Compartir la entrada

martes, 31 de julio de 2007

Hugo Chávez: estigmatizaciones y satanización mediática

Los sesudos analistas de la oposición agotan con su también agotado esquema de ataques al gobierno presidido por Hugo Chávez. La variedad de confección de artículos políticos o programas de TV no sobre pasa a los siguientes tres estigmas: (1) Hugo Chávez dictador y el III Reich, (2) Hugo Chávez el asesino del 11 de abril, (3) Hugo Chávez comunista, (4) Hugo Chávez zambo y (5) ahora Hugo Chávez infinito por lo del continuismo en el poder. No digamos nada de la ironización o el sarcasmo, que son recursos retóricos y del escribir político, pero los puntos enunciados denuncian a su vez la calidad humana de quien escribe, sus complejos o frustraciones, su fatuidad colapsada. Hay animalitos políticos por ahí que se duelen de que un zambo con formación no aristocrática se haya convertido en el adalid de una nueva generación de pueblos que anhelan libertad e igualdad político social. Rafael del Naranco, columnista del diario el Mundo se ubica se ubica en la primera categoría: cuando escribe no sale de un eterno manoseo de conceptos hitlerianos o franquistas endilgados a Chávez (ver "El tótem del poder absoluto", en El Mundo y sus vueltas, Diario el Mundo (26-07-07); a Roberto Giusti y César Miguel Rondón (yo oí a éste en radio el 11 de abril mismo)les encanta el punto 2; Martha Colomina y el locutor ex moderador de A Puerta Cerrada, el punto 3; a los editoriales de El Universal ("hordas" y "bollos bajo el sobaco") y a otros periodistas, el 4, y a todos el 5.



viernes, 27 de julio de 2007

Teatro de la caída de la Gran Colombia

Para los amantes de lo histórico y el arte, hay una obra teatral de un colombiano sobre la "muerte" Bolívar y la caída del sueño de la Gran Colombia: Memoria de la Gran Convención, de Enrique Vargas Ramirez, ex embajador de Colombia en Venezuela. Confieso que no lo he leído, pero me enganchó su propuesta de presentarlo al país en razón del momento histórico que vive. De acuerdo con sus palabras es teatro para ser montado y no leído. Recorre el espíritu aturdido de Bolívar en 1828, en una hora muy difícil de creación de formas republicanas como las instituciones diversas de lo social, los partidos políticos y el manejo del poder. Variables como la actitud "señera" de Santander y la rebelíón militar de Páez echan por el lodo el macro plan integracionista. Bolívar llega a exclamarle a Manuelita unas palabras de vértigo: "Todo, Manuela, todo lo grande que intenté quedó reducido a cenizas. ¡Qué amargo es el vino de la gloria que se pudre!" (Tomado de E.A. Moreno Uribe: "Enrique Vargas Ramírez narra cómo se perdió Colombia", Diario El Mundo, 26-07-2007, p. 17)

jueves, 26 de julio de 2007

Los mosqueteros eclesiasticos de la vieja Orden Constitucional

Los mosqueteros de la Orden del Viejo Testamento y Sistema de Cosas Mundanas, Baltasar Porras (el que "cuidó" a Chávez cuando el golpe de estado 2.002), "Robert" Lucker (el copeyano sin pecado) y el inefable Urosa Sabino (quien carga sus palabras con "inocentes" dobles sentidos de oposición política), deberían dar un parado en su ciega y visceral carrera de partidismo político contra el presidente Chávez, invicto en eso de derrotar contrarios. Deberían sopesar un poco más responsablemente la suerte y el papel de la Iglesia Católica en una hora y en un país donde los cambios se piden a rabiar por las masas expoliadas durante décadas. Deberían pensar en la difunta PDVSA colonial, la casi extinta CTV y en los precámbricos partidos políticos, todos orgánicos opositores al "régimen". Conducen a la institución eclesiástica hacia un derrumbe de la sintonía con los feligreses, con todo y el vigor de sobrevivencia política que ha obstentado a largo de los siglos. Estoy seguro de que si dejan a un lado su ecuménica terquedad y se deciden a lo que deben, a trabajar por los desvalidos, a caminar cerros, a conjurar la tanta pobreza que ellos mismos pregonan existe, los venezolanos se lo agradecerían enormemente.

