Compartir la entrada

martes, 6 de noviembre de 2007

Informe Baduel: ¿cartucho opositor, traición o suicidio político?




Antes de ensayar algunas conclusiones, vea la estructura del discurso de Baduel pronunciado ante los medios, donde fija posición, principalmente, contra la Reforma Constitucional:

(1) SALUDO Y RECONOCIMIENTO AL MÉRITO PROPIO:
Empieza realzando su figura militar y civil, contraria al golpe de Estado, recordando esa especie de muro de contención que significó durante los hechos de abril de 2.002. Define la acción de ese momento como golpe de Estado. Viste de civil. Menciona la 42 Brigada de Infantería Paracaidista.

(2) REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA, MARCO DE SU DECISIÓN DE INCURSIONAR ACTIVAMENTE EN POLÍTICA:
Baduel expresa haber reflexionado profundamente sobre la realidad del país, y comunica al país su creencia en que la Reforma Constitucional es una propuesta fraudulenta que engaña al pueblo al prometerle más poder cuando en realidad el gran ganador es el Poder Ejecutivo. Dice no estar de acuerdo con el presupuesto de que la Reforma Constitucional se realiza porque la Constitución de 1999 es insuficiente para asegurar cambios necesarios al bienestar del país; asegura que la Constitución de 1999, tal como está concebida, no representa ningún problema para introducir cambios en el país, y que el meollo de asunto es que tal Constitución no se ha aplicado debidamente.

(3)BADUEL, SALA CONSTITUCIONAL Y FIGURA POLÍTICA
Cual Sala Constitucional de Tribunal Supremo de Justicia, interpreta el artículo 342 de la Constitucion y concluye que la reforma planteada no se ajusta a derecho porque modifica la estructura y principios de la Constitución de 1999, debiéndose llamar a una Asamblea Constituyente, concebida para tales cambios. De modo que plantea que la Reforma Constitucional es un golpe de Estado porque confisca el poder constituyente del pueblo que decide y se soporta en la decisión del poder constituido, ejercido por el Poder Ejecutivo. Dice que debió tomarse una decisión en consenso, sin darle justificación a la violencia oposicionista, que es un golpe de derecha (¿?) que da el gobierno y que dentro del contexto de la Constitución de 1999 es posible implementar un accionar socialista.

(4) LLAMADO A LAS FUERZAS ARMADAS
Baduel realiza un llamado a las Fuerzas Armadas, pidiéndole análisis cuidadoso de lo que plantea la Reforma. Interpreta el artículo 328 de la Fuerza Armada Nacional y recuerda a los militares que el cuerpo castrense es profesional, apolítico, dedicado a defender la soberanía y a mantener el orden interno, ajeno al propósito de servir a una causa personal.

(5) CIERRE
Finalmente, da forma a su figura política, presentándose ante el pueblo como un factor que aboga por el "NO". Realiza un llamado al pueblo a informarse sobre la Reforma, pero al mismo tiempo a decidir "NO" en la próxima consulta. Llama al pueblo a votar.
Usted puede consultar directamente el texto en el blog mismo del general Baduel

