Compartir la entrada

domingo, 1 de febrero de 2009

Chávez, enmienda, medios de comunicación y percepción electoral

Imagen tomada de Educasitios Para el mes de enero del año en curso, la encuestadora IVAD (Instituto Venezolano de Análisis de Datos), de Félix Séijas,  ubica en un 5%  la diferencia de la intención de voto a favor del SÍ o el NO entre los venezolanos, de cara a la venidera consulta nacional del 15 de febrero, cuando se le preguntará al país si se enmiendan o no algunos artículos de la Constitución Nacional para posibilitar que un gobernante se postule las veces que quiera al ejercicio de un cargo de elección popular.  48% diría “SÍ” y 43%, “NO”; 9% no sabe o no responde. (1)

Independientemente de las perversas consideraciones que ponen a un sector de los venezolanos a creer que dicha consulta es para facultar eternamente en el cargo principalmente al Presidente de la República, Hugo Chávez, borrándose siempre del razonamiento que es el pueblo quien decide su permanencia; existe una muy especial consideración a la que no puede uno llamarse a negarla u obviarla, si es que el mandato de la razón es investigar científicamente los hechos, sin falsearlo con apreciaciones u omisiones fanáticas.

El punto es que la diferencia entre un bando político y otro es muy breve respecto al tema de la enmienda:  5%, probablemente una de las más bajas en la historia política del chavismo, acostumbrado a puntear con un 10% de ventaja mínimamente, sobre el sector opositor en los diferentes eventos de carácter electoral realizados.  Un breve repaso al clima preelectoral de cada fecha lo confirma, si no me falla a mí la audacia de confiar en mi memoria.  Ello sin tocar el punto relativo a la figura única de Hugo Chávez, con un prestigio de aceptación estacionado en un 70% (como lo corrobora la misma encuestadora mencionada), indubitable a la hora de participar y ganar él, personalmente, en una elección, e inexplicable ahora con ventaja porcentual de 5 puntos.

Arrasa el Presidente de la República a la hora de participar directamente en una elección, pero no ocurre lo mismo cuando lo hace de forma indirecta, mediante sus postulados a otros cargos, sean regionales o locales. Al menos en la medida en que se han planteado las expectativas.  Como si ya fuera un hecho calado en la opinión pública la conseja opositora diseñada para restarle votos al líder bolivariano en sus allegados, dado que es imposible hacerlo directamente sobre su persona:  el presidente es impecable, pero no así su entorno, que lo daña.  Sin duda, una artera maquinación diseñada para afectarlo a él mismo, puesto que él y no más que él es el responsable de licenciar a los funcionarios que lo rodean o representan.

De hecho Hugo Chávez cuando se lanzó a su reelección en el 2.006  arrastró siete millones a su cuenta, aunque sobre la nunca alcanzada expectativa de los “Diez millones de votos”, como fue uno de sus lemas electorales.

Hoy se presenta nuevamente a los venezolanos con una propuesta que afecta directamente a su figura, amén de toda una maquinaria política ideológica de flagrante despliegue en el continente.  Dado lo considerado, las proyecciones de las encuestadoras deberían ser más determinantes respecto a su ventaja sobre la negativa opositora a que permanezca más tiempo en el poder.  Pero como hemos dicho con la encuestadora mencionada (la de mayor prestigio en el país), insólitamente su ventaja apenas se ubica en el 5% dicho, hecho que contrasta con la aceptación de un 70% de su figura y gestión, también mencionada arriba.  ¿Cómo se concilia semejante contrasentido?

Puestos a buscar explicaciones, emergen dos hechos, que rápidamente comentaré, para concluir que la causa de esta preocupante merma se sustenta sobre otro, de modo incontestable:  la pérdida de la batalla en el manejo de los medios de información por parte gobierno y sus seguidores, frente a la apabullante presencia tergiversadora de la derecha política en las noticias del día a día en casi todos los ámbitos y formas de transmisión.  En especial, merece mención el habilidoso manejo de la opinión pública a través del uso y aplicación de técnicas manipuladoras, de comprobados efectos científicos sobre las masas.

