Compartir la entrada

jueves, 31 de marzo de 2011

Algo huele mal en Venezuela con los estudiantes...

1. EL TUFO

Nalgas blancasNo estamos en Dinamarca, pero algo no está oliendo bien en Caracas (y en Venezuela en general) con los “coloridos” jóvenes estudiantes de la derecha política.  Y digo “colorido” con intencionalidad, primero, para denotar los conocidos colores que escogen para enarbolar sus protestas y, segundo, para connotar sobre tierra propia las operaciones desarrolladas en otras latitudes para desestabilizar y defenestrar “dictadores”, conocidas como “revolución de colores”.

Aunque hay que reconocer que la palabra “colorido” es excesiva considerando que, desde que los estudiantes adversos al gobierno de Hugo Chávez han intentado “deponerlo”, sólo han utilizado el negro y el blanco; el primero cuando se adosaron como franquicia de protesta a la denominada “sociedad civil”, por allá en sus inicios, cercanos al golpe de abril de 2002, cuando el “luto activo”; y el segundo, de más reciente fecha (aunque de nefasta historia polítia en el país), cuando la evolución de su actividad conspiradora dio por llamarlos “Manos Blancas por Venezuela”, coloquialmente conocidos como los ”manitas blancas”.

Luto RCTV Manitas blancas 

La palabra “deponer”, por su parte, se dirá que no es excesiva en tanto es público y notorio que la dirigencia estudiantil que actualmente se despliega en el país, concitando huelgas y proponiendo algunos reclamos, ha dejado claro que su propósito es propiciar la renuncia del “tirano” o “dictador” que es Hugo Chávez, preparando las condiciones en el ámbito nacional para una suerte de día final, de intensa desestabilización, de insostenibilidad gubernamental, llamado “Día D”, con seguridad para la hora coyuntural de elecciones del año entrante.

El propósito, de todos modos, es corroborado por dos situaciones, a saber, la actitud de reclamo misma que esbozan ─a la mar de fementida─ para proponer reivindicaciones respecto de un sistema de educación que mundial e institucionalmente ha sido certificado en sus logros como progresista, acorde con las metas de un milenio que finaliza o comienza, como quiera que se vea; y la reivindicación en sí misma, cínicamente política por un lado, como cuando exigen la libertad de unos delincuentes políticos, y descaradamente  insostenible por el otro, como cuando exigen mayor presupuesto para las universidades y mejoras en general para los estudiantes.  La tinta no se derramará acá trayendo a colación estadísticas o demostraciones para probar o desmentir el aserto dado que, por una parte, resultará inútil esbozarlas ante quien las soterraría y, por la otra, es de fácil comprobación en la realidad nacional.  Dígase apenas que la matricula estudiantil nacional y en general se ha incrementado significativamente durante la presente gestión de gobierno y ello por sí supone un lógico incremento y mejora de coberturas y condiciones.

No hay, pues, argumentación verosímil desde el punto de vista de una honesta reivindicación que justifique el accionar de los jóvenes estudiantes que protestan del modo como lo hacen, espectacularmente, mediante marchas con fuerte apoyo mediático y repercusión internacional, o mediante huelgas de hambre (falsas o ciertas) o sea ya a través de actos truculentos como el de coserse los labios ante una cámara de televisión.  A no dudar, más allá de la ausencia de bases justificatorias, el objetivo es generar una eventualidad por generarla, en la confianza de que con su propia espectacularidad nadie notará las deficiencias causales.  El despliegue mediático, la repercusión internacional y la dramática situación de unos jóvenes a punto de muerte, tienen necesariamente que enviar el mensaje de que en Venezuela se viven consecuentes situaciones lamentables de un bárbaro modelo político que se implementa, no prestándosele atención a si las originarias causales de semejante puesta en escena constituyan una farsa. Cuando hay un incendio, la atención mira las llamas y lo que se puede quemar, y nadie andará por allí preguntándose científicamente qué es un punto de ignición.

Importa generar el escándalo, mismo que se trabaja con intenso maquillaje para atraer la atención sobre sus efectos, sus luces amarillistas proyectadas, las aéreas interpretaciones sobre su alarma, tapando la verdad con fintas, remilgos y aspavientos tecnológicos de la psicología de la distracción humana.  Tal punto reviste una importancia fundamental en el contexto político mundial presente cuando las potencias imperiales imponen el engaño a la opinión pública (ardid característico de la nueva guerra, llamada de cuarta generación) para posibilitar intervenciones sobre países o áreas estratégicos del planeta.  Si un país tiene interés estratégico en atención a sus recursos naturales o posición geográfica, debe, por consiguiente, tener internamente una fuerte oposición, tanto que linde con la división nacional.  Ello comporta el ejercicio del maquiavélico aserto “divide para gobernar”, facilitador político para la eventual intervención armada e institucional (ONU, OEA, OTAN), con las conocidas consecuencias de pisoteo soberano y arrebato territorial.  Nunca como ahora un ídolo de pies de barro (la mentira) ha sido tan poderoso.

2. EL CUERPO PUTREFACTO: ESTUDIANTES AL DESCUBIERTO

La investigadora y abogada Eva Golinger lleva ya años explicando la mecánica de esa “revolución de colores” y su “golpe suave”.¹  Dígase que lo del color viene a cuento por la asunción del color distintivo que cada grupo político escoge en su país para oponerse a un régimen de gobierno tildado de “autoritario” o “dictatorial”, sin importar que lo sea en verdad (aunque lo demuestre con la práctica electoral y democrática), como es el caso del gobierno de Hugo Chávez (más de una decena de elecciones), a quien los estudiantes y varias ONGs han convertido en el blanco de sus operaciones desde la época del referéndum para reformar la Constitución.

El “golpe suave”, por su parte, viene a cuento por su “intento de debilitar y desorganizar los pilares del poder (el estado y las fuerzas laborales) y neutralizar las fuerzas de seguridad, siempre en el contexto de un proceso electoral”,² de tal modo que cuando toque a las fuerzas de seguridad actuar necesariamente para mantener el orden público sean catalogadas como represoras y violadoras de los derechos humanos. Y entonces vendrá lo que se sabe vendrá, la intervención de los factores exógenos, verdaderos autores intelectuales de las operaciones encubiertas y revueltas dentro de los países.  Llegarán para tomar su porción, esto es, para cobrarle a la oposición eventualmente triunfante el favor de haberla sostenido económicamente y haberle hecho el juego de inadvertir la ilegitimidad de sus operaciones.

