirchner constituye el afianzamiento de la plataforma integracionista, del mismo que otra buena noticia para los mismos efectos surgida del parlamento brasileño: Venezuela obtiene mayoritario apoyo para concretar su ingreso al MERCOSUR.

Blogalaxia: ~ Technorati:

sábado, 27 de octubre de 2007

Fondo Internacional para la Liberación de USA: ayudemos al pueblo estadounidense

El gobierno de los EEUU ha propuesto la creación de un fondo internacional para la libertad de Cuba, y en nombre de la misma libertad, que tanto ensalza, se dispone a apretar las tuercas opresoras para de una buena vez instaurar su anhelado sueño de democracia tutelada en la isla. Porque es eso lo que se busca, ¿no? La implementación de un gobierno "democrático" sumiso a sus designios e intereses; no podría ser otro el resultado de tanto dólar inyectado en la concreción de este sueño cubano-americano: una indigna isla amarrada y arrastrada a la pata del coloso.
No vendrá alguien por ahí a decirme que EEUU ofrece una desinteresada ayuda y que lo quieren los gringos son elecciones y que, independientemente de los resultados y aunque les sean adversos, jamás echarán de menos los cobres invertidos, acatando los resultados. ¡No me digan, chirulí! Cuba está condenada a ser Cuba en oposición a imperio, porque no es otra la salida y porque ya se conceptualizaron las nociones. La instauración de un gobierno satélite de los EEUU en su seno pasa por el forjamiento de los resultados electorales, pues los EEUU jamás aceptaría unos resultados adversos; pasa por borrar de la historia el digno peso de Revolución Cubana y pasa y termina por convertir a la isla en lo que fue en los tiempos de Batista: el gran burdel de alivio hormonal gringo, ahí mismito, a tiro de nado.

De la misma manera que los EEUU se inviste de dignidad directora y aboga por crear fondos para rescatar de los "abismos" a otros países, no importándole para nada sus rayas genocidas, otros países también, aunque todos tengan bajos niveles de "libertad" y "democracia", pueden juntarse un buen día y exigirse crear un fondo para liberar al pueblo estadounidense, ya de gran proporción latina y negra, por cierto. Tendrían dignidad para hacerlo, dado que juntos no rebasarían la histórica capacidad genocida de los EEUU, y razones también, porque en la tierra de Lincoln es más la pobreza y la exclusión que se disfraza que la prosperidad que se apuntala. De hecho, ahora mismo se debaten en una crisis inmobiliaria e hipotecaria. Ese pueblo necesita libertad, educación, ayuda, y no merece el trato estupidizante que le dan las castas que severa y exclusivamente administran el país para ellos solos, dejándole a los demás la ilusión de libertad y felicidad disfrazada en el consumo.
En fin, un grupo de países que decidan que el pueblo gringo no vive feliz y que requiere de esfuerzos foráneos para ser liberado. Porque no puede ser felicidad esa idiotez de estar comprando y gastando los cobres en los periquitos que inventan los que verdaderamente tienen el mando en el país, los administradores del opio, expertos en dormir conciencias para distraer la atención de sus desmanes. En fin, un grupo de Países por la Liberación de USA.
No faltará algún sesudo analista que pregunte quiénes somos para decidir la felicidad de otros, y a ese sesudo preguntón le responderíamos que no lo sabemos, que sólo somos como él, unos consumistas de una invención gringa, porque es eso lo que hacen los EEUU a diario, decidir qué es la libertad y la democracia para los demás países, y tratar de realizar cambios.
Rafael Correa, presidente de Ecuador, ya dio un primer paso, aunque no expresamente para lo que hablamos. Pidio a los EEUU la instalación de una base militar en su territorio, con el propósito de equilibrar soberanías. Como si dijera: Si tú quieres una base militar en mi país, yo también quiero una en el tuyo. ¿No te parece justo, eh, gringo? Es lo que tu dices, acuérdate, el discurso..., la libertad, la justicia…, la igualdad... Si me vienes con el cuento que necesitas la base en Ecuador para monitorear las actividades de narcotráfico, yo te respondo que requerimos una en tu país para monitorear el consumo. Lo que es igual no es trampa.
Evo Morales también, por este estilo, tuvo que poner en su sitio al embajador norteamericano en su país, quien se burló de la petición presidencial de cambiar la sede de la ONU de Nueva York a cualquier otra parte, dado el maltrato que les propinan en EEUU a los asistentes a las reuniones del ente. Gozón él, respondió que lo único que faltaba era que pidiesen el traslado de Disney a otras tierras, dándole, por cierto, un buen estacazo a la dignidad de la organización, tan importante para el mundo como las caricaturas de Mickey Mouse. Evo le prohibió el acceso al palacio presidencia hasta una formulación de disculpas. Porque así como surgen conciencias que exijan la construcción de bases militares en tierra estadounidense, como ellos hacen en todas partes, así también tendrán que surgir otras que pidan que no todo lo que es sede de importantes organismos internacionales se construya por allá. Si a ese país ya no se puede viajar por la psicosis de la persecución de lo gringo en el mundo, entonces búsquese otro sitio. La ONU muy bien puede tener su sede en el África u Oceanía, pero ¿por qué hacerle el juego a la megalomanía de un país que se cree dueño del mundo?
En nuestro país, Venezuela, la misión militar que aquí mantenían en la Carlota, salió como corcho de limonada en los primeros años de gestión de Hugo Chávez. No se pudo tolerar su espionaje, el monitoreo de información y espacios de importancia estratégica para nuestra seguridad. ¿Qué hacía aquí una misión militar? Meter la nariz en el Fuerte Tiuna, husmear en la vida nacional, enviar informes detallados de nuestras intimidades. ¡Vaya locura!
Pero el revisionismo que actualmente se pretende con Cuba va más allá de la Cuba misma, hoy en gran relación con Venezuela. Se trata de una jugada que al Departamento de Estado se le antoja maestra: ejercer su frustrado antichavismo contra la isla, mientras desguarnecen a la isla misma. De mismo modo que una vez concibieron la Ley Helms Burton para afianzar el bloqueo contra la Revolución Cubana, no extrañaría que ahora se trate de inventar algo para cortar el suministro vitalizante desde Venezuela. Así, se mantiene en estado de orgasmo a una significativa cifra electoral mayamera, esto es, la llamada gusanera cubana, que desde el exilio sueña con un Enola Gay para la isla; se empieza a contrarrestar el radio de acción de Hugo Chávez, asestándole un golpe moral, y se espera tener preparado un ambiente de estrangulada necesidad nacional para cuando Fidel Castro muera físicamente, con cuyo impacto anhelan voltear la sartén.
Siempre para el hombre, cuyo espíritu no se alimenta con el pan material de la vida, se requerirá de una magna dosis de dignidad y moral. Me refiero a los maestros Martí y Bolívar. Por ejemplo el Libertador en 1818, ante la burla e intromisión de los EEUU en la cosa propia americana, ante el sojuzgamiento de los hábitos y procedimientos del Ejército Libertador, le ripostó: “Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende."
La fuerza de músculo, que se concreta en acción, proviene del espíritu.

