jueves, 4 de septiembre de 2008

Avanzada para los cambios en América Latina y toma de conciencia

En América Central y el Caribe ocurren "cosas".  De perogrullada decirlo.  Ya damos por hecho que en Suramérica ocurrieron, con el enarbolamiento de la revolución bolivariana, que se pasea por allá y por aquí despertando pueblos.  Como diría aquel emperador del Brasil, cuando veía a Bolívar cabalgar en sus confines geográficos, expulsando a los monarquistas, desde Venezuela hasta el Perú:  un jinete que le causa preocupación a los imperios.

Servidos irrevocablemente a la causa de los cambios, en tierra firme se ajustan muchas tuercas en Venezuela, Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina y Paraguay, en concreto; y en países como Perú y Colombia, con todo y lo que luzcan baluartes de los EEUU, la causa correctora de la izquierda apenas es disimulable.  Colombia, con su conflicto bélico civil, es expresión de fractura desde hace décadas; y de Perú no se oculta que la derecha política saborea sus últimas mieles de su explotadora visión de vida en ejercicio.  A todos estos países les ha sucedido que han comprendido que bajo el protectorado hegemónico de los EEUU lo único que crece es el hambre y la miseria, mientras ellos por allá, los anglosajones, mantienen un consumista nivel de vida a sus expensas.

De Chile, como de la misma Colombia, habrá  que decir que es bastión imperial en América Latina, con unas fuerzas armadas “dosificadoras” de los vientos de cambios.  Son expresión y custodias de una derecha política taimada, que gusta de presumirse socialista cuando en realidad la anima el inveterado espíritu de la tradición explotadora, esa misma que reza "del hombre por el hombre".  Se llama socialismo "light", y es "Salvador Allende" un pedazo de historia que hace que esta realidad duela doblemente.  Peor que Colombia, Chile es la carta más poderosa del imperialismo en América Latina; pero carta guardada, reservada, solapada, camuflada en el engaño del discurso progresista.

En Paraguay la necesidad de los EEUU de establecerse y permanecer en la llamada Triple Frontera (Argentina, Brasil y Paraguay), resalta mucho más el esfuerzo de cambio que tenga que hacer el país para operar correctivos favorables a su pueblo.  Los EEUU nunca han ocultado su ansiedad de convertir a Paraguay (corazón con Bolivia de Suramérica) en un segundo Panamá:  busca ahora controlar el Cono Sur e incrementar la guerra desde y hacia Colombia. (1).  Y como ya usted debe saber, al sacerdote Fernando Lugo, hombre de corriente izquierdista, recién estrenado en la presidencia de la república, ya lo han amenazado con un derrocamiento. (2)

Pero, con todo, la realidad (y lo importante) es que su pueblo le ha dado un giro a sus expectativas de futuro político.  Ha reflexionado, pensado la vida desde la óptica de la tradición política, que poca cosa le ha dejado bajo la égida de los grandes y luminosos países del "progreso", o del "primer mundo", como le llaman.  Grande son los pueblos cuando sin fracturas ni traumas de derramamiento de sangre, maduran en sus ideas y se dan una segunda oportunidad de arreglos, de recapacitaciones.  Pero sabemos que esta no es la tónica de la historia, animalejo con permanente ansiedad de sangre para licenciar los cambios, según toda apariencia de sus archivos.

No se ha dejado la derecha política en el pasado, ni se dejará menos ahora.  Hasta hace poco mantenía sumido a nuestros países en el inveterado hábito de las dictaduras para conservar sus prebendas; y ahora que su contracorriente, la izquierda política, concreta focalizados pero mancomunados éxitos de alcance del poder en América Latina, se revuelve con mayor virulencia.  Los capítulos de Salvador Allende, Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales, la han puesto en guardia, dispuesta a no permitir "debilidades" comunistas en los países donde todavía gobierna.  Lo que hasta hoy se ha dado en materia de la corriente izquierdista o reformadora alcanzando el poder, dado está; a partir de ahora traumático será imaginar siquiera un pensamiento de cambio en los países donde se enquista el poder neoliberal.  Por eso es que la guerra contra el gobierno progresista de Fernando Lugo apenas comienza.

Si el pueblo insistiera en cambiar su receta de poder y gobierno en las próximas elecciones en el Perú, por ejemplo, no sería de extrañar un golpe de Estado.  Alan García (o cualquiera como él) a todo trance y para siempre sería la consigna.   ¿Cómo se habrá de tolerar que así, limpiamente, a través de las urnas, los terribles reformadores alcancen la silla presidencial y el poder de Estado?  Ni soñarlo, y ahora menos que los EEUU y sus aliados andan aporreados con los eventos de Irak, Rusia y el Cáucaso, lugar este último donde perdieron geoestrategia.  Naturalmente habrán de venir sobre lo que imaginan suyo, a defenderlo, a asegurar sus consabidos rincones de la explotación y la miseria.

Por lo pronto, Paraguay y Bolivia (geoestrategia), Colombia (base militar) y Venezuela (guerra ideológica), son sus mojones preocupantes.