Al no tener compromisos morales, como su misma carencia programática de propuesta de país, la derecha política actúa sin escrúpulos a la hora de utilizar el arsenal científico de manipulación de las conciencias, sin ambages, con mentiras abiertamente cínicas y un ya casi nada subliminal estilo de propaganda política en los espacios inhabilitados para ella.  Semejante amoral libertinaje supone una sustancial ventaja a la hora de presentar (editar) la noticia, aunada al hecho de que mantiene la derecha una mayor presencia en los medios de difusión en el país, situación que embauca a más de uno en la conformación de una matriz de opinión adversa al gobierno.  Sobre esto se ha escrito mucho, lo cual faculta a este escrito para no profundizar en el asunto, presentándolo nomás como elemento de reflexión, aunque comporte lo esencial de la causalidad buscada.

Pero mencionemos apenas un punto y en una única modalidad de emisión informativa:  los opinadores de la derecha política mantienen una presencia de casi un 63% en los medios impresos (como acota un funcionario mencionado más abajo), equivaliendo ello, como se ve, a una mayor capacidad de manejo de la opinión pública, agravada con el hecho inmoral mencionado de la inescrupulosidad e irresponsabilidad en el manejo de los criterios y noticias.  La derecha política, y la misma dirigencia opositora, escribe profusamente, sin deberse a otro criterio que no sea el de expresar su visceralidad, sin que le importe si sus ideas se sujetan a la razón y verdad, utilizando cualquier medio para llamar la atención, sea ya rotulando un escrito con el deseo de muerte de un presidente, su magnicidio o cualquier otro argumento de mayor espectacularidad para captar al lector.  Y la izquierda política, por su parte, se rezaga disuelta en el dogma quimérico de atraer audiencia y lectores mediante el espinoso camino de la reflexión pura, sin la preocupación técnica de enganchar al lector, desde el punto de vista de la ciencia publicitaria.  Sin duda, un grito de auxilio de modernización de las armas de conquista política, porque en política, en tanto discurso democrático, jamás se podrá obviar que su arte es el de atraer la atención de las multitudes.

Sin ir muy lejos, ahí está la Internet, para mencionar un poco ahora a los seguidores de la oposición que escriben y pueden incidir sobre la opinión pública.  Escriben en profusión y copan las ventanas de información de la red, más que la izquierda política, que parece como sumida en una suerte de estancamiento.  Véase al respecto el revelador reportaje de Bracci, “La oposición crece en Internet, nosotros nos estancamos”, donde enfoca la mayoritaria toma de posesión de la red por parte de los contenidos de la derecha política. (2)  La bloguería, por ejemplo, no tiene ningún tipo de inconvenientes en utilizar el cuerpo desnudo de la mujer para atraer al lector, mientras habilidosamente le suelta pastillas de proselitista contenido político (en esta página, abajo a la derecha, aparecen los contenidos de por lo menos dos blogs con este estilo); otro tema baladí del que hace uso, pero siempre atrayendo la atención de los menos prevenidos, es la farándula.  Hay sin duda, para finiquitar este punto, como una especie de vieja tradición:  mientras la izquierda política piensa (es decir, escribe poco), la derecha escribe, aunque no piense gran cosa, y ya se sabe que contenidos invisibles emanando de unas cabezas no atrae tanto público como escritos plasmados sobre un papel. No funciona aquí la telepatía.