Blogalaxia: ~ Technorati:

viernes, 26 de octubre de 2007

El nuevo llamado a la desobediencia civil de viejos y nuevos próceres del golpismo político



El frustrado eterno candidato presidencial, Oswaldo Álvarez Paz, el ahora comandante de la Resistencia, Hermann Escarrá, don Antonio Ledezma y hasta Gabriel Puerta Aponte, de Bandera Roja, se juntaron para llamar, cada uno a su estilo, a la desobediencia civil como último recurso para frenar la Reforma Constitucional.
Nuevamente vuelven, sin cortapisas, creyéndose amparados en el artículo 350 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a las andanzas de agitación y pregolpe, a las cuales recurren cuando el Estado realiza un ejercicio de democracia y consulta popular, y ellos interpretan, como siempre, que el gobierno, el "régimen", como dicen, no tiene apoyo, que está "caído". Como niños que imaginan encontrar un gran tesoro, corren hacia la ilusión, a pesar de la advertencia de la señora razón, que les previene de la broma de sus fantasiosos cerebros. "¡Chávez está caído! ¡Corran!"
Cada vez que el gobierno bolivariano responde a su nueva naturaleza participativa y convoca al pueblo para que decida cualquier aspecto de la vida nacional, un cuarto de mundo se estremece, desde la Tierra del Fuego, allá en la Patagonia, hasta el Río Grande, allá arriba donde México y EEUU se juntan, pasando, lógicamente, por los nativos baluartes del subdesarrollo colonialista nuestros. La razón es muy simple: le temen al pueblo y ven en cada acto donde su presencia se manifiesta otra vuelta de tuerca sin retorno hacia un modelo de democracia que ellos están lejos de concebir dentro de sus pervertidos intereses de explotación. Ven la cosa peluda, porque sienten que están perdiendo la batalla derrotados por las mismas formas políticas que ellos utilizaron durante tantas décadas, viéndose cada vez más compelidos a actuar desde la ilegalidad, la oscuridad, utilizando para el ataque los mismos formatos que en el pasado utilizaran para la persecución, el exterminio y la guerra. El golpe de estado, la desobediencia, la amenaza de enguerrillar al país, el sabotaje.
Nativos y criollos -que los hay- saben que no hay vuelta atrás cuando ven al pueblo acostumbrarse a opinar, pues para ellos se trata de una masa que no pasa de eso, de ser una “masa” para batir sus cobres. Continentales vecinos también exudan intranquilidad: el ejemplo de la Venezuela en tiempos de Chávez constituye un factor de perturbación de la "paz" de los pantanos, donde tienen sumidos a sus pueblos, desinformados, esclavizados, en fin, explotados. Ello recuerda la preocupación del emperador Pedro I de Brasil en tiempos de Bolívar, a quien miraba con recelo cada vez que cabalgaba hacia los pueblos del sur para libertarlos.
Por supuesto, más arriba se estremecen también los gringos, porque notan con estupor cómo pierden una de sus granjas del patio trasero, aunque estos pajaritos norteños no se resignan así nada más y ponen el mayor terrón de arena para deponer la incomodidad de una democracia. Al día de hoy financian a la oposición completa y hasta participan directamente en acciones de golpe de Estado, como en el de abril de 2.002, y como ya hicieran también en el malogrado Chile de Salvador Allende, con cuya muerte imaginaron excomulgar para siempre cualquier intento de validar la voluntad de un pueblo.
En nombre de tan magníficos propósitos contra civilizatorios, el siglo XXI con su atesorado conocimiento científico y psicológico de manejo de las masas y osadía amoral, les ofrece la oportunidad de manipular de lo lindo a la persona humana, ofreciéndole un mundo de oscuridad y pasado como si fuera porvenir. "Volvamos, volvamos, que así vamos al futuro". No dudan en echar mano de réprobas prácticas nazistas, cuya eficiencia se conceptualizó al calor de la sistemática tortura, y de locos intentos de poner el mundo patas arribas para lograr sus propósitos. Así, usted los ve mintiendo descaradamente, repitiendo mentiras como verdad hasta el agotamiento, simulando hechos punibles con claros fines desestabilizadores, embaucando a la gente con sus medios de comunicación, interpretando a su conveniencia, confundiendo a periodistas con opinadores, satanizando, delinquiendo como si cometieran delitos blancos, y adelantando cualquier abuso que de interpretación se pueda derivar de un generoso concepto de la democracia.
La forja de nuevos conceptos de ética y dignidad es también un carácter de los nuevos tiempos con sus demócratas. Es por ello que usted, estupefacto lector, bajo tal denominación podrá tener la oportunidad de presenciar inimaginables saltos de la fantasía, como, por ejemplo, conseguir guerreros griegos por ahí cuyo código de gloria consista en la traición y la huida en vez de una confrontación gloriosa; podrá presenciar la mezcla armoniosa de elementos tan incompresibles como el agua y el aceite, y, si fija bien la atención, podrá presenciar con toda seguridad a una gacela persiguiendo a un guepardo para devorarlo y a un mamut corriendo grácilmente con la crines revueltas en el viento.
Sólo así podrá entrar en el entendimiento que la causa golpista reúna a tan dispares figuras como Oswaldo Álvarez Paz y Gabriel Puerta Aponte en una declaración de llamado a la desobediencia civil, otrora uno el torturador del otro. ¿No recuerdan a este supuesto luchador por la causa noble de los derechos civiles, Gabriel Puerta Aponte, cuando fue torturado por la DISIP en el pasado? Bueno, fin de mundo, camaradas: ahora se da de manitas, sin vergüenza alguna, con uno de los íconos contra los cuales insurgió en aquella ridícula lucha guerrillera del pasado-la llamo así en cuanto a él-, ícono del estatus de la cuarta república, Oswaldo Álvarez Paz. ¿Cómo entenderlo? Fajos de billetes norteños que compran la oposición contra el gobierno bolivariano. Son nuevos mandatos de conciencia y nueva militancia en, también, nuevos ejércitos.
Se paran frente a las cámaras, Hermann Escarrá el primero, y de las siguientes palabras constitucionales
Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