La “toma” del poder sería el pago para quienes ─“triunfantes”, repito este laurel─ se dispongan a administrar la cosa pública bajo los auspicios de otra óptica, por lo general de vasallaje y entrega al extranjero.  En palabras más directas:  se trata de un trueque:  los locales toman el poder para hacer y deshacer en función de fortunas personales y los extranjeros toman el petróleo, pero barato si lo compran...

Para estos efectos, los jóvenes “manitos blancas” o “en luto activo”, como quiera se vea, operan bajo la camuflada coordinación y financiamiento de sus innombrables mentores (USAID, NED, banqueros prófugos, gobernadores de oposición, universidades), distribuidos en las principales ciudades del país:  Dtto. Capital, Carabobo, Zulia, Bolívar.  Trabajan intensamente, prácticamente sin estudiar, agitando políticamente el país sin por ello perder su condición dígase académica, buscando desencadenar la inestabilidad con sus acciones.  Baluartes en su imaginación aguijonean su entusiasmo y esfuerzo, como los otrora estudiantes Nixon Moreno (graduado sin cumplir con los últimos trámites de la carrera) y Yon Goicoechea, premiado con 500 mil dólares desde el extranjero por su papel en el calentamiento estudiantil de la calle en el 2007; y presumen que, similarmente, serán compensados por quienes los aúpan, empezando por las mismas universidades (especialmente privadas), que se hacen de la vista gorda ante sus desmanes, y por los medios de comunicación, quienes les suministran al menos una breve inyección contra el anonimato.

La investigadora ha identificado tanto el proceso de captación de voluntades estudiantiles para los fines dichos como a los actores y promotores, con sus nombres y apellidos.  Grosso modo, esta es una interpretación esquemática y cronológica de sus hallazgos:

FECHA
LUGAR DE LA INSTRUCCIÓN O ACCIÓN
PROMOTORES / MENTORES / FINANCISTAS
ACTORES / CAPTADOS
OBJETIVOS / ESLOGAN
ACCIONES CONSIGUIENTES
2003-4
Caracas
Instituto Albert Einstein (AEI), Cnel. Hervey, Gene Sharp
Partidos políticos, sindicatos, ONG, Robert Alonso
“Rescate de la democracia”
“Guarimbas” del 2004
2005
Boston, EEUU
USAID, NED, IRI, NDI, AEI, OTPOR (Slobodan Dinovic, Ivan Marovic, de la Rev. de Colores en Serbia)
Estudiantes
Sembrar las primeras semillas y organizar la resistencia
Desplegar entrenamiento y organización
2006
Venezuela
AEI - OTPOR
Estudiantes
Plan V
Agitación durante las elecciones presidenciales de este año
2007
Caracas - Venezuela
AEI - OTPOR
Estudiantes, Yon Goicoechea
“Manos Blancas por Venezuela”
Protesta por el fin de la concesión de RCTV
2007
Belgrado, Serbia - Venezuela
OTPOR
Estudiantes Ronel Gaglio (UMA), Geraldine Álvarez, Rodrigo Diamanti y Elisa Totaro (UCAB)
Instruirse para organizar protestas
Protestas en el contexto de la Reforma Constitucional
2007
Caracas
USAID
Universidad Metropolitana, de Los Andes, Central, Humboldt, Santa María y Andrés Bello. ONG “Liderazgo y Visión”
Financiamiento para programas y talleres de formación de jóvenes por la democracia y derechos humanos
Captar jóvenes, periodistas, estudiantes
2008
Washington
Instituto CATO
Yon Goicoechea
Recibir premio de 500 mil dólares
 
2008
Caracas
Yon Goicoechea
Estudiantes
Fundación de Futuro Presente
Formar jóvenes en “liderazgo”, “democracia” e “ideología”
2009
EEUU
Dpto. de Estado, EEUU
8 estudiantes
“La Democracia para los jóvenes líderes políticos”
Marcha mundial “No más Chávez”
2009
Ciudad de México, México
Dpto. de Estado, EEUU (ponente Hillary Clinton)
Representantes de las nuevas tecnologías y redes sociales. Especialistas en subversión y desestabilización de gobiernos no subordinados
Yon Goicochea, Rafael Delgado, Geraldine Álvarez
2º Cumbre de la Alianza de Movimientos Juveniles (AYM)
Uso de las redes sociales (Facebook, Twitter y YouTube) para promover acciones políticas contra sus gobiernos
2010
Miami, EEUU
 
Estudiante Roderick Navarro
Reunión con movimiento de estudiantes venezolanos en el exterior
Crear red Venezuela, Cuba e Irán por los derechos humanos
2010
Texas, EEUU
Instituto George W. Bush, Freedon House
Estudiantes de Irán, Rusia, Cuba, China, Siria, y Rodrigo Diamanti por Venezuela
Activistas por la libertad y derechos humanos
Organizar la ciberdisidencia mundial
2010
Jakarta, Indonesia
NED
Estudiantes
Conferencia anual del Movimiento Mundial por la Democracia (WMD)
Los estudiantes denunciaron a Chávez como “dictatorial”

Como se puede observar, ya interpretando fuera del criterio de Eva Golinger, dos camadas “generacionales” de esta dirigencia estudiantil se pueden aislar en el lapso de nueve años:  la primera, fundacional, con Yon Goicoechea al frente y la creación de la Universidad CATO (2003-8); la segunda (2008 en adelante), ya bajo el patrocinio de la primera, pero siempre bajo los lineamientos de globalizante organización de una resistencia mundial en contra de gobiernos incómodos o insubordinados al modelo neoliberal, especialmente si son custodios de ingentes riquezas naturales o sus países encarnan un valor geoestratégico importante para alimentar el juego de conquista del planetaria de las grandes potencias.

“Y ha de ser así, porque detrás de una sencilla hoja de roble asomada por la ventana estará siempre sugerida la mole del tallo que la soporta”

Se podría decir, más ilustrativamente, que después de Yon Goicoechea la vaca lechera de las protestas políticas estudiantiles en Venezuela empezó a producir su lácteo propio, contando oficialmente con un centro ideológico de adiestramiento que eventualmente podría sortear o camuflar los problemas de financiamiento y orientación ideológica procedentes del extranjero.

Nótese que el accionar sobre las voluntades estudiantiles ha sido un hecho constante y sostenido desde el año 2003 y que no se esconde a la lógica que habrá que esperar el fruto de la segunda camada, de difícil contención.  Se trabaja para progresivamente minar el año en curso y propiciar una situación explosiva durante las elecciones del año 2.012, si no antes, a émulo y coyuntura de lo que actualmente está ocurriendo en el norte de África y Medio Oriente.  Las redes sociales y los medios de comunicación se han organizado para canalizar pasiones y deformar realidades, propiciando hechos esperados por los gestores externos de la intervención militar y política.  En general, recorre el mundo con rango de oficialidad la versión noticiosa de que “dictadores” y “violadores” de los derechos humanos han sido defenestrados del poder por su propio pueblo.