CONCLUSIÓN
Baduel se presenta vestido de civil, llamando a votar y a votar por el "NO" y sosteniendo que los hechos de abril de 2.002 constituyeron un golpe de Estado, hecho que lo perfila políticamente como contrario a la inconstitucionalidad y parece autorizarlo para denunciar golpes de Estado, en este caso ,el que se plantea hoy -en su opinión- con la Reforma Constitucional.
De inmediato su discurso busca acomodo en el reducido y desordenado espectro funcional de la oposición venezolana. Por un lado, su discurso de aparente civilismo -votemos, vestido civil, lo del 2.002 fue un golpe de Estado- choca de buenas a primeras con los sectores recalcitrantes del oposicionismo venezolano que juegan a la consumación de un golpe de Estado y al abstencionismo, a menos que se trate de un plan ya fraguado de soterramiento de la acción golpista. Por otro lado, no parece tampoco congeniar con el restante y caótico sector opositor, que propone ir a la consulta pero divididos, unos por el "NO" absoluto y otros por el "NO" en bloques, lo que parece dejar abierta la vertiente que el ex militar se lanza a motivación propia, dada su plataforma construida de héroe político, su relación personal con el presidente de la república, que no duda en dejar claro que era política al traicionarla, y sus precisiones en pedir que se realice una Asamblea Constituyente, lo cual contemplaría una nueva elección presidencial donde él, Raúl Isaías Baduel, el héroe, tendría que ser tomado en cuenta. El hecho de asegurar que la Reforma constituye un golpe de derecha parece pretender el doble juego de asegurar el apoyo opositor y restar algo de la izquierda que apoya al presidente, pseudos izquierda para el caso.
Como quiera que su acción parezca inaugurar una tercera vía en la oposición venezolana, sin la perfidia del golpismo gorilesco pero también sin el gastado perraje de los líderes de siempre, su pretensión -de haberla- luce cuesta arriba en un país donde la polarización política es extrema y concreta, esto es, una revolución y una contrarrevolución, no existiendo la posibilidad para medias tintas. La pretensión de inaugurar una tercera vía opositora tendría que luchar contra una situación constituida de promotores políticos y financistas, tanto nacionales como extranjeros, que pagan por entubar las acciones opositoras hacia un sólo camino, que es, como sabemos, el derrocamiento, a corto o mediano plazo; de no conciliar con el criterio inmediatista de tales promotores, la pretensión luce cuesta arriba, como se dijo, pues es muy difícil iniciar una campaña política sin el apoyo del bendecido dólar ni la proyección de unos medios de comunicación, que son los que mandan en situaciones como las planteadas.
Y aunque el recelo entre la fila opositora (es compadre del presidente) parezca jugar a favor del pretendido acto limpio de traición de Baduel, que da cabida a la sospecha de que fue hasta vilmente comprado, muchos son los elementos que apuntan a que el hombre no es libre de nada, no encabeza ninguna tercera vía opositora y ni siquiera actúa por voluntad propia cuando propone oponerse a la reforma y llamar a una Asamblea Constituyente, lo cual lo deja como una herramienta más que utiliza la oposición venezolana en su largo camino por deshacerse del presidente de la república, como en el pasado ocurrió con otras figuras, quemadas como cartucho en el plan infinito de tumbar y tumbar. Veamos:


  • Su convocatoria a los medios de comunicación no abarcó a sino a los medios tradicionalmente opositores, con Globovisión como cabeza de lanza

  • La cadena de noticias CNN cubrió el evento de la manera más avisada posible
  • El general Müller Rojas lo relacionó con el partido político Podemos, mismo de Didalco Bolívar, Ramón Martínez y otros.
  • Contra la tesis de que Baduel se lanza por cuenta propia conspira el hecho que a corto plazo en el país no está planteada una elección presidencial, siendo muy larga la espera y verosímil la posibilidad que como candidato se queme antes de tiempo, a menos que aspire en corto plazo hacerse con la gobernación del Estado Aragua
  • Se sabía de planes opositores para que una figura muy afecta al presidente encabezara la contrarreforma, siendo el hecho mismo del afecto, desde el punto de vista efectista opositor, el mejor mérito del candidato. Se había barajado la figura de Marisabel Rodríguez de Chávez, pero no había claridad en el asunto. Lo que si se sabía de antemano es que quien fuera elegido para encabezar la contrarreforma se quemaría primero. Vea la información aquí, en este mismo blog.
  • La figura de traidor, como ya la Revolución se propone explotar, no le conviene políticamente a ningún político en Venezuela. Célebremente descalabrados son los recuerdos de "El tigre" Eduardo Fernández y Oswaldo Álvarez Paz, de la IV república, y el de Árias Cárdenas, ya en la V. No calaron en un colectivo que castiga con el repudio semejante brillo de joya.

Más razones póngalas usted, señor lector. Lo que si es claro es que, de ser cierta la especulación última de titerazgo, el señor Baduel será utilizado como cortina legalista y hasta legítima, dado su "heroico" perfil personal, para encubrir y adelantar acciones de golpismo y desestabilización. Y tristemente, pasada y superada la borrasca, él se hallará a sí mismo convertido en un traidor público, cubierto por el polvo del olvido, después de encarnar a un héroe popular.
Si todo es parte de un plan opositor, no es entonces de extrañar que otros gatitos se monten en la batea.
Oiga al presidente Chávez en el programa de Vanessa Davies, Contragolpe, hablar de la vida política transitoria de aquellos que se quedan en el camino a medida que el proceso avanza. Lo describe como una ficha de la ultraderecha opositora.


Blogalaxia: ~ Technorati:
Publicar un comentario