martes, 18 de septiembre de 2007

Leopoldo López y la Batalla de los Quioscos


Leopoldo López, el alcalde de Chacao que durante el golpe del 11 de abril 2.002 llamara asesino a Chávez y el día 12 explicara al país, al lado de Molina Tamayo, cómo fue que se tumbó al gobierno, y que unas horas más tarde participara en la cacería de brujas que se desató y en el arresto del ministro Rodríguez Chacín; parece considerar un jueguito de niños el andar echándole lavativas a los señores quiosquieros del municipio, sometidos últimamente a una serie de complicaciones en las que no se ve claro quién es el que ganará más, si la alcaldía o las agencias tigras publicitarias, que colocan vallas por doquier. Dando por hecho, naturalmente, que el quiosquero es un pobre pendejo que debe dejarse utilizar en aras de llenarle el bolsillo a los demás, menos los propios, aunque el sea el único que trabaje.
Refaccionó los quioscos, se los quitó a los dueños, se los dio a las agencias de publicidad o antiguos dueños, se los quitó a estos, se los dio nuevamente a sus dueños... En fin, un desbarajuste. Al final, los carreados propierarios tuvieron que formar una asociación civil llamada SOPECOM 2001, según leo en prensa, para defenderse de las tropelías del grande hombrecito tumbagobiernos (José Varela: "La Alcaldía de Chacao vs los humildes quiosqueros (un SOS al Alcalde Mayor) en Diario Vea. - (2.007)sep 16; p. ?).
Con el cuento lo único claro parece ser que Leopoldo López es el real dueño de los quioscos. Y no debe sorprendernos semejante atropello en un personaje que se ha atrevido a más en materia de violación de los derechos ciudadanos. La historia es conocida y no voy a llenar mi página de humo, piedra y cauchos incendiados, narrándoles sus aventuras guarimberas.


Blogalaxia: ~ Technorati:
Publicar un comentario