Compartir la entrada

domingo, 24 de mayo de 2015

Narcoestado en Venezuela como herejía o arma de destrucción masiva

1.  LA VERDAD MENTIRA

Cuando en los primero años del 1600 Galileo Galilei se hizo con un telescopio (de cuño holandés) y empezó a escrutar el cielo, puso a temblar a la Iglesia Católica y su concepción geocéntrica del universo, aquel cuento de que todo gira en torno al planeta Tierra.  Basó sus aseveraciones sobre pruebas experimentales, reivindicando a su vez las afirmaciones de Copérnico respecto del heliocentrismo, esto es, que el sistema planetario es solar, gira en torno a esa estrella.  Además, aportó datos observatorios sobre la luna y sus montañas, sobre nuevas estrellas, sobre los satélites de Júpiter, manchas solares, fases de Venus, comportamiento de las mareas, entre otras molestias para el status quo de la época.  Simplemente se convirtió en un hombrecito incómodo para los poderes (Iglesia, reinados, etc) que esquilmaban la ignorancias luminosa del ganado humano.

Había que eliminarlo, so pena de que todo el basamento de dominio se viniese al suelo al desacreditar la “verdad” institucional.  Aunque, probablemente por estar ahítos de sangre (en esa época abrasaban a cualquiera que chillase una verdad), no llegaron a tanto, pero lo obligaron a renegar de todas esas verdades vistas en el cielo.  Y así fue.

2. UNA NUEVA CONSTELACIÓN EN EL CIELO

De acuerdo con el Informe Mundial sobre Drogas de la Organización de Naciones Unidas (ONU) 2014, Colombia ocupa el primer lugar en incautaciones de cocaína en el mundo (lleva 15 años en ese sitial), seguido por los EE.UU., 36 y 16%, respectivamente.  En cuanto a incautaciones de éxtasis, Colombia ha ido aumentando desde 2012 y EE.UU. ocupa un tercer lugar detrás de Singapur y Europa completa.  Respecto del consumo tanto de cocaína como de éxtasis, por aportar el dato del país del norte, EE.UU.  ocupa un tercer lugar detrás de Escocia y España, hablando de cocaína, y un octavo si se habla de éxtasis.

En cuanto a marihuana, las incautaciones en el mundo son lideradas por los EE.UU. con un monstruoso 39%, ocupando Colombia el tercer lugar (7%) detrás de México (25%).  Y relacionado con su consumo, Colombia, Norteamérica y Europa son sus mayores consumidores.  Puede ver un resumen del informe en este práctico artículo de la revista Semana, por cierto escrito desde las entrañas mismas de la gran maquinaria productora:   “Estos son los países que más drogas consumen” [en línea].  Semana. 11 sept. 2014. (http://www.semana.com/vida-moderna/articulo/informe-de-la-onu-revela-consumo-de-drogas-en-el-mundo/395174-3). [Consulta:  24 mayo 2015].

En el informe ejecutivo de esta Oficina de las ONU contra la Droga y el Delito (UNODC), donde podrá encontrar un resumen con la consideración de tendencias y problemas definidamente aislados, se lee que los laboratorios fabricantes y la producción de metanfetamina ha aumentado en América del Norte, y que de un total de 144 toneladas de anfetamínicos incautadas en el mundo la mitad correspondió a esa geografía, conformada por EE.UU., Canadá y México.

Textualmente: 

El consumo de cocaína más problemático se registra en América. En América del Norte ha disminuido desde 2006, debido en parte a una persistente escasez. Sin embargo, más recientemente se ha observado un leve aumento de la prevalencia en los Estados Unidos, así como un aumento de las incautaciones marítimas. (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Informe mundial sobre las drogas 2014 [en línea]:  Informa ejecutivo.  [2014]. (http://www.unodc.org/documents/wdr2014/V1403603_spanish.pdf). [Consulta:  24 mayo 2014]).

En cuanto a producción de droga, según informe presentado por los mismos EE.UU., líder en consumo (lo cual lo califica para hablar en la materia), Colombia, después de México, es el segundo suplidor de derivados ilegales de opio; y, junto a Bolivia y Perú, preponderante productor de coca (consúltese la nota en “La lista de los mayores productores de droga en el mundo” [en línea]. El Universal. 16 sept. 2014. (http://elcomercio.pe/mundo/actualidad/lista-mayores-productores-droga-mundo-noticia-1757229). [Consulta:  24 mayo 2015]).  Al respecto, es decir, respecto del rol protagónico de Colombia en la producción mundial, existe una profusa literatura que huelga acá citar.

De modo que el sitial preponderante de los EE.UU. como país consumidor, así como el de productor de Colombia, constituyen hechos reales del mismo tenor que los hallazgos de Galileo Galilei en su época: una verdad irrefutable, un sol, un sistema, una realidad documentada y sostenida por un ente como la ONU, tan refulgente como la teoría heliocéntrica copernicana que, para apagarla, sería necesario quemar al ente rector internacional y borrar la historia contemporánea de la mente humana.

3. OFICIO INQUISIDOR

Pero es Venezuela el país escogido para su eliminación a fin de solventar la problemática de los dos colosos mundiales de la droga, uno productor y el otro consumidor, del mismo modo que se escogió en 1633 eliminar a Galileo Galilei para apagar sus “inadecuadas” demostraciones (lo hicieron abjurar), aunque el sol no haya tenido la culpa de ser el eje del sistema solar como para que condenen al pobre astrónomo ni la patria de Bolívar poseer la reserva de petróleo más grande del planeta como para que la responsabilicen y la intervengan militarmente.  Poco faltará para aseverar, aunque no figure en ningún estudio científico o estadística, que el petróleo de Venezuela es responsable de la desmedida apetencia por la droga del país consumidor (EE.UU.) y de la desaforada industria del país productor (Colombia).

Venezuela no aparece de manera significativa en ninguna lista de países consumidores, es decir, listas de entes calificados en la materia; y si aparece reseñada en el informe presentado por los EE.UU. en 2014 como país comprometido con el tráfico y la producción de droga, se comprenden fácilmente las motivaciones políticas al respecto:  (lo ya dicho) el petróleo incide en la producción y consumo de sustancias psicotrópicas y se requiere acabar urgentemente con el Estado venezolano para así salvar al país del norte y al vecino suramericano.

Tal sería la razón para entender por qué fue catalogada como “amenaza inusual” para la seguridad de los EE.UU. recientemente y cómo hace apenas unos días haya sido objeto de una campaña de descrédito contra sus funcionarios tendente a presentar al país como un Estado forajido con jefes de carteles de la droga entre sus poderes públicos, narcoestado, narcodemocracia, o lo que mejor suene a los efectos de posibilitar una acción militar en su contra, parecida a la que se acometió contra Irak por sus “armas de destrucción masiva” o contra el mismo Galileo Galilei en su tiempo por causa de su “herejía”.

Que el enorme yacimiento de hidrocarburos venezolano figure en la acción “libertaria” del policía del mundo como una incómoda característica del país “libertado”, es asunto secundario o accidental.   Importa es el narcotráfico, combatirlo hasta erradicarlo para dejar, finalmente, de consumir y producir drogas.

Publicar un comentario