La lista triunfal de la Revolución de colores (que es para derrocar “dictadores”, como se dijo) parece pedir a gritos la cabeza de Hugo Chávez, tanto más cuanto el apoyo popular de este presidente constituyó un serio revés para la conspiración en su contra en el 2007.  Resáltese, además, para redondear, que la llamada resistencia juvenil yugoeslava (OTPOR) que derrocó a Slobodan Milosevic (de donde parece arrancar este coloridísimo fenómeno) asesora en Venezuela desde el año 2005 (véase cuadro arriba).  Y dígase que, después de lo del mismo Milosevic en Yugoslavia, de la Revolución de las rosas (Georgia, 2003), Revolución Naranja (Ucrania, 2004), Revolución de los tulipanes (Kirguistán, 2005), Revolución del cedro (Líbano, 2005), Revolución de los jazmines (Túnez, 2010), la de Venezuela tendría que llamarse Revolución de las manos blancas, pretendidamente para el venidero año.

Y no se tiene que escapar al análisis la construcción conceptual de este fenómeno, aparentemente imbatible en su implementación, con record ya de 6 gobiernos derrocados en una década, además de otros 5 fallidos intentos (Revolución blanca, azafrán, verde, Twitter):  la palabra estudiante (como mujer, niño, rosa, paz, etc.) pertenece al paradigma de los blanco, limpio, tierno, indefenso, progresista, humano, en oposición a los estigmatizados negro, sucio, bruto, agresor, bárbaro e inhumano, respectivamente (Violeta Parra los celebró con esta canción:  ¡Qué vivan los estudiantes!).  Poco pueden hacer las fuerzas del orden público (si es que lo hacen) cuando para poner orden en un país deben proceder contra una protesta de estudiantes, mujeres (mejor, si encintas), niños o cualquier otro representante conceptual e histórico de la desvalidez humana.  Nada más abominablemente opuesto a tales conceptos que la figura de un déspota, tirano, dictador, sátrapa, etc.  En consecuencia, gobierno que adelante un paso en esto será catalogado como “represor”, además de los otros adjetivos mencionados, y estará precipitando el paso subsiguiente que acecha desde el extranjero:  esa suerte de espada de Damocles que son las potencias colonialistas y su parafernalia institucional (OEA, ONU, OTAN) para la intervención militar en nombre de la libertad y la democracia, en rescate de los oprimidos (caso Libia), endiabladamente soterrando el propósito fundamental de sus operaciones, que no es más que el expolio y el pillaje (petróleo, agua, vegetación, tierras, esclavos).

3. FIESTA DE ZAMUROS: 2011, PLAN 2012

A este respecto, se hace de obligatoria mención la llamada “fiesta mexicana”, foro celebrado en México entre el 28 de octubre y el 1 de noviembre de 2010 con el propósito de debatir los lineamientos de una lucha “no violenta” contra el gobierno de Hugo Chávez, coordinando en el accionar a universidades, liceos, colegios, etc.  El plan es “parir” un Día D, de tal agitación desestabilizante que obligue al “tirano” a renunciar, si claro se está ya sobre cuál es el propósito final de un golpe o revolución colorida.  Como dijimos, por ahí para el año 2.012 o antes.

Rápidamente se comprueba que este “Plan 2012” (así denominado operativamente) ha dado los siguientes pasos:

  • Marcha en Valencia, 19 de marzo.
  • Operaciones en el sur del país, 26 de marzo (hoy están en el estado Bolívar, frente al Palacio de Justicia).
  • La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) enviaría entre el 21 y 25 de marzo de 2011 una comisión a Sao Paulo, Brasil, para iniciar una “Hora Cero” después de una reunión final el 31 de marzo, con el aval de la Confederación de Educadores Americanos, en caso de que el gobierno no satisfaga sus requerimientos contractuales.
  • “Hora Cero” de Fapuv, 4 de abril.³

El plan repite los consabidos nombres de Yon Goicoechea y Roderick Navarro (ex estudiante UCV), e involucra a la UCAB (David Smolansky), al IESA (Instituto de Estudios Superiores Administrativos) y a una organización juvenil llamada LIDERA (Manuela Bolívar).

Finalícese diciendo que el propósito táctico (para apoyar el objetivo estratégico de salir de Chávez en el 2012) es generar un estallido social.

4. ¿CAZADORES DE ZAMUROS O FUTUROS CUERPOS PARA LA DESCOMPOSICIÓN?

Para seguir con la reflexión inicial sobre los olores, dígase que Venezuela huele a perfume de hidrocarburos, para las apetencias olfativas tanto de los perros de la guerra como de los que del petróleo en el mundo dependen.  Pudiera decirse que el olor a petróleo es como un olor a sangre para un depredador hambriento, peor si puesto en el telón de la supervivencia en un histórico momento en que sus reservas mundiales declinan, con el peligro de arrastrar en su debacle el pilar de los poderes establecidos en el mundo.  (Cosa que, sin duda, no ocurrirá:  el drama de la escasez petrolera, más allá de las mencionadas revoluciones de colores como vía para obtenerlo, lo que ha hecho es exacerbar un ánimo beligerante en general como vía expedita de apropiación).

Pero pudiera oler mal el país más allá de unos estudiantes manipulados desde el extranjero.  Es decir, el gobierno, la Revolución bolivariana, en tanto ya quedó en evidencia con lo de Libia que las potencias industrializadas dependientes del petróleo poco paran en moralidades para acometer pillajes.  Lo único que requieren es una oposición que embochinche suficientemente el país para proceder con el plan siguiente de sitiarlo o defenestrarle su gobierno.  Y como expuesto quedó, en Venezuela se ha hecho casi con impunidad un trabajo de ensamblaje opositor contranacional tierra adentro.

El movimiento estudiantil “manos blancas” está más sólido y ensamblado que nunca, envalentonado con los eventos actuales del Medio Oriente y norte de África, logísticamente con el apoyo de los innombrables (por lo inmoral) intereses extranjeros.  Ha habido una siembra impune en el país con miras a la ansiada explosión de colores.