“Si un electorado no ve esto, o no lo siente, o lo siente y no lo reconoce como una virtud de los cambios políticos experimentados en Venezuela en la última década, considere que el poderío de los medios manipuladores de información adversos triunfa o ha triunfado sobre la sociedad venezolana”

En fin, decía que citaría dos eventos para intentar concluir que quien domina los medios de comunicación en esta Era de la Información tiene el poder y el favor de las conciencias, no perdiendo de vista el tema tratado, que es la disminución porcentual de la ventaja chavista en las encuestas.  En esta hora de la civilización donde ya el opio de los pueblos dejó de ser la religión y ahora lo son las noticias y propagandas, de constante bombardeo sobre el ser humano, hasta en  los espacios más íntimos de su vida personal, como el baño, la casa, el trabajo y hasta durante sueño mismo, del que alguien podría decir que es inalienable…

El primer hecho a traer a colación es la derrota chavista del 2 de diciembre de 2.007, cuando se le propuso al pueblo una descomunal reforma constitucional, desacertadamente esbozada con la modificación de una media centena de artículos.  En aquella ocasión se proponía el tema de la reelección presidencial, pero profusamente confundida en medio de la maraña de los otros artículos a ser reformados.  Confusamente entraba la figura del presidente en la contienda, lo que seguramente determinó su derrota, para seguir en la línea que nos pone a un Chávez invencible cuando la situación es que él participa directamente en la eventualidad política.

Como se recuerda, la derecha política actúo desmedidamente con la propaganda, echando mano artera sobre aspectos básicos de la vida humana como la alimentación, la seguridad y la vida misma, que finalizaron con asustar al venezolano.  Se dijo entonces, entre otras cosas, que Chávez confiscaría a los hijos de las familias venezolanas, confiscarías los comercios y la propiedad privada, lo cual selló una escandalosa derrota para el chavismo.  Ganó quien mejor manejó a los medios de comunicación, con todo y que no se puede calificar de “mejor” al engaño y a la campaña de terror público que llevaron a efecto entonces.  Emblemática es la cuña del carnicero, donde un portugués (clase media media o alta, digamos), aparecía lamentándose que le fuesen a tomar su propiedad y derecho al comercio.  Otros factores pesaron en la derrota, como lo fue el uso de las masas estudiantiles de la clase media, pero la argumentación no deja de salirse del mismo esquema que manejamos:  la campaña opositora de entonces se articuló a través del uso concordado de las vías de comunicación de masas.

El otro aspecto que prometí mencionar son unas declaraciones del ex Ministro de Comunicación y actual presidente de la cadena de noticias Telesur, Andrés Izarra, quien no vaciló en presentar como “cerradas” las tendencias políticas divergentes respecto de la enmienda, argumentando que ha habido un “desgate natural” del chavismo en el plazo de los diez años transcurridos, agravado (y seguramente también como parte de la causa del hecho) por la minusvalía de los espacios informativos y de opinión en el ámbito nacional que resaltan los logros del gobierno.  Es él quien dice que los espacios de opinión en impresos están copados por plumas opositoras, con una presencia de casi 63%, y que en radio y televisión la situación pasa a “abrumadora”. (3)

Indicios del hecho analizado respecto de los medios de comunicación y su manejo, en la idea  –ya de Perogrullo- de que quien los maneja tiene el poder y sobre el contexto de lo dicho relativo a que son ahora el nuevo opio de los pueblos.  La cifra porcentual de 5% de ventaja chavista sobre la oposición, en contrasentido con la aceptación de Hugo Chávez en un 70% nacionalmente, destaca un mundo de contradicciones en la mentalidad del venezolano, asolada en los últimos años por una de las más despiadadas campañas de la derecha política en su guerra contra todo aquello que suene a comunismo o socialismo en el ámbito mundial.  Sólo así podría explicarse –con la manipulación mediática- que una propuesta política tremendamente soberana y humanista como la comportada por Hugo Chávez pueda no arrasar en el panorama político venezolano, si bien es cierto que hay que estar conscientes de la fallas, pero poco sustanciales a fin de cuentas si se comparan con los logros alcanzados por la Revolución Bolivariana.