derivan que el país tiene la potestad de incendiarse en la llama desestabilizadora, pues la independencia de acción de los explotadores de siempre se encuentra amenazada en el derecho que les asiste de ver escrito en los papeles de la ley su garantía del dominio. "No a la reforma" es ahora el lema para su llamado al bochinche, entendiéndose como reforma la amenaza de perturbar sus pantanosos lagos de prebendas.


Oswaldo llama a activar el 350 y Gabriel Puerta por allá, con las cicatrices de la tortura en el rostro, atina a consignar "¡y prendan las candelitas que el Ministro de la Defensa dijo que apagaran!"

Blogalaxia: ~ Technorati:

jueves, 25 de octubre de 2007

Una de estudiantes: se caldean los animos en el Pedagógico de Caracas y estalla bomba de gas lacrimógeno

ESTUDIANTES OPOSITORES REHUYEN DEBATE Y ESCOGEN REALIZAR REUNIONES CASI SECRETAS
En horas del mediodía, estudiantes de la oposición venezolana, encabezados por Jon Goicoechea y otros, con Pompeyo Márquez como panelista invitado y con el visto bueno de afectos profesores de la institución, intentaron organizar un foro sobre la Reforma Constitucional en las instalaciones del Pedagógico de Caracas.
Antes de inaugurar el foro, son interceptados por los estudiantes de la institución, quienes le reclaman que pretendan realizar un foro a espaldas de los mismos estudiantes upelistas, e invitan a debatir las ideas abiertamente, criticándole el encierro con el que pretenden discutir puntos sensibles a la colectividad. Los estudiantes opositores dicen querer realizar un foro y que no fueron allí por ningún debate.
Ante tal respuesta, los estudiantes del Pedagógico reclaman que no fueron ni consultados ni invitados al supuesto foro y, entonces, se inicia una pugna por el uso del auditorio que, lamentablemente, se va a las manos, arroja una estudiante golpeada por un opositor émulo de Dixón Moreno y termina con la detonación de una bomba de gas lacrimógeno o niple, presuntamente activado por un profesor de la institución, organizador del evento.


Note cómo la periodista de Globovisión intenta victimizar a los estudiantes contrarreformistas, haciendo caso omiso de las denuncias de violencia y desviando la atención hacia el detalle de que no los dejaron efectuar el foro. Es de resaltar que el estudiante denuncia la agresión de una estudiante bolivariana por parte de un estudiante de la oposición, quien, como Dixon Moreno, parece querer instituir la agresión femenina como modalidad de protesta

EL PAÍS DE JON GOICOECHEA Y SU MENSAJE DE AMOR Y PAZ

En una especie de guerra de los micrófonos, el estudiante Jon Goicoechea, cuando toma la palabra, realiza un esbozo de su ideal país y asevera no odiar a los contrarios, lo cual, según reacción, no es creído

LA CAMISA DE GLOBOVISIÓN EN JON GOICOECHEA

El distintivo del canal de noticias opositor, Globovisión, en la franelilla de Jon Goicoechea fue motivo de rechazo entre el estudiantado, quien le reclamaba su identificación con un canal golpista. El estudiante, por su parte, intentó explicar una especie de que la camisa significaba una ironía de lo que se vive en el país, lo cual no pareció comprenderse

LOS ESTUDIANTES BOLIVARIANOS DEJAN CLARO SU APOYO A LA REFORMA

Este video no presenta buen audio, debido a la algarabía del ambiente, pero se mira a un estudiante dejar claramente establecida su posición de apoyo a la Reforma Constitucional
.
POMPEYO MÁRQUEZ, EX DEFENSOR DE LOS DERECHOS DE LAS MAYORÍAS, INTENTA FIJAR POSICIÓN, INÚTILMENTE

El panelista invitado, Pompeyo Márquez, otrora jefe guerrillero y revolucionario, intenta fijar sus posición contrarreformista, pero no lograr coordinar un discurso inteligible.

UN PROFESOR DEL PEDAGÓGICO, PRESUNTAMENTE, DETONA UNA BOMBA DE GAS LACRIMÓGENO Y ORIGINADO UNA ESTAMPIDA

Como aseverara el joven reportero de Ávila TV, un profesor organizador del evento opositor en el Pedagógico de Caracas, detonó una bomba de gas lacrimógeno, montando un efectista show mediático de segura explotación contrarreformista. La idea es lanzar la especie de que la bomba la puso el presidente Chávez para evitar disertaciones sobre la reforma y coartar la libertad de expresión y de libre asociación

ESTA JOVEN ESTUDIANTE FUE AGREDIDA POR UN ALUMNO DE DIXON MORENO, EL VIOLADOR DE MUJERES POLICIAS

La jóven explica cómo fue agredida y rechaza que un grupúsculo, a espaldas del estudiantado del Pedagógico, pretenda realizar foros de discusión sin invitarlos. Expone su acuerdo con un debate. Como se ve, nuevamente encontramos a la periodista de Globovisión intentando crear la matriz de opinión de que en el país no es posible realizar siquera un foro, sin importarle lo que oye. El sector de la oposición, en las figuras de la farándula como Amanda Gutiérrez, Fabiola Colmenares, periodistas, estudiante, portan un medallón con la imagen de Dixon Moreno, un sujeto que intentó violar a una agente policial y que se encuentra prófugo de la ley.