Pero vayámonos a América Central y el Caribe.  ¿Qué pasa por aquellas riberas, donde de suyo los EEUU han mantenido una presencia a su antojo?  Presencia militar (Panamá), presencia apabullantemente económica (Costa Rica, El Salvador), presencia aventurera y guerrerista (Honduras), presencia controladora y provocante (Guantánamo, Cuba), presencia instigadora y de injerencia (Nicaragua).  Pasa lo siguiente, que, a excepción de países como Costa Rica y Cuba, la miseria no se aguanta y el hambre se ha convertido en su legado  emblemático.  Como ha dicho el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, hombre de la ¡derecha conservadora!:  "durante décadas y décadas [hemos] mantenido una relación hegemónica con Estados Unidos [y] no creo que nos haya beneficiado a todos los hondureños", porque los EEUU lo que ha hecho es profundizar las reformas neoliberales y aumentar el subdesarrollo y la pobreza. (3)

Usted lo oyó; yo no lo dije.  Nadie lo inventó.  Vea las referencias.  Ayer mismo el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, tuvo una intervención ante el Parlamento Europeo, en Bruselas, donde prácticamente reclamó (digámoslo así, pues Arias es un hombre de formación conservadora) que "la cooperación que está dando Venezuela a los países de América Latina y el Caribe es por lo menos unas cuatro o cinco veces más elevada que la que da Estados Unidos" (4), apreciaciones que exceden las del presidente hondureño, quien había dicho que Venezuela duplicaba -a través del ALBA [Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe]- la ayuda externa que los EEUU ofrecía a su país.

Pero vea usted mismo, a través de un esbozo que tomo del periodista Eleazar Díaz Rangel, el retrato de los cambios caribeños, donde se hace patente la pérdida de influencia norteamericana (a este propósito, consúltese la nota sobre el informe Relaciones Estados Unidos–América Latina: Una nueva dirección para una nueva realidad,  "elaborado por un grupo independiente de expertos patrocinado por el Consejo sobre Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations, o CFR), el cual afirma que 'la política estadounidense ya no puede ser basada sobre la suposición de que Estados Unidos es el actor exterior más importante en América Latina”) (5)

(a) Costa Rica se divide en dos por causa del referendo por el ALCA [Área de Libre Comercio de las Américas, lanzada por EEUU y repelida por el ALBA, propuesta por Hugo Chávez]

(b) Guatemala se hace miembro de Petrocaribe, y su presidente la califica como "la iniciativa de cooperación más importante e innovadora de las últimas décadas"

(c) En El Salvador, bastión ultraderechista, hay la posibilidad de que Mauricio Funes, por el Movimiento de Liberación Nacional Farabundo Martí, gane las elecciones. (6)

A lo que hay que agregar que

(d) Honduras ingresó en estos días al ALBA y Costa Rica anda en los trámites.

(e) Nicaragua, Cuba y Dominica, además de Venezuela, son ya miembros regulares de una organización que vino al mundo de lo latinoamericano para contrarrestar el abuso injerencista y hegemónico que los EEUU pretendía imponer a través de su ALCA.

Revuelos en América Latina, sin duda, ahora más que nunca en el ojo del huracán del poder bipolar del mundo, aludiendo a los recientes capítulos de Rusia, OTAN y Georgia en el Cáucaso.  Nuestro continente es un espacio no agostado por el paradigma desarrollista civilizatorio de expoliación de los recursos naturales, de modo que se presenta al mundo, en un contexto de fuerzas equilibradas, como un gran granero alimentario, pulmón natural, fuentes de riquezas minerales, hídricas, paisajística, genética, etc.  Nada desdeñable a la hora de recordar cómo es y ha sido la tierra desde un momento inicial. En tal sentido, el Viejo Mundo, deberíamos serlo nosotros, los americanos.

De modo que debe plantearle nuestro continente al mundo, a cambio de su dotación natural, un trato justo e igualitario, simétrico, de respeto soberano, idealmente sin llegar al armamentismo (hecho casi imposible).  Huelga decir, hágase la multipolaridad, si es posible, con la factoría latinoamericana. Pero se trata de otras reflexiones.

El capítulo presente de pérdida de influencia de un modelo y visión de mundo prácticamente paradigmático en nuestra cultura, debe llamar a reflexión, y no a redoblar los esfuerzos por evitar su debacle e imponérselo a unos pueblos resollantes de cansancio.  ¿Hasta dónde habrá de estirarse el hambre y la miseria en el mundo?  ¡Caramba!  La gente y los pueblos maduran, toman conciencia, y cualquier esfuerzo para imponerle recetas es contranatural y traen a la imaginación el acto de un loco que se afana por aplicarle oxígeno artificial a un cadáver.  Lo que perfila a muerte, ya muerto es.  No se puede andar por allí imponiéndosele extintos dinosaurios a una vida que late con todos los corazones del cambio.  Hay glaciación política en América Latina y eso es un hecho que no debe verse como una destrucción para nadie, sino como una invitación de incorporación al proceso mutante.

