Compartir la entrada

domingo, 16 de septiembre de 2007

El renacimiento de la Guerra Fría


Cinco o seis factores justifican el renacimiento de Rusia al panorama de la "nueva" Guerra Fría planteada en la actualidad, aunque habría que discutir si en algún momento tal situación cesó realmente del todo:
  1. La emersión de EEUU como gran potencia unipolar, como resultado de su política de estrangulamiento rusa: el trabajo separatista de la CIA en la disgregación de la URSS, su posterior trabajo belicista en las repúblicas resultantes como Ucrania y, finalmente, la decisión del gobierno estadounidense de instalar bases misilísticas prácticamente en la frontera rusa (Polonia, República Checa, Rumania y Bulgaria), bajo el argumento de prevenir los misiles iraníes.
  2. Las andanzas descaradas y sin cortapisas de EEUU en el mundo, invadiendo y creando alianzas aquí y allá. Su cruzada contra el terrorismo mantiene un escenario primordial en la toma de Afganistán, ahí pegadito al costado ruso, con una gran amistad trabada con el dictador de Pakistán, con poder atómico. De modo que Rusia tiene a los gringos por sus costados posibles: el europeo y el asiático. Preocupó mucho que EEUU colocara misiles en la parte de Europa estratégica para los rusos: fue la gota que derramó al vaso.
  3. El papel apocado de Vladimir Putin a la hora de ripostar al estilo Nikita Krushev en afianzamiento de la seguridad nacional. En otro tiempo Nikita le montó misiles a EEUU en Cuba, en respuesta a los misiles gringos en Turquía. (Vea EEUU tantea la expansión de su poderío militar, en esta misma página). Vladimir Putín está llegando al final de su trabajo , más cuando la Duma parece tenerle listo su probable sucesor, el nuevo primer ministro Viktor Zubkov, quien en su breve discurso habló de combatir la corrupción y sobre la "reactivación del complejo militar e industrial" de Rusia.
  4. La guachafita de los EEUU para ratificar el Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE), hasta hoy subscrito sólo por una de las partes, a saber, Rusia, Bielorrusia, Ucrania y Kazajstán. Así como también la ausencia de respuestas retributivas a las acciones rusas de reducción del arsenal, rebaja de 300.000 efectivos militares y retirada hasta los Montes Urales.
  5. El desbalance en el gasto militar, el cual alcanza un monto anual de 716.400 millones de dólares en EEUU.
  6. La gala estadounidense de seguir presentando sofisticados juguetes de guerra, como los aviones bombarderos de largo vuelo, cual si aún estuviera sometido a la presión armamentista de los años fríos.

Repuesta de esa hecatombe geopolítica que le significó el desplome de la vieja URSS, y bajo la consigna de que un mundo unipolar es "inadmisible e imposible", como lo expresara el mandatario ruso en la en la 42 Conferencia Internacional sobre Seguridad de Múnich, Alemania; Rusia le devuelve al mundo el viejo formato de la bipolaridad. Después del largo preámbulo histórico conocido, se presenta en el panorama internacional con "un sistema defensivo aeroespacial sin parangón en el mundo, el S-400, capaz de derribar de manera simultánea 12 objetivos aéreos de cualquier tipo desde una altura e 10 metros hasta los 30 kilómetros" (Jorge Petinaud Martínez: "Rusia fortalece sus defensas estratégicas" en Diario Vea. - (2.007) sept. 12; p. [23-4]). Y se presenta también con un impactante hallazgo tecnológico bélico: la detonación de la bomba más potente del mundo, hecha con una sustancia más poderosa que el trotil, no contaminante desde el punto de vista químico y radiológico, pero con resultados tan desoladores sobre el terreno comparable a la erosión los cráteres lunares.

De modo que la celebración iniciada con Ronald Reagan, en quien los historiadores reconocen al artífice de la caída del imperio soviético, encuentra un paradero. El famoso actor, quien también pusiera a la OPEP de rodillas, como él mismo lo dijera, seguramente respondería con una orden se profundización en la era de la guerra de las galaxias, en consonancia con una de sus últimas preocupaciones: el escudo intergaláctico para los EEUU. Si alguna vez la razón se impuso sobre el prurito belicista, toca ahora que se repita la historia y que los EEUU interpreten las señales de humo de un panorama que se perfila devastador en su esencia competitiva y acumulatoria de armamentos de destrucción masiva, aunque sea de modo potencial como en los viejos tiempos, lo cual siempre será preferible a esa especie de licencia para matar de la que disponen los gringos para cometer tropelías en el mundo. Según cálculos, por dar un ejemplo, lo que vaciaron en Irak durante la invasión fue equivalente al poder de varias bombas atómicas. Se impone, pues, desviar el sentido de algunos cañones y moderar el expansionismo implícito en tanto planes concebidos de dominio mundial.

Venezuela en nada es ajena a este panorama. Con un presidente que en varios escenarios ha planteado la necesidad de una sana multipolaridad mundial, es decir, la conformación de varios ejes de poder de desarrollo que se acoplen y se neutralice entre sí, y recojan en sí la mayor representatividad de los países del mundo; Venezuela se prepara para participar en la contienda. Si se le mira desde un punto de vista optimista, sería parte protagónica de un emergente bloque de países en desarrollo con inusitadas capacidades al que habría que tomar en cuenta; y si se le mira desde un punto de vista menos laudatorio pero defensivo al fin, tendría que tomar partido por uno de los bandos, y para ello no hay que olvidar que nuestro país en los últimos años ha estrechado relaciones con Rusia, Bielorrusia, Irán y China, todos ubicados en lado paradigmático donde pululan genes que no comulgan con la exigencia esclavista-consumista del famoso "sueño americano". Como corolario habría también que tener en la balanza la abierta hostilidad del gobierno norteamericano para con la nueva Venezuela, expresada en golpes de estado y permanentes campañas de violación a la constitucionalidad democrática.

En todo caso, la propuesta de la multipolaridad del presidente Hugo Chávez apunta a un reordenamiento más humanista de los polos de poder en el mundo, no avasallado por el viejo y tradicional esquema generador de pobreza y con una nueva configuración que, para el caso de Venezuela, no tomará en cuenta viejas posiciones neocolonialistas, modelos económicos neocapitalistas ni viejos compadrazgos que preponderan la expoliación de los recursos naturales y comercian con la condición humana.


Blogalaxia: ~ Technorati:
Publicar un comentario