Ha pecado el gobierno de inactivo, de indiligente, volcado a la nobleza de propósitos humanísticos.  Ha dejado crecer el cachorro de elefante blanco que son los estudiantes al día hoy, y que están dispuestos a empujar su “blancura” contra el cerco de Miraflores.  Ha dejado de ejercer la defensa, la inteligencia de Estado, que también son valores humanos practicables (políticos en este caso), más allá de la inocencia o el altruismo, si para sobrevivir perfectamente justificables.  La supervivencia (como no tienen tapujos en demostrarlo las potencias aliadas con su pillaje mundial presente) no pide permiso para vivir, procura la vida; y es imperdonable no se invoque cuando, habiendo arrestos para hacerlo con moralidad, se deje pasar la oportunidad.  (En este sentido (defensivo), si bien es importante, no parece suficiente la sanción de la ley que impide el financiamiento extranjero a franquicias políticas si no se acompaña con un trabajo ofensivo de supervisión).

El Gobierno bolivariano ha perdonado, ha llamado a conciliación, ha indultado, ha cedido inimaginablemente como ningún otro llevado por grandes sueños de humanidad y humanismo, pero al parecer al mismo tiempo no dejó nunca de pecar como ingenuo, a pesar de saber a ciencia cierta cómo paga de ingrata la derecha política venezolana desde el golpe de Estado de 2002 (al llamado de reconciliación de Chávez pagaron con paro petrolero).  Mientras dejó pasar y hacer en honra caballerosa para con el adverso, éste nunca cejó en buscarle la vuelta a la desestabilización, como históricamente se corresponde con el perfil contraético de este filón de la fenomenología política.

Sin embargo los avances de este sector opositor con su Revolución Manos Blancas por Venezuela, dígase que allí en Miraflores está el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, con un apoyo popular superior al 50%, siempre con la capacidad para la reacción y rectificación.  Confíese en lo que él mismo dice como estratega político, que no se debe infravalorar al adversario por más brinza de paja que parezca en el viento.  Y ha de ser así, porque detrás de una sencilla hoja de roble asomada por la ventana estará siempre sugerida la mole del tallo que la soporta.

____________________

Notas:
¹  Eva Golinger:  “Huelguistas de Venezuela:  Made en [sic] USA” [en línea].  En Centro de Alerta para la Defensa de los Pueblos. – 18 Feb. 2011. - [Pantallas 5-9]. - http://www.centrodealerta.org/?p=898. - [Consulta:  31 Mar. 2011]
²  Op. Cit., [pantalla 4].
³ “Informe Plan 2012” en A Las Verdades de Miguel. - (2011) Mar. 31; p. 7-9.

lunes, 21 de marzo de 2011

Descubriendo el agua tibia: De cómo intentarán sacar a Hugo Chávez del poder

I

Descubrimiento de América Tenga una mirada retrospectiva no muy larga nada más y comprenderá.  No es muy difícil imaginarlo, tanto así que parecen ya unas cartas echadas.  Es más, dígase que una parte inicial del trabajo ya está hecho y que el proceso de desmontaje está en marcha, incluso con su antecedente histórico del inicialmente exitoso golpe de Estado de abril de 2002, finalmente resultante en fracaso para los complotados.

Siéntese que a esta alturas de la civilización, cuando todo el mundo parece pensar (inteligente o tontamente), a nadie se le oculta cuáles son las motivaciones de los embates de un estado militar y militarista contra otros más desarmados, vulnerables y, sobremanera, brillantemente dotados de recursos naturales, renovables o no.  Nada digamos de la manifiesta intencionalidad (llamada cinismo en estos días de invasión), tanto más ilustrada (para el caso de Venezuela) cuanto más fue patente la participación de ominosos poderes en el referido golpe de abril.

Todo está claro, y dígase que si no se ha intentado una intervención abierta contra Venezuela es porque aún se transitan las premisas de la muy moderna lógica diplomática de la guerra, si no hay contraposición en los términos.  Pero redondéese que ya nadie cuida las apariencias y que el mundo luce claro, como una cosa plana sin enmarañadas selvas, selvas donde siempre hay que hacer un esfuerzo de investigación para conocer, por ejemplo, el perfil de las llamadas cadenas alimentarias biológicas y saber quiénes son los depredadores y quienes los depredados.

La tecnificación y el industrialismo, aunado al desmedido consumismo del modelo capitalista que atenaza al mundo y que parece resistirse a suceder, incluso por encima de la conciencia de la vida misma, han sentado sobre el mundo un maderamen de infraestructura que, al basarse sobre un recurso no renovable y con pocas décadas de vida, como el petróleo, no parece prometerle al confort de hoy grandes esperanzas de mañana.  Entonces el mundo se desboca, revolotea entre angustias, empuja a la guerra por seguir procurando y acaparándose el vital combustible de la “felicidad”.

El molde mundial es energético y cambiar esa realidad no es cosa de pasar una página, tan simplemente.  Privan criterios económicos, de la mayor radicalidad posible, como es la esencia del modelo capitalista, de donde depende la estabilidad de una realidad social.  Quebrar la secuencia es quebrar el molde, con consecuencias dentro del mismo seno de los países más dependientes del llamado “oro negro”, especialmente en los países con más confort, más industrialismo, más ricos, mejor armados y más militarizados y militaristas.

La empresa es ─dentro de la lógica capitalista─ utilizar la infraestructura energética presente con el menor gasto posible en cambios, hasta que se agote la última gota de petróleo en el planeta.  Independiente si para obtener una gota haya que derramar toneladas de sangre, cosa que aun así sale menos costosa ─seguiendo con la óptica cruel capitalista─.  Si no maximizando ganancias, minimizando pérdidas, pues, como manda el credo.    De manera que, cuando se avecine la extinción de esa última gota, exista un potencial no mermado ─económicamente hablando─  para afrontar el cambio, sin importar que otros sean los mermados, empobrecidos, con problemas para transitar el viraje tecnológico, incluso hablando de países con yacimientos de petróleo (que a lo mejor para entonces ya no serán de su propiedad).

La pregunta lógica es:  ¿por qué iniciar un traumático cambio en la infraestructura de la tecnología energética de los países desarrollados, industrializados y gran consumidores, y afectar prematuramente el confort de sus sociedades soportes del sistema, si aún hay petróleo fácil y hasta barato en el mundo?  Es ridículamente más barato y sencillo, como se dijo, tomar militarmente las reservas de otro país a andarse planteando costosos cambios infraestructurales de explotación, por ejemplo, de la energía eólica, solar, de los biocombustibles, de la gasificación del carbón, del hidrógeno, de la fisión nuclear, etc. 