EL REPORTERO DE AVILA TV SEÑALA A UN PROFESOR DEL PEDAGÓGICO COMO RESPONSABLE DE LA DETONACIÓN DE LA BOMBA DE GAS LACRIMÓGENO.

y detalla las acciones de violencia de los estudiantes opositores. Presuntamente la bomba fue dirigida contra un estudiante de afecto a la reforma. Para este momento, ya fuera de los videos, se afirma en la TV que el joven Goicochea fue atendido ambulatoriamente, presentando desmayo


Blogalaxia: ~ Technorati:

miércoles, 24 de octubre de 2007

Luto político en la Iglesia Católica venezolana: hoy Castillo Lara y ayer Ignacio Velásco



Dos personalidades eclesiásticas de abierta oposición le ha tocado a la administración de Hugo Chávez despedir hacia el más allá: el primero, el cardenal Ignacio Velasco, y ahora el otro, también cardenal, Rosalio Castillo Lara. Ambos se fueron con el frustrado deseo de ver caer al presidente, y no precisamente del sillón de Miraflores, como ocurrió con el primero, mezclado en conspiraciones, golpes de Estado y hasta magnicidio.
De Castillo Lara se dice que en sus postrimerías realizó un acto de gran desprendimiento humano y amor patrio, al abandonar la vida excelsa del Vaticano por su tierra natal, San Casimiro de Güiripa, donde se hizo construir una monumental mansión que sola vale por todas las casuchas del pueblito.
Ambos escogieron la opción de seguir la doctrina piadosa del cristianismo como forma de vida, pero en una época en que la Iglesia Católica pierde contacto con los pueblos, entregada al puro trabajo administrativo de medrar de la cosa pública al más vivo estilo político, viviendo en contubernio con sistemas y gobiernos de turno que merezcan su agradecida bendición por las finanzas. La institución católica al día de hoy es un esperpento inclusive de los pervertidos siglos en que fue el Estado en sí misma, absoluta señora de almas, creadora del sistema de justicia inquisitorial que dejó millones de muertes en la Europa. No hablemos de aquellos primeros hombres de fe que siguieron a Jesús de Nazaret, quienes con el ejemplo de sus vidas construyeron la idea de la verdadera casa de dios, de la que ésta, la actual Iglesia, no pasa de ser una caricatura.
Una vez defenestrada de tal alto sitial político, ocupado a lo largo de la era medieval y hasta moderna, ha podido la institución proyectar su camino hacia territorios de reencuentro con la doctrina iniciática, de amor al prójimo, de ejercicio de la fe en contacto mismo con el material originario, esto es, los pobres de la tierra. Pero no, acostumbrada a las alturas del poder -y no precisamente divino-, decidió mantener su secular puesto al lado del mando político, cual rémora pegada a tiburón. Sus viejos hábitos políticos no los ha perdido, y participa activamente en política, como si quisiera reeditar viejos tiempos de gloria.
Por supuesto, las dos eminencias idas nada tienen que ver con semejante consideración sobre el pasado histórico de la institución religiosa. Ellos vivieron y actuaron de acuerdo al sistema de cosas presente, de acuerdo al uso, que les decía que todo iba bien: ocupar altos puestos dentro de la jerarquía, aprobar o desaprobar gobiernos, diseñar partidas presupuestarias para sostener la fe, lejos de las gente, de los pobres, vistos como una manada que desfila por los recintos sagrados en busca de perdón.

Vivirían, pues, de acuerdo a su conciencia, que les depararía tranquilidad o desasosiego, según sea la naturaleza de sus pensamientos. En todo caso, desde este espacio los despedimos con una reflexión sobre las iglesias y los curas de los contemporáneos tiempos: ¡Cuánto extraña el pueblo, la gente sencilla, una caminadita de ustedes por sus predios! ¡Que no sólo entre ricos y ricas praderas florece el pecado y pululan almas sedientas del espiritual alimento!



Blogalaxia: ~ Technorati:

Venezuela contra los estigmas del dominio y otras consideraciones sobre el golpismo opositor


