Compartir la entrada

jueves, 29 de noviembre de 2007

El ejército de los niños y su paladin medieval, Yon Goicoechea


Como en una de las viejas cruzadas por rescatar el Santo Sepulcro de manos de los árabes, cuando en Alemania se concibió la idea de formar un ejército invencible, "puro e inocente" de niños (año 1.212), así también en Venezuela la oposición venezolana cocina grandes ideas para organizar un magnífico frente que lleve al desalojo de Hugo Chávez de la Presidencia de la República.
En esta oportunidad la tuvo un dirigente estudiantil de una universidad privada, Jon Goicoechea. Llevado por la más inusitada razón medieval, no tuvo reparo ante los medios de comunicación en llamar a los niños y adolescentes de las escuelas, colegios y liceos a acompañarlos en sus aventuras políticas. "Ellos también tienen derecho a expresarse", manifestaría, según leo en el Diario Vea del 26 de noviembre de 2.007. Por supuesto, el llamado fue puesto en cámaras de TV por un canal que lo apadrina, Globovisión.
La cosa tendría que complicársele a tan ingenioso líder estudiantil, dada la existencia en el país de una muy celosa ley en lo que respecta a la manipulación de los menores de edad, pero como es visto y conocido del talante opositor venezolano a la hora de perpetrar golpes, semejantes previsiones no valen un carrizo. Ya bastante es conocida la irresponsabilidad de quienes el 11 de abril de 2.002 llamaron a una marcha hacia Miraflores, a pesar de no estar permisada y de filtrarse de entre ellos mismos, los organizadores, las acciones homicidas y violentas sobre sus mismos manifestantes.
Hoy el señor Goicoechea con su llamado a los menores de edad del país, aspira a engrosar la participación política de sus frecuentes caminatas hacia cualquier poder institucional del país, sea el Tribunal Supremo de Justicia, la Defensoría del Pueblo o la Fiscalía. Para esta ocasión, de acuerdo con analistas, el formato de su convocatoria comporta también, como en el 11 de abril, un grado de irresponsabilidad descomunal, porque se presume que pretendan utilizar a los menores de edad como una cortina frontal contra la cual los cuerpos de seguridad del Estado no puedan operar eficazmente en el trabajo de preservar el orden público.
El gobierno venezolano tuvo la previsión de suspender las clases un día antes de la concentración que, gente como el señor mencionado, proyectan para la avenida Bolívar; sin embargo, dado el trabajo de antiguo que los sectores de oposición vienen realizando en todos los ámbitos, no tendría nunca que bajarse la guardia en al respecto.
Según todos los trazos de la realidad, indicios como el de los niños queriéndoseles llevar a una guerra, la oposición política venezolana se presenta cada día más como una especie de fenómeno de otro mundo que, en su desesperación, pretende no respetar ni las leyes humanas ni las biológicas, esto es, las del entendimientos y de la posibilidad fáctica. No tendría que sorprender a futuro, cuando ya hayan consumidor los cartuchos de los estudiantes universitarios y escolares, que se las arreglen también para formar una marcha con los infantes de las guarderías. Es muy posible, si retornamos hacia esa zona medieval de donde parece proceder este señor Goicoechea, época en la que cierta corriente del pensamiento proponía o quería creer en la existencia de un mundo al revés.
¿Qué les parece?
Blogalaxia: ~ Technorati:
Publicar un comentario