Por supuesto, el trabajo mediático de la oposición venezolana, de la derecha política, es obviar y enfocarse en las fallas, procurando jamás mencionar aspectos como los que siguen, con lo cual termino.  Su mecánica es la asfixia informativa ciudadana, haciendo parecer terriblemente más grande los detalles que el conjunto completo.  Veamos, haciendo la acotación que tomo los siguientes ítems de documentaciones enviadas a mi buzón de correo, en propiedad no verificados en sus fuentes originales:

  • 2.124.208 de personas salieron de la pobreza extrema entre 1.999 y 2007 (fuente:  Instituto Nacional de Estadísticas, INE).
  • El índice de desarrollo humano subió de 0,77 a 0,82, desde 1.998 a 2.007 (Ibíd)
  • El Programa de Alimentación Escolar (PAE) pasó de atender 1.164.978 casos en 1.998 a  4.055.136 en 2.008.
  • La becas Fundayacucho aumentaron de 2.124 en 1.998 a 90.000 en 2.008 (Fundación Gran Mariscal de Ayacucho)
  • La mortalidad infantil se redujo de 21,4 por cada mil nacidos en 1.998 a 13,7 en 2.008 (Ministerio del Poder Popular para la Salud)
  • El número de pensionados ascendió de 387.007 en 1.998 a 1.289.320 en 2.008 (Ministerio del Poder Popular para el Trabajo y Seguridad Social).
  • El número de ejemplares publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura pasó de 65.800 en el año 2.000 a 13.182.982 en 2.008.
  • Erradicación de analfabetismo
  • Cumplimiento de las Metas del Milenio (Foro de Sao Paulo).
  • En 1.999 las reservas internacionales se situaban en 14.334 MM de dólares; en diciembre de 2.008 el monto ascendió a 43.052 MM de dólares.
  • La tasa de desempleo mensual se ubicó de 16,6 en enero de 1.999 a 6,1 en noviembre de 2.008 [inferior a la EEUU] (INE)
  • En infraestructura:  Central Hidroeléctrica Caruachi, Tercer puente sobre el Orinoco, Ferrocarril Simón Bolívar, Metro de Valencia, Satélite Simón Bolívar, Trolebús de Barquisimeto, Ferrocarril Puerto Cabello-Acarigua, Viaducto Caracas-La Guaira, Trolebús de Mérida, Metro de Maracaibo, Metro de Los Teques, construcción propia de vehículos Tiuna, Cardiológico Infantil Latinoamericano, etc. (4).

Si un electorado no ve esto, o no lo siente, o lo siente y no lo reconoce como una virtud de los cambios políticos experimentados en Venezuela en la última década, considere que el poderío de los medios manipuladores de información adversos triunfa o ha triunfado sobre la sociedad venezolana; pero, por partida contraria, y a modo de reacción por lados del movimiento bolivariano, sopésese en fuero propio las deficiencias en materia comunicacional para evitar derrotas futuras o recuperar espacios perdidos.  Piénsese, para decirlo de modo más optimista a como lo ve el ex ministro Izarra, que la diferencia es todavía de un 5% a favor del chavismo y no es “cerrada”.

Notas:

(1) José Vicente Rangel:  “(VIDEO) Vea ‘Los Confidenciales’ [...] (18-01-09)” [en línea].  En Aporrea.org. – 18 ene 2.009. - [pantalla 6]. - http://aporrea.org/actualidad/n127305.html. – [Consulta:  1 feb 2.009].
(2) Luigino Bracci:  “La oposición crece en Internet, nosotros nos estancamos” [en línea].  En El espacio de Lubrio. – 15 mar 2.008. – [21 pantallas]. - http://lubrio.blogspot.com/2008/03/la-oposicin-crece-en-internet-nosotros.html. - [Consulta:  1 feb 2.009].
(3) Vea la nota en “Andrés Izarra anunció que las encuestas están ‘cerradas” [en línea].  En Cadena Global.com. – 31 ene 2.009. - [Pantalla 1]. - http://www.cadenaglobal.com/noticias/default.asp?Not=204524&Sec=81. - [Consulta:  1 feb 2.009].
(4) Dos micros abundan sobre estos tips referentes a los logros de la gestión bolivariana, enviados a mi correo.  Puede consultarlo el interesado en estas direcciones:  http://poligalaxia.googlepages.com/_Presentacin.ppt y http://poligalaxia.googlepages.com/cifrasbolivarianas2008-2.ppt 
Publicar un comentario