Definitivamente resulta titánico gobernar a Venezuela, más cuando se motorizan en toda su geografía y en todos los aspectos de la vida republicana significativos cambios, y se encabeza a nivel mundial una marcha esperanzadora para los pueblos sumergidos en el fango secular del subdesarrollo y el capitalismo depredante. La condición de fuente energética descomunal del país empeora las cosas, pues el sentimiento de pérdida de las élites criollas vendidas al interés extranjero es el mismo que experimentan sus compradores y amos, mismos mineros del oro negro. Venezuela para todos los venezolanos es una aberración para el dominante paradigma de superioridad de lo occidental y lo blanco, para el cual lo mestizo es un concepto de obediencia, de intelectualidad precaria y de escasa aptitud para el mando o liderazgo.
Nunca dejarán de resultar ilustradoras las expresiones de Henry Kissinger en la Casa Blanca poquito antes el triunfo de Salvador Allende, en 1970: "No veo por qué tenemos que sentarnos a esperar viendo cómo un país se vuelve comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo". El pueblo mestizo, pues, no sabe gobernarse, necesitando siempre la tutela de otros componentes “iluminatorios”. El ensalzado concepto de democracia, soportado en la voluntad electora del pueblo, funciona aceptablemente sólo si en sus resultados se apuntala el concepto del tutelaje blanco occidental (o euro céntrico o gringo o cualquier otro, da igual) y se le da cobertura operativa: Venezuela fuente de petróleo gringa, patio trasero, país que necesita ser guiado, mejorado en su raza, escuela de indios, gobernada por los esbirros "nuestros" del progreso. De otro modo, con un mestizo montado en el poder (aunque haya sido elegido por democrática mayoría) hablando de trastrocamiento de valores, invocando nuevas y viejas ideas redentoras para lo tradicionalmente explotado, es un amenaza.
Luego de España, EEUU ha sido el país que más ha estigmatizado la socio geografía suramericana, siempre soterrando su cultura de la expoliación detrás del ropaje de la religión, la educación, la democracia y la libertad, aunque estos dos últimos valores son conceptos republicanos pilares de la monserga gringa en su accionar imperial. Para esta potencia no pueden existir resultados electorales adversos en sus países tutelados; la historia lo ha demostrado. No se pueden reconocer los resultados de opinión de una sarta de indios que no saben lo que quieren, como decía Kissinger, eso de darle el coroto a los lugareños para que lo gobiernen. Es una locura, engendro de teorías comunistas, nacionalsocialistas o cualquier otra pinta dañina al género humano y oscurantista. Sólo los resultados electorales propios son aceptables, pulcros y progresistas.
Lo de Allende fue una locura de su pueblo, así como la elección de Chávez, así como -más lejos, por allá- la elección que hicieran los palestinos con el grupo Hamas, desconocidos por los EEUU y declarados terroristas.
Tal es la democracia que pregona la noción imperial y todos los factores de dominio etnoculturales digamos ya del mundo.
Como quiera que hoy se diga que al mundo indígena y a los gobiernos de izquierda les llegó la hora en Suramérica de desmontar la "herencia euro céntrica empezando por Cristóbal Colón" (Rory Carroll citado por José Luís Carpio: "La Puerta de Alcalá" en Las Verdades de Miguel. - (2.007) oct 19-25; p. 4), los conceptos de soberanía y libre albedrío para estas latitudes ahora más que nunca están sojuzgados, convirtiéndose el continente en escenario de guerra para los intereses neoimperiales, persistentes en considerarnos fuentes de suministro a secas, y las ideas nacionalistas que toman conciencia de la explotación y el pillaje. Quizás en un plazo muy breve América del Sur le quite al Medio Oriente el palmarés de ser el "ojo del huracán" del mundo, para pesar nativo.
Mientras tanto, Venezuela ejerce su derecho soberano a establecer relaciones políticas y comerciales con otros países del mundo fuera de la óptica reductora de Europa y los EEUU. Para pesar gringo y criollos mercenarios, Venezuela ha constituido una puerta para la inauguración de nuevos mercados, y ha consolidado una relación económica importante con países como Rusia, China e Irán, eje siniestros al interés de los EEUU y su combo. Tal accionar del gobierno venezolano y sus émulos en el continente, como Ecuador, Nicaragua, Bolivia y países que pronto se sumarán a la lista, constituye un acto de colocación de minas en la paciencia de quienes se creen dueños del mundo, mismos que, al intentar defender sus prebendas, convulsionan nuestros espacios.
Es así como el proceso de cambios venezolano y la Revolución Bolivariana en el ámbito continental tiene la dura tarea de procurar la justicia social para los pueblos utilizando las mismas formas de cultural dominio, como el piche concepto de democracia y libertad que ensalza la etimología de la Nueva Inglaterra, para mencionar dos no más. Formas que, como dijimos, si las utilizamos deben dar los resultados que al invasor convenga, so pena de caer en una variable de desconocimiento; formas que, finalmente, al ser un velo de sus intromisiones y apetencias, obligan a la guerra en vez de evitarla. Recuérdese una vez a Salvador Allende muriendo a despecho de haber sido electo democráticamente en su camino al socialismo. Formas en las que se ha de prevalecer e insistir, porque ejercitadas en su acepción idealista y de cara a otras formas de gobierno, procuran el concepto de justicia a sus ciudadanos.
En Venezuela, en el particular presente, el asunto de mantener el país en sujeción democrática es una tarea de titanes, como se decía al principio, y no porque el gobierno constitucional no ofrezca las condiciones para ello, como se apuraría a apostrofar un fanático oposicionista, sino por todos los factores mencionados y la calidad misma enajenante y apátridas de los factores de oposición, vendidos a lo exterior. Cuando no es un grupo paramilitar que entrena en un estado llanero para conspirar contra el gobierno, es otro grupo de irregulares que entre Trujillo y Zulia hacen de las suyas con el cobro de vacunas, creado situaciones propicias para la desestabilización; cuando no es la elección de Chávez, una Constituyente, un referendo o una simple reforma la causal de resurgimiento del golpismo, lo es el mismo gobierno en su legitimidad política, supuestamente tratándose de perpetuar en el poder; cuando no son unos borregos desviados a Miraflores para ser masacrados por francotiradores, son unos tontos estudiantes de las universidades privadas que se prestan para tan mortal oficio de crear las condiciones para un golpe o guerra civil; cuando no son los mismos nacionales los que conspiran porque los mandan desde el exterior, son las mismas potencias que quieren actuar directamente para no perder sus mercados y privilegios; cuando no son los muertos descarados del 11 de abril de 2.002, es el plan terrible de guerra de baja intensidad que al presente aspiran implementar, de asesinato selectivo y en la oscuridad de dirigentes políticos oficialistas y hasta opositores.
Cuando no se busca un muerto para activar un espiral de la violencia -que en sueño extremo opositor se llama guerra civil-, se busca un vivo para utilizarlo como bandera de incitación al delito.
Duro trabajo ese gobernar para tener patria, de fácil ejecución en el pasado, simplemente porque tal concepto no existía y porque quienes detentaban el poder realmente no ejercían mando alguno: eran unos títeres o payasos de circo. Al sol de hoy, el mundo de valores del venezolano está sembrado por ideas dignificantes como soberanía, independencia, libertad, libre albedrío, justicia social, muy lejos del diccionario de la subyugación esclavistas de la pasada historia del país.