Mientras el petróleo se acaba en el mundo, las potencias exploradoras parecen fortalecerse sitiándolo, abonando estratégicamente para realizar el giro tecnológico para cuando llegue, en la consideración de algunos plazos y cifras, como los que siguen:  en el 2.025, junto a China, EEUU consumirá el 40% de petróleo mundial; la vida efectiva de la industria petrolera mundial tendrá un mercado de unos 70 u ochenta años; hay países (Venezuela y Arabia Saudita) con reservas hasta para 200 años; EEUU virtualmente ya no tendrá petróleo propio más allá de dos años, dado que consume 7 mil 300 millones de barriles anuales de unas reservas calculadas en 16 mil millones.

Sáquese la cuenta del tamaño de la crisis y del peligro que significa que un conjunto de países militarmente armados anden sin petróleo ─la base energética de su modelo capitalista─, con el agravante de no disponer de una tecnología sustituta suficiente para el momento, sino extendida para la época en que el petróleo merme definitivamente sobre la Tierra.  Sin duda una guerra de fácil pronóstico, con saldo arrasado para los países-yacimientos.   No hay que ser augur para decir semejante simpleza.

Alguien podría decir que el primer mundo ha convertido en ética el bienestar de sus pueblos, de sus sociedades, y es su compromiso sostener el modelo político y económico que actualmente lo soportan, no importando que aniquilando otras “éticas” de menor valía.  Otros dirán que es el duro afán de lucro del sistema que empuja, capitalista y transnacional.  Otros, que es una hipocresía la aparente preocupación por el sueño tranquilo y próspero de un europeo o norteamericano, dado que el hecho figura un redil de reses que sostiene a los plutócratas del sistema, quienes usan la estabilidad de sus países como bases de operaciones para lanzarse sobre el resto del mundo...  Etc.

Pero lo que no hay que dejar de decir es la verdad:  está planteada una guerra sin cuartel por el petróleo entre tres bloques mundiales:  Rusia (que tiene petróleo, pero busca también geoestrategia), China (gigante consumidor) y Europa y EEUU (países extremadamente armados), estas dos últimas referencias aliadas en bloque.  A la par que exploran o sitian yacimientos, no pueden evitar suponerse que conquistan el mundo, en tanto es un hecho que constituye un posicionamiento geoestratégico con perfil de apoderamiento mundial la ocupación de un país surtidor en cualquier parte.  La otra cara de la verdad (más desgraciada para los pueblos) es la división de tal lucha en dos bandos:  las potencias industrializadas sedientas (el depredador) y los países surtidores (el depredado).

Ante el hecho, en todo caso hay que prevenir a los estadistas tarados que en algún momento, en nombre del derecho internacional, puedan imaginarse sustraídos de la realidad descrita.  Siempre la miopía amerita el acercamiento de planos y la ilustración.  Por el bien propio y del pueblo, y por el porvenir de una nación sobre la faz de la Tierra.  No se dejará desplomar el conglomerado de intereses mundiales en torno al petróleo como base de la “felicidad” (poder, estabilidad, preponderancia) para sacrificarse por un ridículo país surtidor, seguramente poblado por salvajes que jamás sabrán lo que es la vida desde el ángulo “superior” del primer mundo ni qué hacer con tantos recursos.  En tal caso, se hace necesario denunciar la estupidez.  Dígase como se dice, que la necesidad tiene carra de perro, aún en países que se precian los más civilizados del planeta, y vendrán finalmente por su mordida vital.

II

Volviendo al principio, sobre cómo presumen ha de caer el presidente bolivariano Hugo Chávez, es decir, el custodio ejecutivo del país con mayores reservas en el mundo, hablábamos de diplomacia, de diplomacia de la guerra, de manual de guerras y golpes, y decíamos que, si mal es verdad los trabajos ya se le han avanzado con ese propósito, no ha caído porque no han madurado los trámites lógicos de la moderna guerra de cuarta generación que se le plantea, después del torpe bastonazo imperial del golpe de Estado de 2002.

El trabajo adelantado es la acusación de narcotráfico, terrorismo y guerrilla que todos conocen, además del entrenamiento y agitación que los factores exógenos interesados practican sobre un sector de la masa estudiantil, con financiamiento artero.  El objetivo es lograr el descrédito y la desestabilización, comprendiendo siempre que estos constituyen el primer paso de la guerra cuartogeneracional:  manejo de los medios transnacionales de comunicación (con afincamiento interno) para mentir goebbelianamente y convertir lo falso en verdad y viceversa, y proyectarlo al mundo para manipular a la opinión pública y llenar los requerimientos del formulario del Consejo de Seguridad de la ONU para, finalmente, proceder.  Teniendo en cuenta, también, que este “proceder” es el paso segundo, la toma, el sitio, la invasión, directa (tropas extranjeras) o indirecta (tropas nativas marionetas).

Tal es el esquema:  se agitará a través de los estudiantes (se juega en la actualidad con desatar una matanza, un error, un tiro, un fallo, un muerto) y otros factores civiles hasta la hora de las elecciones de 2.012, momento marcado como orgásmico en el plan concebido para lanzar el grito de fiasco electoral cometido por un militar que lo que busca es perpetuarse en el poder (Hugo Chávez), sin importar que haya ganado en buena lid, como se dice.  OEA, Consejo de Seguridad de la ONU, EEUU, DDHH, como instituciones mundiales policíacas de la “verdad”, esperarán al acecho.

“hay que acotar que mentir sobre Venezuela y meterse con ese cuento en el país mayor reservorio de petróleo del planeta, tiene que sonar por fuerza a una fantasía de la malevolencia humana con capacidad para detonar las alarmas de la tranquilidad civilizatoria”

Para el caso que el plan falle y aún no se encuentren maduros los racimos de esta fase difamatoria que justifique la intervención militar, lo más seguro es que el Presidente de la República inicie un período de gobierno francamente imposibilitado por la desestabilización.  2.012 a 2.018 es un período que tiene la particularidad demoníaca de contemplar a una potencia militar vecina sin petróleo ya debajo de su tierra, muy cerca de la hora de las alarmas del año 2.025, cuando su necesidad de hidrocarburos sea prácticamente inviable, pacíficamente hablando.

Siéndose franco, dígase que los EEUU no se han delineado más frontalmente en contra de América Latina porque todavía la sienten segura, bajo su égida, como su “patio trasero”, su granero, pues, ni amenazada ni amenazante significativamente a sus intereses, reservándola estratégicamente para momentos más acuciantes de crisis.  El petróleo venezolano está contado ─con toda seguridad, como el de Libia─ como parte de sus reservas imperiales, del mismo modo como ya tienen contabilizado la Amazonia en su haber de riquezas naturales.  ¿Quién se atreve a decirme que me engaño sobre la catadura moral de semejante dirigencia de país y aliados?