Por ejemplo, el asunto presente de Centroamérica, donde varios presidentes han levantado la voz para poner en tela de juicio el beneficio derivado de su relación con los EEUU y para realzar los esfuerzos integracionistas latinoamericanos, con organizaciones de apoyo crediticio y de amparo político-económico, como el ALBA y Petrocaribe; debe llamar a reflexión a los gobernantes en tanto constituye un indicio de cambio en la psicología de sus pueblos (que no se aguantan en miserias) y en tanto es una materia que debe interpretarse como avatar de la historia, de la evolución, de la civilización humanas, y no como un concurso burdo prostibulario de adosamiento oportunista a quien ofrece más.  Sería una pena que una coyuntura para operar cambios en sus sociedades sea tomada como oportunidad para financiar la decadencia de un sistema que fenece... Lo que por aquí llaman la “viveza criolla”.

No es ni debe ser así.  No es como lo pinta el equipo del candidato a la Casa Blanca, Barack Obama, cuando propone que Chávez aprovecha el descuido de la gestión gubernamental estadounidense respecto de América Latina en el plano de la mayor o menor ayuda ofrecida ("con una diplomacia en base a dólares del petróleo") (7);  no es ni debe ser como parece condolerse el presidente costarricense cuando proclama que Chávez ofrece más, ni como pudiera interpretarse –maquiavélicamente, si no pusieramos a eso- de las también parecidas declaraciones de Manuel Zelaya, esto es, que tendría que aprovecharse la ingenuidad integracionista de una matriz de cambio político que propulsa la unidad bolivariana sobre la base de una fuerte relación económica e histórica.  Ambos hombres son de ideología conservadora y el recelo es consiguiente.

Hay cambios y procesiones indetenibles, por dentro y por fuera, y cualquier esfuerzo en contra podrá retrasar, mas no parar. Cada dinosaurio tiene su tiempo. En América Latina hay una revolución en curso, lenta, alimentada de la historia, si es posible pacífica.

Lo contrario, la actitud descrita de no aceptación y de camaleónico actuar, sería una terrible pena para la conciencia del hombre latinoamericano, ciego ante la oportunidad de inferir cambios en sus pueblos y vivo en la apología de lo que mengua.  Porque lo que habrá de morir (repito:  irreversiblemente) se hace menos traumático si media una conciencia prevenida, curtida, de interpretación veraz del momento histórico; y no la burda actitud de quien capea el temporal crítico de su sistema en decadencia y simula cambiar para seguir enquistado a fondo en el pasado.  Suerte de grandes prostitutas de los tiempos americanos que se acuestan con el mejor postor.  ¿Y eso que ha de venir?: que sea sobre lo mejor constructivo de las ruinas del pasado.

En fin, se trata de una cuestión de evolución histórica, de crecimiento mental, de comprensión, de conexión con las masas sufridas de los pueblos, de inferencia histórica, de interpretación, de muerte jurásica, de luz, de esfuerzo ético y moral, de justicia y humanismo, para finalizar con una palabra que poco a poco se había estado haciendo extraterrestre sobre nuestro plato semántico.

Notas:

(1)  Sam Loga:  "EEUU repiensa su presencia militar en Suramérica" [en línea]. En Aporrea.org. - 9 ene 2.006. - [Pantalla 2]. - http://www.aporrea.org/actualidad/n71412.html. - [Consulta:  4 sep 2008].
(2)  "Brasil dice que la denuncia de Lugo sobre un complot debe tomarse en serio" [en línea]. - En Aporrea.org. - 2 sep 2.008. - [2 pantallas]. - http://aporrea.org/internacionales/n119960.html. - [Consulta:  4 sep 2008].
(3) "Honduras descarta ayuda de EEUU y acude a Venezuela" [en línea].  En Agencia Bolivariana de Noticias. - 26 ago 2008. - [Pantalla 3]. - http://www.abn.info.ve/go_news5.php?articulo=146802&lee=18. - [Consulta:  4 sep 2008].
(4)  "Arias valora la "generosidad" de Chávez pese a las diferencias ideológicas" [en línea]. - En Yahoo Noticias España. - 3 sep 2008. - [Pantalla 1]. - http://es.noticias.yahoo.com/efe/20080903/twl-arias-valora-la-generosidad-de-chave-e1e34ad.html. - [Consulta:  4 sep 2008].
(5) "Se acabó hegemonía de EU en América Latina:  expertos" [en línea]. En La Jornada.   15 mayo 2008.  [8 pantallas]. - http://www.jornada.unam.mx/2008/05/15/index.php?section=mundo&article=027n1mun. – [Consulta:  4 sep 2008].
(6) Eleazar Diaz Rangel: “Agencia, defensa y oposición” [en línea]. En Aporrea.org. – 27 jul 2008. – [Pantalla 6]. - http://www.aporrea.org/actualidad/a61108.html. - [Consulta: 4 sep 2008].
(7)  "Obama quiere reunirse con Chávez y 'cambiar' la política de los EEUU hacia Latinoamérica" [en línea]. - En YVKE Mundial. - 25 ago 2008. -  [Pantalla 5]. - http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?10229. -  [Consulta:  4 sep 2008].
Publicar un comentario