jueves, 20 de septiembre de 2007

Gobierno del Estado Zulia: ataque a diario Panorama y escuálidas excusas

El asalto al diario Panorama es sólo una pequeña muestra del estilo de democracia que propone el responsable de ese estado, el gobernador Manuel Rosales, bien chapada a la IV república, con pases de facturas y escaramuzas que evocan las bandas armadas de Acción Democráticas y grupos policiales que ajustician según su propia ley, como en el pasado lo hacía la temible policía política Digepol, autora de cientos de crímenes.
No es fortuito que estos hechos "cuartorrepublicanos" tuvieran lugar en un estado gobernado por un señor oposicionista que desde las elecciones anda en campaña política, esperando ser abanderado de la oposición en los próximos comicios presidenciales. Es su estilo y cultura, pues su complexión política toda está cocinada en su militancia en el feneciente partido Acción Democrática, que tanto daño le hizo al país después de la dictadura de Marco Pérez Jiménez.
Primero el hombre participa y apoya el golpe de estado que diera Pedro Carmona Estanga (no se entiendo cómo anda libre, sin estar para nada imputado); segundo, se hace con una policía de irregular proceder; tercero, sus jefes de seguridad (esta vez no se incluye a López Sisco) resultan ser los presuntos asesinos de un funcionario de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y, por último, ocurren los hechos que son noticias hasta el sol de hoy: el asalto al diario Panorama, aparentemente por razones retaliativas.
Habrá que suponer que hasta aquí llega el sueño presidencial del Manuel Rosales, porque es difícil seguir criticando la gestión de otro si en propia casa se suceden tales bochinches. ¿Con qué moral hablar? ¿Es eso lo que se le propone a los venezolanos: un relajo, un estado penetrado por el narcotráfico, con asesinos en los cuerpos de seguridad y con grupos de civiles destrozando periódicos, los mismos que chillan hasta el ronquido cuando con el pétalo de una rosa (la ley) el gobierno toca a un medio afecto al oposicionismo? Para muestra un botón, dirá el venezolano: ya mostró lo que es y puede dar. Se le fue López Sisco a Manuel Rosales como asesor policial y parece que ahora recibe luces del famoso cierra canal venezolano, Enrique Mendoza.
Es curioso constatar que la furibunda bloguería oposicionista, como los grandes medios, apenas abrió el pico para protestar el hecho, pretendiendo pasarlo quizás por debajo de la mesa. Naturalmente, no están obligados, porque un blog no es precisamente para escribir lo que otros quieran oír, ni siquiera haciéndole honras a la verdad; pero algunos, escritos por periodistas y comentaristas políticos, no se les permite, éticamente, escurrir el bulto. Ahorita mismo estoy leyendo uno que subtitula su post con la palabra REPUDIO (así, con el mismo color), condenando el suceso en tres palabras y lanzándose luego a un feroz ataque retrospectivo sobre el maltrecho diario con la siguiente frase como abreboca "Sabemos que ese periódico no es precisamente un dechado de virtudes".
Al final de la andanada, contrario a lo esperado, uno tiene la sensación de que el pedazo de periódico se merecía la paliza, mereciéndose inclusive un bombazo. Con defensas así, mejor déjame que muera, cariño -diría el periodiquito, como lo motean tan inusitados defensores. Es como si dijéramos que los oposicionistas escuálidos son democráticos a regañadientes.

Blogalaxia: ~ Technorati:
Publicar un comentario