Y como dijera Kissinger respecto de Egipto y de su entonces gobernante Mubarak, que había que dominarlos como piezas claves para el dominio del área geoestratégica africana y del Medio Oriente, no hay duda que ya los EEUU (siempre sus aliados detrás) sentenciaron que dominando a Colombia se tiene a Venezuela, o sea, petróleo.  Nadie habrá de dudarlo a la luz de tanta historia reciente de injerencia, especialmente durante el gobierno de Álvaro Uribe.

Finalmente, para terminar de delinear este tenebroso imaginario de la toma de Venezuela y su petróleo, se puede figurar que, de prosperar su saqueo y la intervención extranjera, acuñadas en una oposición interna, podría intentarse dividir el país en las partes de la conveniencia expoliadora:  una con petróleo y otra sin nada de reservas, con mucha población y problemas, tal vez separadas por una zona de exclusión de vuelos militares a partir de la Faja Petrolífera del Orinoco.  Entonces, en medio de tal situación, se concretarán los gobiernos autónomos eternamente soñados por los sectores extremistas de la oposición venezolana en los actuales estados Zulia y Bolívar (quizás la costa con Monagas y Sucre), donde ejercerían suertes de protectorados imperiales proveedores de petróleo a cambio de la infinita libertad ( protegida) de hacer con la cosa pública lo que personalmente se quiera.

III

Por supuesto, algunos inconvenientes para el obrar extranjero en pro del petróleo venezolano se han presentado con la figura de Hugo Chávez (llamémosle fortalezas), a la luz de los últimos acontecimientos en Libia como país petrolero ya intervenido, y a la luz de la técnica de manual que utilizan las potencias para golpear a quien sin importar en un tiempo fue su aliado o marioneta.  Nombres pueden rodar sobre la mesa, además de Gaddafi:    Noriega, Saddam, Ben Alí, Mubarak, todos derrocados por el viejo amigo poderoso, tanto más cuanto conocidos en virtud de una alianza que permea inevitablemente conocimiento sobre las debilidades como eventual país enemigo en una confrontación o ataque futuros.  Chávez no se ha aliado con los EEUU, ni con Francia o Inglaterra, las actuales potencias que codician el petróleo y la geoestrategia mundial y que parecen empujarse locamente hacia una megalomaníaca conquista del mundo.  Mucho menos ha sido peón o marioneta.

Otra fortaleza a considerársele a Hugo Chávez en favor de una no intervención en Venezuela (o que explica por qué ha tardado), y dentro de un cronograma atípico que él genera para la aplicación de las “recetas” injerencistas por parte de las potencias, es el apoyo popular, jamás decaído en 12 años por debajo del 54%.

Consideración aparte, hay que mencionar el carácter pacífico y constructivo de un país como Venezuela (fuerte en su identidad por su marcado valor histórico), de difícil desmontaje por el esfuerzo mediático invasor, por más que se afinque ─como lo ha hecho─ en sectores apátridas internos que juegan a la desestabilización.  Dicho a grosso modo, con todo lo que tenga para desarrollarla como una consideración aparte, agredir a Venezuela podría comportar la agresión que se le hizo a Polonia como factor desencadenante de una opinión y reacción mundiales en el inicio de la segunda guerra Mundial o la carga desencadenante del balazo magnicida que dio paso a la primera.  Sobre la perspectiva actual de que lo que pasa con Libia es un extremo del cinismo de las potencias y de las institucionalidad mundiales, a quien se le roba petróleo con la justificación de un inicial y criminal bombardeo sobre civiles; o de llo que pasó con Irak, a quien se le birla su petróleo con la manida pero funcional mentira en su tiempo de las célebres armas de destrucción masiva; hay que acotar que mentir sobre Venezuela y meterse con ese cuento en el país mayor reservorio de petróleo del planeta, tiene que sonar por fuerza a una fantasía de la malevolencia humana con capacidad para detonar las alarmas civilizatorias de la paz mundial.

martes, 15 de marzo de 2011

Entrevista a Animal Político

Creador del blog Animal político

Oscar Camero: “El mundo se hace fluido bajo la interconexión”

De oficio, Oscar Camero es un escritor dedicado a la investigación del tema político, un hecho extremadamente escaso en un país extremadamente polarizado políticamente. La paradoja vale para decir que los cibermedios representan una poderosa herramienta por donde fluye el también escaso debate que sólo se conforma con el anecdotario y la consigna repetitiva del slogan hecho en la propaganda.

El blog manejado por Oscar Camero la ubicamos en www.zoopolitico.blogspot.com un medio diseñado para el análisis político, geopolítico y cultural teniendo a la realidad venezolana como punto central.

Para ilustrar lo dicho, en blog se anuncia con la siguiente entrada: “¿Quién puede evitar hablar de política? Es la ciudad, o el hombre en la ciudad, de acuerdo con el viejo Aristóteles. Al doblar la esquina, beber café con un pana o leer el periódico, siempre surgen ideas rápidas sobre la polis que, si no se intercambian o escriben, nunca llegan a surtir el efecto de la palabra. Así esperamos”.

Pero dejemos a nuestro ciberperiodista asumir sus propias definiciones sobre Animal Político y sobre el papel de esta propuesta comunicacional lanzada al ciberespacio para el gusto de quien la captura.

-¿Cómo defines a Animal Político en el ámbito de una propuesta comunicacional para los cibernautas?

-Es un blog apasionado por la política, tema que de viejo describe al hombre como un sujeto que se debe a ella.  Ya sabes, Aristóteles y su expresión “el hombre es un animal político”.  Procura disertar, a guisa de ensayo, asuntos que nos ayuden a comprender temas como el poder en un mundo lleno de rivalidades y competencias  Animal político se sentiría satisfecho si llegara en enseñar a alguien a desmontar un discurso y mirar las trampas que se esconden detrás de las palabras y las actitudes de los poderosos, acostumbrados al mando y al expolio de las masas.  Se inserta en el marco político específico de la Venezuela presente, que experimenta una situación de concienciación histórica y de cambios sociales.

-De esa manera te defines como un ciberperiodista?

-En tanto utilizo el ciberespacio y la forma digital para difundir una opinión, sí.  Si acepto ser periodista, no lo sería en el sentido convencional del sujeto que va a la noticia (eso implica un profesionalismo y academia que no tengo), sino del opinante que va a su intelecto y criterio propio. Digamos, en fin, para usar tu expresión, pero con más especificidad, ciberperiodista de opinión, porque me afinco constantemente en el tema de la realidad política nacional y mundial para disertar.  Ahora mismo estoy escribiendo un artículo sobre el poder y el tema militar en el mundo, sus doctrinas, que nos conducen a desmontar un discurso que presupone que hay  naciones providenciales (Israel, EEUU) que pueden hacer lo que se les antoje en la materia. 