La Iglesia Católica en Venezuela en tiempos de cambios

¡Qué maravilla esta onda de cambios que experimenta el paìs, porque todo el mundo se aferra a su propio ser, a su modo de ser, si es que no desea dejarse llevar por la corriente! Ergo, se desvelan rostros y posiciones, dejando traslucir verdaderas identidades, como ha ocurrido en Venezuela con la Iglesia Católica y su dirigencia, por ejemplo. Ha dejado en claro que el camino no es ningún socialismo ni nada que roce la doctrina humanista de Jesús de Nazaret. Eso de atender a los pobres es para los discursos ceremoniosos y para presumir ser lo que no se es, esto es, cristiano. Caminar por esas calle predicando y ayudando a los necesitados pasó a la historia con la misma vida de Jesús, hace dos mil años. Con la onda capitalista, en cambio, es más rico vivir, porque los pobres -los clientes- vienen a tí, al centro comercial en que has convertido la iglesia. ¿Recuerdan cuando Jesús arrasó con los comercios instalados en el sanedrín? ¡Bueno...! Echale un ojo a la encuesta en el lado derecho de la página.

martes, 24 de julio de 2007

Manuel Rosales en Florida, USA

Me hago eco, porque es bueno decirselo a los venezolanos, sobretodo a aquellos que ven en él al líder que lo acompañará en las lides políticas hasta el final: Manuel Rosales ya se compra casa -secretamente- en Florida (José Vicente Rangel: "La hoguera de las vanidades" en El espejo, Ultimas Noticias, p. 20, 25-06-07) ¡Los pendejos se quedan! ¿Por qué la gente tiene que huir si nada lo persigue?

Ambigüeda lingüistica e imperialismo interventor

¡Ja, ja, ja! Leo un gran chiste publicado en Ultimas noticias (21-06-07): "El Reino Unido tendrá que continuar en Afganistan durante al menos treinta años para ayudar a ese país a combatir la pobreza y el terrorismo, según el nuevo embajador británico en Kabul, citando por la BBC." (Las cursivas son mías) Otro de los rasgos de la personalidad imperialista: creer que la gente es estúpida o tarada mental.

Vasallaje imperialista en la América de Bolívar

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, se puso bravo porque Daniel Ortega abrazó a Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán. Le abochorna que un "presidente" ande por ahí abrazando amistades peleadas con los sacrosantos EEUU. ¡Qué dirán sus excelencias! ¡Qué vainas, pues, con estos vasallos: creen que el ejercicio de lamer patas debe ser un acto de obligatoriedad universal! El es un premio Nobel y yo un habla pajas, dirá él si por azar llegase a leer este comentario; pero eso no evita que yo llega la concepción que tengo sobre su posición politica. Tengo para mí que semejante condecoración -su premio- se otorga la más de las veces- a esbirros del sistema, y cuando se da a un candidato de ideas críticas se hace para comprar conciencias.

Venezuela gringa en la Copa América 2.007

(18-06-07) Pregunta: ¿cuál será la disciplina deportiva preferida por la oposición venezolana durante la Copa América 2.000? Repuesta: futbol americano. ¡Ay Venezuela desnacionalizada! Hay gente en el país que le gusta eso de la "aldea global", nuevo mecanismo de aculturación imperialista. "¡Nuestra patria es el mundo!" -roncan unos; "¡Nuestra patria es USA!" -lo más escuálidos.

Deporte y política opositora en Venezuela

No puedo entender cómo del gusto deportivo escuálido de repente desaparece la admiración por los jugadores brasileños que vienen a la Copa América 2.007. ¿Qué tiene que ver el deporte per se con la política? ¿Cómo es eso de que hay venezolanos que apuestan a la derrota de nuestra selección en la Copa América 2.007? ¡Fin de mundo: todo con el propósito de que nada parezca meritorio bajo el mandato del presidente Chávez! ¡Dios mio, que está pasando!

El sentimiento duro de la derrota

Todavía retumba en mi oído adolorido la vociferación de una "doña" escualida en una de las concentraciones estudiantiles: "Yo sí mando a mis hijos como carne de cañón. ¿Y qué?" Se diría que quiso decir: "Si nosotros los padres no pudimos en el 2.002, podrán nuestros hijos ahora. ¡La patria ha como de lugar!"

Copa América y desestabilización política

La combinación marchas estudiantiles, paracos y Copa América, parece ofrecerle una situación nada desaprovechable a los extremistas políticos del país para intentar empañar lo que es un logro de la Revolución Bolivariana: la Copa América en Venezuela. ¿Paranoia? Nada de eso: infórmese y lea: se han infiltrado grupos paramilitares cuyo propósito es el golpe, el saboteo y la desestabilización.

Copa América 2.007 y polìtica

En Venezuela existen dos selecciones vinotinto: la de la IV república y la de la actualidad. Los escuálidos jamás ganarán un juego porque apuestan a la del pasado, soñando con sabotear la Copa América 2.007

Narciso protestón

Los estudiantes de las universidades privadas que protestan y lloran por RCTV lo hacen porque todos querían ser actores. La mejor prueba son las millas de cámaras que agarraron durante las protestas.