lunes, 7 de diciembre de 2015

LOS PÁJAROS DE "MAL AGÜERO" DE APORREA VERSUS EL GOBIERNO SORDO DE LA DERROTA


Hay golpes en la vida, tan fuertes…  ¡Yo no sé!
"Los heraldo negros", César Vallejo.
Soy uno de esos especímenes de heraldos negros que escribió en Aporrea en los últimos días antes de las malogradas elecciones parlamentarias, trayendo a colación realidades e ideas incómodas para quienes, fanáticos como ellos solos, se empeñaban en ver que la pared revolucionaria era blanca cuando en realidad mostraba el color contrario.  Portadores de pedazos de calle que sacábamos nuestro material y lo exponíamos para llamar la atención y la conciencia con su horrible esplendor.
Una de los tantos irritados o incomodados con nuestras "negras nuevas" fue la ministro Iris Varela, quien desencantada por tan intolerable catadura de pájaros de mal agüero, escribió
"no deja de doler […] que algunos camaradas se vienen convirtiendo en la mejor arma del enemigo para golpearnos en tiempos de dificultades. Dijo Fidel citando a San Ignacio de Loyola: "En asedio a fortaleza toda disidencia es traición" [Iris Varela. "Dedicado a los de más allá de la izquierda" [en línea].  En:  Aporrea.  18-11-2015. http://www.aporrea.org/actualidad/a217396.html. [Consulta:  7-12-2015].
El mismo presidente Nicolás Maduro había expresado antes que Aporrea es pura pazguatadas.  Y así varios otros, como el actual gobernador de Anzoátegui, Aristóbulo Isturiz, quien confesó no leer el portal para nada, tiempo más atrás.  En fin, para volver con Iris y asaetear también a otros, digamos que nosotros, los heraldos negros, bichos, zamuros, etc., ni estamos más allá de la izquierda, ni golpeamos a nadie ni somos traidores.  Somos parte de este camión revolucionario que nos preocupa y chillamos cuando sus ruedas pisan nuestros dedos.  El color oscuro de nuestro oficio, ya que los unicolores no nos conceden otra tonalidad, se debe al magro efecto de la luz que percibimos procedente de la maltrecha lámpara de petróleo revolucionaria.
Hoy, 7 de diciembre de 2015, la Asamblea Nacional Bolivariana (ANB) se perdió en unos términos jamás temido ni en nuestras más pesimistas pesadillas de pajarracos apocalípticos, según la expresión despectiva para con nosotros de un optimista de esos revolucionarios.  Y puestos a llamar atenciones y a recoger tan triste cosecha, he de suponer que las otras aves de negro oficio que pululan en el portal WEB coincidirán conmigo en dejar establecido que (1) el gobierno de Nicolás Maduro fue sordo a las señales del pueblo, (2) se ha desconectado de la bases populares, como tremebundamente lo demuestran los resultados electorales, y (3) se ha declarado incompetente ante un problema de Estado (la guerra económica), por ende, en eventual desbandada ante su irresolución.  Esto último declaración del mismo mandatario al reconocer el triunfo opositor, lógica de pluma blanca o negra que ha de obligar a la toma de estructurales decisiones gubernamentales.
Independientemente de que en los últimos días haya el gobierno desplegado el esfuerzo de tapizar con estratégicas dádivas el desmesurado farallón de la deficiencia económica.  No se compra al pueblo ni a un revolucionario con comida o enseres circunstanciales; a lo más, con esto lo que se desarrolla es un comercio conveniente de conciencias incapaz de resistencia en zonas y momentos de desafiante aridez.  No se compra la verdad comunitaria, esa que late a lado del pueblo, con que un jefe de Círculo de Lucha Popular (CLP) se pueda comprar un teléfono marca Caribe o con que un jefe de UBCh haya asegurado el pernil para navidad o con que un jefe de patrulla haya podido realizar un par de mercados solidarios con compensatoria facilidad.  ¡No!  Es que esta tan mentada guerra económica que destrozó a la Revolución Bolivariana con unos números electorales sinceramente a borde de precipicio no tendría que estar batiendo sus alas tan orondas en tiempo presente, lamentablemente de derrotas.  Se le advirtió con tiempo a Maduro, al gabinete, a la dirigencia nacional y local, desde Aporrea y desde el ángulo de la calle misma, y resultó que toda la estructura resultó sorda, desde la cabeza ejecutiva del proceso de gobierno hasta las células comunales de organización, conocidas como Unidad de Batalla Bolívar-Chávez (UBCh).  Fanatismo y autismo como males enquistados; soñadores que pretendieron conquistar la realidad a fuer de conciencia grata popular, esa que reza que un viejo con pensión o un joven con computadora Canaimita no puede tener alma para traicionar, cuando el mandato ha debido ser a la inversa:  conquistar conciencias con realidades.  Yo mismo soy un jefe de patrulla, sólo que con la oscura peculiaridad expuesta en el escrito.
Finalmente, recuento cronológicamente la emisión de mis graznidos pidiendo cuido a los problemas, llamando la atención de mis camaradas, exponiéndoles la calle con sus problemas al gobierno, ejerciendo traiciones de ultraizquierda y escribiendo pazguatadas como muchos otros que no fueron oídos:
24-10-2015:  "La guerra a flores contra Lorenzo Mendoza" (http://www.aporrea.org/ideologia/a215982.html):  ¿cómo es que un monopolista como éste, con una empresa de alimentos estratégica para el país, en gran parte responsable de la guerra económica, no fue expropiado o nacionalizado a tiempo?  ¡Vayan a ver cuándo lo pueden hacer ahora, con la ANB como guarida!
10-11-2015:  "Lo que hay en el ambiente" (http://www.aporrea.org/actualidad/a216956.html):  huelga comentarlo:  lo que hay en la calle, el problema, lo que había que oír, la cola, la arrechera de la gente.
28-11-2015:  "Los golpes que da la vida para la Venezuela presente" (http://www.aporrea.org/actualidad/a217949.html):  la horrible contemplación de lo que le advino a Venezuela después de la muerte de Bolívar en 1830 y lo podría advenirle en el presente, con ciclos que se repiten, con la muerte de Chávez.
4-12-2015:  "Cambio post 6-D o muerte" (http://www.aporrea.org/ideologia/a218392.html):  malo, estamos en esas.
 

-->
--   Oscar J. Camero, @animalpolis
Publicar un comentario