sábado, 27 de octubre de 2007

Fondo Internacional para la Liberación de USA: ayudemos al pueblo estadounidense

El gobierno de los EEUU ha propuesto la creación de un fondo internacional para la libertad de Cuba, y en nombre de la misma libertad, que tanto ensalza, se dispone a apretar las tuercas opresoras para de una buena vez instaurar su anhelado sueño de democracia tutelada en la isla. Porque es eso lo que se busca, ¿no? La implementación de un gobierno "democrático" sumiso a sus designios e intereses; no podría ser otro el resultado de tanto dólar inyectado en la concreción de este sueño cubano-americano: una indigna isla amarrada y arrastrada a la pata del coloso.
No vendrá alguien por ahí a decirme que EEUU ofrece una desinteresada ayuda y que lo quieren los gringos son elecciones y que, independientemente de los resultados y aunque les sean adversos, jamás echarán de menos los cobres invertidos, acatando los resultados. ¡No me digan, chirulí! Cuba está condenada a ser Cuba en oposición a imperio, porque no es otra la salida y porque ya se conceptualizaron las nociones. La instauración de un gobierno satélite de los EEUU en su seno pasa por el forjamiento de los resultados electorales, pues los EEUU jamás aceptaría unos resultados adversos; pasa por borrar de la historia el digno peso de Revolución Cubana y pasa y termina por convertir a la isla en lo que fue en los tiempos de Batista: el gran burdel de alivio hormonal gringo, ahí mismito, a tiro de nado.

De la misma manera que los EEUU se inviste de dignidad directora y aboga por crear fondos para rescatar de los "abismos" a otros países, no importándole para nada sus rayas genocidas, otros países también, aunque todos tengan bajos niveles de "libertad" y "democracia", pueden juntarse un buen día y exigirse crear un fondo para liberar al pueblo estadounidense, ya de gran proporción latina y negra, por cierto. Tendrían dignidad para hacerlo, dado que juntos no rebasarían la histórica capacidad genocida de los EEUU, y razones también, porque en la tierra de Lincoln es más la pobreza y la exclusión que se disfraza que la prosperidad que se apuntala. De hecho, ahora mismo se debaten en una crisis inmobiliaria e hipotecaria. Ese pueblo necesita libertad, educación, ayuda, y no merece el trato estupidizante que le dan las castas que severa y exclusivamente administran el país para ellos solos, dejándole a los demás la ilusión de libertad y felicidad disfrazada en el consumo.
En fin, un grupo de países que decidan que el pueblo gringo no vive feliz y que requiere de esfuerzos foráneos para ser liberado. Porque no puede ser felicidad esa idiotez de estar comprando y gastando los cobres en los periquitos que inventan los que verdaderamente tienen el mando en el país, los administradores del opio, expertos en dormir conciencias para distraer la atención de sus desmanes. En fin, un grupo de Países por la Liberación de USA.
No faltará algún sesudo analista que pregunte quiénes somos para decidir la felicidad de otros, y a ese sesudo preguntón le responderíamos que no lo sabemos, que sólo somos como él, unos consumistas de una invención gringa, porque es eso lo que hacen los EEUU a diario, decidir qué es la libertad y la democracia para los demás países, y tratar de realizar cambios.
Rafael Correa, presidente de Ecuador, ya dio un primer paso, aunque no expresamente para lo que hablamos. Pidio a los EEUU la instalación de una base militar en su territorio, con el propósito de equilibrar soberanías. Como si dijera: Si tú quieres una base militar en mi país, yo también quiero una en el tuyo. ¿No te parece justo, eh, gringo? Es lo que tu dices, acuérdate, el discurso..., la libertad, la justicia…, la igualdad... Si me vienes con el cuento que necesitas la base en Ecuador para monitorear las actividades de narcotráfico, yo te respondo que requerimos una en tu país para monitorear el consumo. Lo que es igual no es trampa.
Evo Morales también, por este estilo, tuvo que poner en su sitio al embajador norteamericano en su país, quien se burló de la petición presidencial de cambiar la sede de la ONU de Nueva York a cualquier otra parte, dado el maltrato que les propinan en EEUU a los asistentes a las reuniones del ente. Gozón él, respondió que lo único que faltaba era que pidiesen el traslado de Disney a otras tierras, dándole, por cierto, un buen estacazo a la dignidad de la organización, tan importante para el mundo como las caricaturas de Mickey Mouse. Evo le prohibió el acceso al palacio presidencia hasta una formulación de disculpas. Porque así como surgen conciencias que exijan la construcción de bases militares en tierra estadounidense, como ellos hacen en todas partes, así también tendrán que surgir otras que pidan que no todo lo que es sede de importantes organismos internacionales se construya por allá. Si a ese país ya no se puede viajar por la psicosis de la persecución de lo gringo en el mundo, entonces búsquese otro sitio. La ONU muy bien puede tener su sede en el África u Oceanía, pero ¿por qué hacerle el juego a la megalomanía de un país que se cree dueño del mundo?
En nuestro país, Venezuela, la misión militar que aquí mantenían en la Carlota, salió como corcho de limonada en los primeros años de gestión de Hugo Chávez. No se pudo tolerar su espionaje, el monitoreo de información y espacios de importancia estratégica para nuestra seguridad. ¿Qué hacía aquí una misión militar? Meter la nariz en el Fuerte Tiuna, husmear en la vida nacional, enviar informes detallados de nuestras intimidades. ¡Vaya locura!
Pero el revisionismo que actualmente se pretende con Cuba va más allá de la Cuba misma, hoy en gran relación con Venezuela. Se trata de una jugada que al Departamento de Estado se le antoja maestra: ejercer su frustrado antichavismo contra la isla, mientras desguarnecen a la isla misma. De mismo modo que una vez concibieron la Ley Helms Burton para afianzar el bloqueo contra la Revolución Cubana, no extrañaría que ahora se trate de inventar algo para cortar el suministro vitalizante desde Venezuela. Así, se mantiene en estado de orgasmo a una significativa cifra electoral mayamera, esto es, la llamada gusanera cubana, que desde el exilio sueña con un Enola Gay para la isla; se empieza a contrarrestar el radio de acción de Hugo Chávez, asestándole un golpe moral, y se espera tener preparado un ambiente de estrangulada necesidad nacional para cuando Fidel Castro muera físicamente, con cuyo impacto anhelan voltear la sartén.
Siempre para el hombre, cuyo espíritu no se alimenta con el pan material de la vida, se requerirá de una magna dosis de dignidad y moral. Me refiero a los maestros Martí y Bolívar. Por ejemplo el Libertador en 1818, ante la burla e intromisión de los EEUU en la cosa propia americana, ante el sojuzgamiento de los hábitos y procedimientos del Ejército Libertador, le ripostó: “Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende."
La fuerza de músculo, que se concreta en acción, proviene del espíritu.

Blogalaxia: ~ Technorati:
Publicar un comentario