Compartir la entrada

lunes, 16 de mayo de 2016

LA VIDA EN UN VOTO (CUENTOS POLÍTICOS)

El gran líder político una vez quiso ir al mercado como cualquiera a comprar una tajada de queso.  Añoraba esa libertad perdida, y extrañaba ser ese hombre libre y anónimo cuyo cuerpo inadvertido se puede desplazar entre las masas de siempre.  Pero medio país lo odiaba y lo reconocería donde fuese para escupir su rostro y, extremamente como ocurre en política, hasta matarlo.  La otra mitad lo adoraba, como se susurraba él mismo en sus momentos de vanidad, y eso lo reconfortaba.

"─Un líder más magno ─se decía a sí mismo frente al espejo mientras se pegaba un bigote postizo y oscurecía su cara con maquillaje, así como también se calzaba unos lentes oscuros─ debería ser amado por más y odiado por menos.  Cincuenta por ciento y cincuenta por ciento es una mediocridad."

Preocupado, mientras escondía sus divagaciones detrás de su excelente disfraz de parroquiano y cruzaba la calle, después del terrible trabajo de escabullirse de la seguridad de sus guardaespaldas, un elector lo atropelló.  Se había lanzado a la calle como se lanza por un pasillo quien es dueño de su casa.

─Un líder perfecto inspiraría a cien... ─fue lo que le dijo a la peatona que lo socorrió mientras intentaba devolverle el bigote despegado a su sitio.

Publicar un comentario