Respeto una máxima de las escuelas de periodismo: nunca digo algo que no haya sido verificado, a menos que lo trate como materia ensayística especulativa.  Es decir, si me toca manejar una noticia, intento la responsabilidad de la fuente.

-¿Cuál es tu rol en Animal Político?

-Soy el creador y responsable de la página.

-¿Y cómo se establece la relación entre quienes consultan tu blog?

-Animal político no es muy popular.  El formato tipo ensayo, digamos, no es muy coloquial.  Pero -supongo- realiza su trabajo de llevar la reflexión a espacios que ya cultiva, como en portales como Aporrea. Rebelión, Abrebrecha, periódicos regionales y extranjeros (digitales y no digitales), así como otros blogs y espacios del ciberespacio que republican sus contenidos.

-¿Cuál es tu rutina de investigación, o cómo es tu rutina en el papel de investigador?

-Voy al ciberespacio y a materiales bibliográficos para apoyar mi discurso.  Pero básicamente me afinco en mi conocimiento personal y me aprovecho de la herramienta ensayística para presentar los contenidos.  Normalmente escribo un artículo en dos o tres horas, en las mañanas,  pero ocurre que a veces me toca desenmarañar “trancas” de carácter investigativo y entonces pasa que tardo días con un solo escrito.   Sobremanera, cuando debo documentar lo aseverado, cuando el escrito es menos ensayo que noticia y debe respetar el cuido por las fuentes, las cuales procuro siempre lo más confiable. El artículo se va “cocinando” en apuntes que llevo siempre conmigo.

-¿Cada cuánto tiempo alimentas de información a Animal Político?

-Intento hacerlo semanalmente, pero, si surge un tema “caliente” en materia política, Animal Político rompe su periodicidad y lo atiende, como una manera de aportar al debate que por lo general estos temas suscitan.

¿Qué hace diferente a Animal Político de otros cibermedios más o menos de la misma orientación temática? ¿Conoces otros cibermedios como el tuyo?

-Bastante. Los promuevo en mi página. Lo que lo hace diferente es que Animal Político intenta una reflexión (fuerte, sarcástica, académica, apasionada, etc.) e ir un poco más debajo de la superficie de la cosas.  El citar debidamente a las fuentes y el ser responsable de los criterios emitidos es sintomático de lo dicho.

-¿Cada cuánto tiempo alimentas de información tu blog?

Intento hacerlo semanalmente, pero, si surge un tema “caliente” en materia política, Animal político rompe su periodicidad y lo atiende, como una manera de aportar al debate que por lo general estos temas suscitan.

Hay un asunto que tiene loco a más de un periodista con ese concepto de la veracidad, la objetividad, lo oportuno, argumenta algunas ideas sobre lo planteado.

-Es un punto peliagudo.  De los puntos dichos, me quedo con la veracidad, que por si sola ha de conducir a lo objetivo, sin importar si es oportuno o no.  Los otros puntos, “objetividad” y “oportunidad”,  parece que al presente, cuando se desmonta el tema de los medios de comunicación como empresas con aberrantes intereses, se enmarcan en la ruptura del paradigma periodístico del momento, acostumbrado a servirse de su perversión y manipulación (de perversión de los puntos dichos).  Se es objetivo y oportuno, para explicarme mejor,  si conviene al caudal de intereses de los dueños de los medios.

-¿Consideras al ciberperiodismo una herramienta para el desarrollo del futuro periodismo? ¿Hasta cuando los medios tradicionales serán tradicionales?

-Si duda, por ahí viene una debacle de los medios convencionales; ellos mismos tendrán que mutar o hibridarse, so pena de morir, como mueren las entidades cuyos hábitats y condiciones se les desaparecen.  No diré del todo, pero el mundo se hace fluido bajo la interconexión, y ello le quita mucho de exclusividad y pegue a los medios tradicionales.

Como se percibe de sus propias palabras, Oscar Camero no es un ciberperiodista que desperdicia la sagrada oportunidad que dan las palabras y las ideas cuando son publicadas en un medio. Es esto, nuestro entrevistado tiene de algo de aristotélico, un ingrediente que muchas veces carecen los profesionales que ejercen en los medios tradicionales. Camero razona sus consideraciones sobre una materia que conoce al dedillo, y sobre el tema de la objetividad, (caro tema de un oficio que hoy en día está muy en boga por quienes consideran que la suya es la última palabra) precisa que se es objetivo y oportuno si es conveniente “al caudal de intereses de los dueños de los medios”.

En conclusión, el ciberperiodismo acerca a los ciudadanos al manejo de los medios de comunicación. Es una herramienta de la tecnología para acercar los espacios infinitos y lejanos a un sencillo cuarto de habitación. De esa manera la realidad se hace posiblemente más accesible por quienes transitan por el tecleo de una computadora.

En cuanto al periodismo como ejercicio profesional –nunca podemos dudar de su existencia futura- tendrá que redescubrir sus propósitos, sus fines, incluso reinventar sus formatos, pues con el ciberperiodismo –vaticino- el periodismo tradicional sólo existirá como materia accesoria.

Ciertamente, esta herramienta tecnológica y este formato comunicacional ponen en otra dimensión las porciones de realidad que anteriormente consumíamos de los medios masivos de comunicación.

Responsable de la entrevista:  Freddy Martínez 7016947. RV1. Núcleo Maracay

UNIVERSIDAD CATÓLICA CECILIO ACOSTA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL

PROGRAMA DE COMUNICACIÓN SOCIAL A DISTANCIA

NÚCLEO MARACAY

CÁTEDRA: Ciberperiodismo

lunes, 14 de marzo de 2011

La batalla final será en Bengasi, Libia

Petróleo, Gaddafi “La batalla final será en Bengasi” puede ser el titular de un periódico respecto de la reciente decisión de Muammar Gaddafi de avanzar militarmente sobre ese bastión rebelde.

El coronel libio ya echó a los rebeldes de los alrededores de Trípoli, la capital libia, corriéndolos de Zauiya (una avanzada rebelde muy cerca de Trípoli), de Ras Lanuf y Brega, ambos puertos petroleros de importancia.  Y ahora, en su paso hacia Bengasi, ya bombardea Ajdabiya, un nudo comunicacional estratégico en el país.