Blogalaxia: ~ Technorati:

martes, 23 de octubre de 2007

La inconciencia política de las caraotas, leche y huevos


Hay un evidente problema con los siguientes alimentos: azúcar, leche, huevos y caraotas: son invisibles. Usted no los consigue en los anaqueles de los abastos y supermercados, pero sí lo hará entre los buhoneros con un sobreprecio que ronda el 50%. En los Mercal se agotan apenas abren, dejando a una gente con las manos vacías en unas colas que datan desde la madrugada. El asunto es real.
¿Qué está ocurriendo, Sr. Rafael Oropeza, Ministro de Alimentación, y Sr. Samuel Ruth, Director del Indecu? ¿Perderán ustedes esta pelea contra los mercaderes de las necesidades del pueblo? ¿Permitirán ustedes, junto con el Ministerio de Economía Agrícola, la incidencia de esta matriz no ya de opinión sino de real necesidad entre nuestra gente, históricamente ajetreada por la cultura de la rosca y la corrupción?
Porque el hecho es que los mencionados rubros se consiguen, pero no donde deben conseguirse, es decir, en los abastos para esos efectos, bajo los regulados precios de acceso al público. ¿Por qué tengo que ir a comprárselo a un buhonero al precio que a él le dé gana en vendérmelo? ¿Por qué, inclusive, tengo que aceptar que hasta en los mercados solidarios, como Mercal, escaseen, sospechosamente, tales productos? ¿Es que tenemos que creer y aceptar como tradición fallas como la que comenta una señora del 23 de Enero, esto es, que las cosas se acaban rápido en el Mercal porque se la venden a los buhoneros para que estos después la revendan al doble? ¡Vamos, la vaina no está bien enfocada! La leche la vende impunemente un buhonero en Bs. 18.000, cuando el precio regulado anda por los 12.000, y la gente tiene que comprarla porque no hay más opción.
Dada la existencia de huevos, caraotas, azúcar y leche pero en los anaqueles del contrabando, ¿por qué, primero, no se ha investigado el asunto, segundo, por qué no se le ha comunicado al pueblo el nombre del pillaje y, tercero, por qué no se ha actuado contundentemente? Un funcionario para un pueblo jamás habrá de tener una excusa, pero sí una explicación, porque es su trabajo investigar, informar y actuar para solucionar. Por ejemplo, aquí está una buena pregunta que ustedes hace un tiempo han debido responder: ¿quién le pasa la mercancía a la economía informal?
La falta de claridad sobre ciertos asuntos que atañen directamente al pueblo consumidor le hace un daño increíble al proceso de cambios que adelanta el gobierno bolivariano, porque justamente la política de cambios se soporta sobre la pretensión de erradicar vicios y fallas propias del sistema político corrupto de los pasados 50 años. Si una investigación sobre estos puntos demasiado sensibles para la gente se embota o no produce resultados, se debe comunicar a la opinión pública rápidamente, en un flujo permanente de información, haciéndole honor a la denominación "popular" de los ministerios; en ningún momento se tendrá que esperar que las hipótesis monten a caballo en un país donde los medios politizados de comunicación hacen correr bolas inclusive en ausencia de una problemática, desplegando mayor saña si encuentran un caldo de cultivo idóneo, como la situación presente, de real desabastecimiento –aunque focal- y explicaciones ausentes.
Samuel Ruth aventura una explicación -una explicación ahora que el asunto ha cogido vuelo- en relación a las yemas, que nos hacen pensar que así ocurre con lo demás: se están desviando hacia el comercio informal con el propósito de ahorrarse el IVA y el pago del flete. Bueno, respóndase la misma pregunta: ¿quién le suministra el producto al comercio informal?
El Viceministro de Economía Agrícola, Richard Canan, sin necesariamente referirse a los concretos alimentos de los que hablamos aquí, habló en una feria zamorana en Petare de cadena de comercialización y especulación, hecho que encarece el producto cuando llega al consumidor final, la masa, el pueblo. Aunque sólo habla del aspecto del alto costo y la especulación, y no de la escasez, no deja de dar en el clavo: la cadena de comercialización, que al final de sus eslabones da el golpe final del lucro personal y la falta de ética para con una población que no merece semejante trato, dado el hecho del largo expolio que sufriera durante décadas.
Finalmente, tenemos las declaraciones del ministro Oropeza (véase Jorge Chávez Morales: "El desabastecimiento no es un cuento chino" en Últimas Noticias. - (2.007) oct 21; p. 43-5), militar él, de quien es mayormente esperable una actitud dinámica de pesquisa del delito. En un principio aclara que el problema de la leche no se puede descontextualizar del hecho de una actual escasez mundial, producto de la sequía que viven los países productores, lo cual pasamos como comprensible; pero luego, refiriéndose al desabastecimiento en general, pasa a denunciar la existencia de una "campaña mediática para atacar la Misión Alimentación y para 'alborotar a la población", lo cual tampoco dudamos, dada la peculiar situación política de nuestro país y la naturaleza depredante de los medios de comunicación (véase, además Beatriz Caripa: "Gobierno promete solucionar escasez de leche pronto" en Ibidem, p. 30). Lo que no es aceptable, hasta desde el punto de vista político, es que se haya dejado complicar una situación hasta el extremo concreto de afectar notablemente a la población y darle herramientas al enemigo, nunca tardo para explotarla desestabilizadoramente y, en la actual coyuntura, electoralmente.
Es cierto que no se puede hablar alarmistamente de un desabastecimiento general, pues, como afirma el director del Indecu, de 126 producto regulados se consiguen 124, faltando nomás leche y huevos, siendo de sensible escasez el aceite, las caraotas y el azúcar; pero el hecho es que esta situación, de real existencia aunque focal, ha tomado cuerpo como crisis general en el plano de la prensa política, que le saca punta con miras a la consulta electoral pautada para diciembre.
Ello nos lleva concluir que las fallas de los funcionarios competentes incorpora el elemento de la inconciencia política, además del comentado efecto injustificado para el pueblo.
Un "parao", pues, primero porque la gente no tiene por qué extrañar ningún alimento y luego porque un funcionario no debe descontextualizarse del hecho político, que es algo así como un muchacho travieso que anda por ahí con una lente poderosa de aumento.

