Compartir la entrada

sábado, 19 de noviembre de 2016

INQUILINO DESALOJADO EN SABANA GRANDE, CARACAS, EN PLENO DESARROLLO DE LA MESA NACIONAL DE ARRENDAMIENTO DE VIVIENDA

Representantes de la Asamblea de Inquilinos de San Juan, parroquia de Caracas, acompañaron al Sr. William Giménez, quien en horas de la noche de ayer regresó a su domicilio y se encontró con que la Sra. propietaria, de nombre Norberta Rangel, le había sellado con bloque de construcción la entrada, dejándolo en la calle y, como si fuera poco, secuestrándoles sus bienes.
Sépase que el proceder de la mencionada está absolutamente fuera de ley, dado que, como ordena el TSJ en la sentencia 1171, Gaceta Oficial Nº 424.151, del 23 de octubre de 2015, las organizaciones sociales, las instituciones, los arrendadores y arrendatarios se deben sentar en una mesa nacional de arrendamiento para definir un protocolo de actuación en la materia de desalojo, censo y edificios de vieja data, el cual debe ser ratificado por el TSJ finalmente. Mientras tanto, quedan suspendidos, como se lee en la sentencia, los desalojos derivados de procesos administrativos realizados por la Sunavi, tanto en aquellas causas actualmente en trámite como en aquellas que se propongan durante el presente en cualquier otra instancia.  Demás está indicar que un proceder personal raya en lo violento y arbitrario, como en el caso del Sr. William, quien actualmente está en situación de calle.
Sirva el presente escrito para abogar por su persona, para realizar un petitorio a las instituciones del Estado, en espacial a la Sunavi, a quien se llamó y no respondió, de modo tal que se apersonen en el sitio hagan cumplir la ley.  Dicha ley es la Ley de Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda, al momento pisoteada.
Se llama a las organizaciones inquilinaria a estar pendiente para nueva convocatoria, a la prensa a que se sume, y al apoyo de la autoridad policial, como manda la sentencia 1171, quien tiene la obligación de atender los casos de hostigamiento contra los inquilinos.  Las leyes venezolanas en materia arrendataria son magníficas en su defensa de los derechos humanos y en la aplicación de una justicia histórica a favor de los inquilinos; pero puede la mejor ley convertirse en la peor si su contenido es mancillado o, peor aun, es letra muerta.
Los siguientes videos recogen el trabajo de los inquilinos de San Juan, presentes en el sitio, con grabaciones realizadas por Hernán Perozo y el servidor que escribe, Oscar J. Camero.

En el hogar bloqueado del Sr. Willian
Publicar un comentario