Bengasi será el premio mayor, la segunda ciudad en importancia en Libia, hoy en manos de los rebeldes.  La toma de tal sitio con seguridad constituirá la derrota rebelde, hecho que no le dolerá tanto a los rebeldes como a quienes los han instigado en su rebelión:  las potencias e instituciones occidentales, tales como EEUU, Francia, Inglaterra, ONU, OTAN... Es decir, un Gaddafi triunfador, con la revancha en la mano de venderle su petróleo a quien le venga en gana, así porque sí.

¿Se imaginan?  ¡Simplemente de terror para Occidente!  El hombre mueve las teclas en su guerra:  ofrece 500 mil dólares por la cabeza del líder rebelde y a la par ya ofrece a China, India y Rusia los puestos petroleros abandonados por las empresas occidentales, en fuga por causa del conflicto.  Es una guerra, pues, donde vale de todo.

“La batalla final será en Bengasi”:  de consumarse tal titular, los EEUU y su combo quedarán como unos grandes pendejos que intentaron abrir la gallina de los huevos de oro, perdiendo el chivo y el mecate.  ¡Nunca se imaginaron que debajo de las arenas desérticas libias hubiera tanto petróleo y agua, cosa que los lleva a la aventura presente, a perder la razón!  Por soñar con apoderarse de todo, pueden hoy perder la tajada de petróleo que aún desde Libia les llega.  Mientras ellos mueven sus palancas para formar una alianza y una amañada legalidad para intervenir, moviendo sus medios transnacionales de desinformación, Gaddafi aplasta a sus seguidores en tiempo real sobre el terreno.

“Por soñar con apoderarse de todo, pueden hoy perder la tajada de petróleo que aún desde Libia les llega”

Nadie asevera que Gaddafi sea un angelito; otras varias razones habrá seguramente para la revuelta en su contra.  ¡Pero cómo repercute en la conciencia independentista nuestra el hecho de que un líder defienda a muerte la soberanía de su patria, en contra de poderes extranjeros e internos nacionales complotados!  De perder Gaddafi, perderá Libia su soberanía petrolera, mandará en el país una dirigencia vendida y podría afectar la fortaleza de la OPEP.  Por eso es que esta historia, como reza el título, nos suena familiar y hasta nos afecta. ¿No lanzaron los poderes extranjeros, juntos a sus internos lacayos, un golpe de Estado aquí en Venezuela en el 2002, para robarnos el petróleo, secesionar a los estados Zulia y Bolívar del ámbito de nuestra integridad territorial?

Sin embargo, dado la importancia que como botín petrolero tiene Libia, es difícil que el temerario coronel concrete la toma de Bengasi:  las potencias militares occidentales están a punto de intervenir con apoyo aéreo para defender ya a sus valientes y financiados quintacolumnas.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Irak, Libia, Venezuela, guerras de verdad y mentira

Guerra de cuarta generación Sobrado es sabido que la verdad es la primera víctima en una guerra.  Eso lo sabe casi toda la especie humana, desde el soldado que participa directamente en el teatro de operaciones hasta el civil que, desde fuera, reflexiona sobre el derramamiento de sangre.  Pero la gloría de su acuñación como frase le correspondió a un político estadounidense llamado Hiram Jhonson, por allá en 1.917, a propósito de la primera Guerra Mundial.

Y es un hecho.  ¿Quién lo duda?  Coloquialmente aceptamos esta gran verdad con la expresión “En la guerra y el amor todo vale”.  Y la historia nos trae cantidades de argucias que faltaron al principio de la verdad para impactar la moral del enemigo, por supuesto, sin ningún tipo de recriminación, porque en una guerra, sobretodo si te atacan, tu único compromiso es sobrevivir, con verdad o sin verdad entre las manos.

...”tenemos mucho pero mucho petróleo, hoy por hoy la base de las descomunales calumnias”

Entre griegos, Patroclo se vistió de Aquiles para hacer retroceder a los troyanos; entre españoles, al Cid lo montaron ya cadáver sobre un caballo para acobardar a los moros; entre venezolanos, Páez mando a sus llaneros a arrastrar cientos de cueros de reses en medio de negra noche para dar la impresión de poseer un ejército descomunal...  Argucias, como dije, falsedades, mentiras, mentiras blancas, si se quiere, pero todo en el marco de una guerra y desde el bando válido de la supervivencia.

Ahora vamos al grano, y digamos que hoy, era de la información, la manipulación de la verdad en sí misma es una ciencia o tecnología, un arte de la guerra, una guerra en sí misma.  Es lo que se conoce como “guerra de cuarta generación”, situación digamos prebélica donde los bandos se caen a “verdades” y “mentiras” con el propósito, primero, de justificar el inicio de un conflicto y, si es posible, consiguientemente, ganarlo de antemano, es decir, sin echar un tiro, con el aval desinformado de la opinión pública.

Fue lo que se hizo con Irak y el cuento de la armas de destrucción masiva y lo que se acaba de hacer con Libia, con el cuento de los bombardeos a civiles, que nunca existieron, según fuentes rusas.  Casi todos creyeron esa especie, digamos obedientemente, y casi nadie echó de ver que lo buscado es siempre el petróleo, el eterno y finito petróleo.

Ahora, reflexionemos.  Lo deplorable es que la verdad pierda aun antes de empezar a combatir y, lo que es peor incluso, que su versión prostituida sea utilizada para empezar una guerra, guerra cínica, descarada, injusta.  En Venezuela el poder imperial ya hizo amagos con su “guerrita” de cuarta generación, cumpliendo su primera fase, que fue la de levantarnos calumnias de narcotráfico, guerrilla, tiranía y terrorismo; pero nunca concretó la segunda, la de atacarnos militarmente, después de preparar el terreno con sus mentiras.  Sin embargo, debemos estar alertas.  Las guerras de cuarta generación no terminan. Y no se olvide que tenemos mucho pero mucho petróleo, hoy por hoy la base de las descomunales calumnias.

sábado, 5 de marzo de 2011

Archivo de encuestas, 2010

El presente es un archivo de las encuestas que a lo largo de su vida irá realizando el blog. Al no tener la certeza si blogger de algún modo las almacena, una vez finalizada, y al no ser posible dejarlas consignadas en el blog mismo, se crea el archivo con el propósito de guardar un momento de historia y de opinión pública. Probablemente resulte tener alguna utilidad, más allá de la evocación.

Son de dos tipos: las breves, tipo avispas, con duración de un mes o una semana, de naturaleza circunstancial; las prologadas en el tiempo, con duración de 6 meses hasta un año, un poco más con valor de "encuesta" (digamos), propiamente. Están a continuáción dispuestas en orden cronológico.

 Encuesta prolongada - Elección Asamblea Nacional sep 2010