Blogalaxia: ~ Technorati:

lunes, 22 de octubre de 2007

El despertar de Rusia y la nueva fortaleza de Irán


Finalmente, el presidente Vladimir Putin paró el oído y abrió bien los ojos. De una tímida actitud complaciente con los aparatosos avances de los EEUU en materia de apoderamiento geoestratégico y militar del mundo, junto con sus aliados, pasó a una situación de reacción, aunque exasperantemente retardada. Tuvo los EEUU que instalarle en sus fronteras occidentales un sistema de lanzamiento de misiles y amenazar con una invasión a Irán, para darse cuenta de la artimaña gringa de irlos cercando militarmente, a ellos, rusos, y a también a los chinos. De modo que sería uno de los dos pájaros muertos con un único tiro.
Tuvo la nación rusa que sentirse amenazada en su seguridad para que esté frío ex KGB reaccionara y pusiera las cosas en su lugar. De medio piar tímidamente para denunciar que EEUU se hacía el loco en los acuerdos de desarme y firma de tratados reducción de armas, se ve precisado hoy a irse a Irán y declarar allá que la antigua Persia tiene derecho a los beneficios del conocimiento nuclear, formar una alianza con ella y rematar diciendo que "Estados Unidos no puede imponer un sistema unipolar porque ninguna potencia es capaz de resolver todos los problemas por sí sola" . Ya días antes (12-10-2.007) había advertido a los EEUU con abandonar el tratado de armas nucleares de corto y mediano alcance, donde los gringos pretender hacer caer a medio mundo para amarrarle las manos mientras ellos cabalgan por el planeta haciendo de las suyas. En su lista tiene a Irán y después a Birmania.
Pero no se crea que el mérito de la reacción se le pueda atribuir a Putin. Tuvo que ocurrir un estremecimiento en los estamentos militares, un repunte de la ortodoxia política rusa y el perfilamiento de un probable sucesor de Vladimir Putin (que en una intervención en la DUMA ofreció reactivar la industria militar), para que este señorito comprendiera que a su lengua se la habían comido los ratones.

La comprensión de que la toma de Irán por parte de los EEUU constituye el aseguramiento de uno de los barriles de petróleo más grandes mundo, junto a Irak, y el apoderamiento de uno de los lugares más estratégicos del planeta, claves en la eventualidad de una confrontación; parece haberle llegado al mandatario ruso no por facultad del raciocinio, dada su extraordinaria política exterior de empantamiento mental, sino por instinto. Aparentemente la dirigencia rusa parecía haberse ausentado del mundo, sedada, tragada por el marasmo de los movimientos políticos suscitados en el país en los últimos veinte años, y despierta de repente obligada por el instinto de supervivencia para darse de lleno con un panorama donde su propia nación -para empezar- ya no tiene el mismo nombre ni la misma contextura de antes y el mundo ha sido trajinado por la dimensión unipolarizante de su antiguo rival, los EEUU, quien, a juzgar por sus invasiones y desmanes, le ha ganado la vieja partida de procurarse mejores condiciones y espacios de guerra. Un poco más y no despierta.
Lo cierto el caso es que Irán, en el plazo de tres semanas de movidas políticas y visitas del presidente Ahmadineyad casi a todas partes, ha pasado de ser el último y solitario bastión de la resistencia antiestadounidense en el Medio Oriente a un punto de honor en la política rusa de reponerse y oponerse al avance imperialista gringo. De ahí el nuevo empuje antiestadounidense de las declaraciones, casi conjuntas, tanto de Rusia como de Irán, después del día 16 del mes corriente, cuando se reunieran en Teherán ambos presidente. Rusia critica el sistema antimisilísticos EEUU-Japón como amenaza para la humanidad el día 18 y el día 20 Irán advierte que si es invadida disparará en su defensa 11 mil misiles por minuto.
Guardando las respectivas distancias históricas, la nación persa parece haberse convertido en la nueva Polonia de la Segunda Guerra Mundial, en el sentido de su intocabilidad por constituir una cuestión de honor para los aliados. En la nueva circunstancia, por paradójico que parezca, fungen los EEUU junto a Israel como los flamantes nacionalsocialistas, pansionistas, fascistas y también antisemita, en la medida en que los árabes son también de origen semita: los judíos convirtiendo a los palestinos en sujetos de campo de concentración y los EEUU concibiendo al mundo como espacios de necesaria conquista para su supremacía y a la cultura árabe como un barril de cenizas.
Por eso George W. Bush, en la comprensión que la nueva alianza ruso-iraní tira por el sueño su sueño imperial, declara y amenaza que consentir el derecho a la defensa del pueblo árabe es incitar a una Tercera Guerra Mundial. Textualmente: " Si ustedes están interesados en evitar una Tercera Guerra Mundial, me parece que ustedes deben estar interesados en impedirles (a los iraníes) que tengan el conocimiento necesario para fabricar un arma nuclear".
Considere usted si exageramos cuando transpolamos conceptos y símbolos propios de la segunda gran guerra a la situación actual, si el mismo presidente de los EEUU habla ya de Tercera Guerra Mundial. Si le interesa saber cómo ven las personas el asunto de la invasión de Irán por parte de los EEUU, Yahoó abrio este foro, del le informo su existencia: click
Blogalaxia: ~ Technorati:

sábado, 20 de octubre de 2007

Del chavismo sin Chávez al ultrachavismo

Hay por ahí un supuesto Movimiento Ético Bolivariano que, no obstante reconocer el liderazgo de Hugo Chávez, lo critica severamente hasta en su más pacífica y humanista disposición de no haber desatado una cacería de brujas en el país después del golpe de abril de 2.002, léase los medios de comunicación, y haber actuado blandamente con sus enemigos posteriormente. Como se recordará, el 13 de abril de 2.002, una vez repuesto en el poder por el pueblo, el presidente Chávez hizo un llamado a la reconciliación nacional, instando a los factores de oposición a recapacitar sobre la violencia política desatada en el país, a deponer actitudes de quiebre institucional y a trabajar juntos, oposición y gobierno, cada cual en los suyo, por procurarle felicidad a Venezuela; como se recordará también, semejante propuesta, de alto calibre moral y cristiano, tuvo el efecto inmediato de contener ciertos ánimos exaltados y ganados para la revancha, inaugurando una vía de tolerancia como modo de hacer política en un país donde tradicionalmente ha sido vista como el arte de destruir al contrario y, como era de esperarse, tuvo también el efecto desencajador inmediato en muchas mentes simplistas que esperaban el natural castigo, incluyendo a los golpistas mismos, que al notar la amplitud, no dudaron en utilizar la oportunidad para preparar otro zarpazo.
La actitud magnánima de un líder que pudo convulsionar un país traumatizado por la gran felonía de un golpe de Estado, convirtiéndolo en un nacional espacio para la venganza y la persecución al decidir actuar con la misma inmoralidad de los complotados, no caló de un modo muy cristiano que digamos en un significativo sector de la población, quedándole grande la propuesta de concebir arrepentimiento en el contrario, como grandes siempre quedaron algunos otros intentos de gran humanidad en otros aspectos, como el trato al maleante preescrito en el Código Orgánico Procesal Penal (COPP) y cierto articulado de la Constitución nacional que actualmente se somete a reforma.
El recuerdo demasiado fresco y repulsivo de gente como Leopoldo López y César Miguel Rondón llamando asesino al presidente frente a la TV y la radio, respectivamente; el seráfico rostro de Pedro Carmona Estanga invistiéndose como presidente; la persecución desatada por el primer mencionado, llamando de paso poco hombres a los ministros que se ocultaban de sus acciones para proteger sus vidas; la persecución desatada contra Aristóbulo Isturiz, Freddy Bernal y Tarek William Saad, último éste poeta y emblemático hombre de paz; la sangre todavía chorreando en la avenida Baralt, bajo el Puente LLaguno, obra de fugados francotiradores contratados por la dirigencia opositora; el rostro cínico de Napoleón Bravo abriendo su programa de televisión el día 12 con la patética frase "Buenos días, Venezuela, tenemos presidente nuevo"; el recuerdo de la plaza Altamira, donde se reunían militares golpistas a concertar en voz alta cómo derrocar y asesinar al presidente; la reunión de civiles, militares y periodistas dándole las gracias a los medios por los favores concedidos; el irrespeto a las embajadas; en fin, el maremagnum todo, las marchas quebrantadoras de la normativa vigente, la mofa, el escarnio, el bochinche, las mentadas de madre... Todo se conjugaba -y aun hoy lo hace- para redondear un inmediato sentimiento de castigo y hasta de venganza en el venezolano común y corriente, pero frustrado por la misma víctima de la fechorías, el Presidente de la República, aunque obedecido al pie de la letra, como se corresponde con un pueblo que descubre en su líder una desacostumbrada orientación a la magnanimidad.
Pero, como también es de esperarse, no todos entraron por el aro de la recomendación presidencial, y hubo gente, como suponemos a tal Movimiento Ético Bolivariano, que desde el mismo primer momento se planteó lo que habrían hecho de haber sido ella quien ostentara el poder: una cortadera de cuellos justiciera, según se desprende de la naturaleza de sus posiciones asumidas, extensivas a otros aspectos del modo de hacer política presidencial. A cinco años de la hecatombe democrática, cuando no hay ni siquiera un chivito pagando por los desmanes cometidos, los ánimos originarios de discrepancia con el líder bolivariano parecieron haber tomado forma en la organización mencionada, con manifiesto y todo, teniendo de unos días para acá cobertura en los medios, trascendiendo a la opinión pública a través de un supuesto Primer Manifiesto que leo a vía Quinto Día (Luís J. Hernández: "Ni suizos ni bobos. Aparece un movimiento dentro del Chavismo", 2.007, oct 5-12, p. 10) y que resumo para ustedes.

Es una suerte de chavismo ultra chávez, o más allá de Chávez, aludiendo a un estado de idealización presidencial enérgica, muy contrario al otro chavismo que rueda por ahí, llamado chavismo sin Chávez, medio traidor éste, permisivo, consentidor de la corruptela y viles alianza con sectores derechistas. El primero con tendencia a un radicalismo y el segundo hacia un relajamiento de las barreras morales.
Algunas de sus posiciones han sido manipuladas por los medios y editadas de tal modo que se lea bien grande la recomendación que hace el movimiento de que Chávez deje a Globovisión tranquilo. Usted puede encontrar una trascripción del texto del Sr. Hernández en esta dirección de orientación aparentemente ultraderechista.
El referido y presunto Movimiento Ético Bolivariano esboza su manifiesto criticando al presidente Chávez en:
  1. Dejar a su enemigos muy cerca, a diferencia de Fidel Castro, cuyos enemigos están en Miami o desaparecidos. Invocan el error del Libertador, quien dejó mucho enemigo en la retaguardia que hicieron añicos la posibilidad de integración [esto no se corresponde con la defensa que hacen de Páez, el gran desintegrador]
  2. Dedicarse a entablar peleas de poca monta, de efectistas victorias para un público de galería, como pedir la excomunión del Panteón Nacional de José Antonio Páez y atacar a Globovisión
  3. Gobernar al país desde Alo Presidente, pidiéndole que camine los pueblos con látigo en mano como Marcos Pérez Jiménez.
  4. No supervisar los Consejos Comunales, de concreción en la realidad por el hecho de bajar efectivamente dinero, a diferencia del fracaso de los Consejos Locales de Planificación Pública
  5. Hacerse de la vista gorda ante un alcalde que permitió la construcción del Centro Comercial Sambil en pleno corazón de Caracas
  6. No dejar el vedettismo y no pasar rápidamente la ofensiva, so pena fracasar la revolución
  7. No castigar a quienes se burlan de sus órdenes y no cumplen con el pueblo
  8. Abrir más frentes de ataque y combate, como el asunto del diferendo con Colombia.

Todo a su criterio y consideración, señor lector, afecto u opositor. Como ve, en general se trata de una posición que básicamente se enfoca contra un supuesto chavismo dispensador de impunidad y no contra el perpetrador de la falta, como si lo primero permitiera lo segundo; presupone a las comunidades como una jauría dispuesta a devorar el oro de los cobres –o viceversa- y concibe una apacible convivencia ciudadana para aquellos sectores que de suyo permanentemente la enferman con sus mensajes de guerra política a diario, como Globovisión.

Blogalaxia: ~ Technorati: